Ermita de San Pedro del Haya, Oncala

 

José Vicente Frías Balsa

 

OncalaOncala perteneció a la jurisdicción de San Pedro Manrique, comunidad que estaba integrada por veinticinco aldeas y dividida en cuatro sexmos: Huérteles, Oncala, Carrascales y Bea. El de Oncala lo componían, además de la titular, los lugares de El Collado San Andrés y Navavellida. 

Miguel Antonio Martínez, natural de San Pedro Manrique, en la Relación de la Villa de San Pedro Manrique y sus aldeas… a D. Tomás López, geógrafo de los dominios de Su Majestad, que le remitió el 26 de junio de 1796, sólo se hace eco de la existencia, en Oncala, de las ermitas de la Virgen del Espino y de San Fructuoso, de las que eran patronos los beneficiados de la iglesia de San Miguel, de la villa de San Pedro. Ermitas que fueron cedidas a Juan Rodríguez, residente en Roma, por Alonso Beltrán, maestrescuela de la Catedral de Osma. A la donación se opuso el cabildo de la iglesia de San Miguel y Hernán Diáñez, juez apostólico, puso en entredicho y excomulgó a sus capitulares. Mas el emperador Carlos V y Juana de Castilla ordenaron al juez que levantara el entredicho, absolviera a los capitulares y dejase a Juan Rodríguez en quieta y pacífica posesión de ambas ermitas.

El hecho de que este ilustrado sampedrano, que remite uno de los mejor hechos y más documentados informe a Tomás López, no haga referencia a la ermita de San Pedro del Haya nos hace suponer que cuando él se dirigió al geógrafo real ya no se hallaba en pie y hasta es posible que no quedaran restos, o muy escasos, de la misma. Lo que, por otra parte, nos confirmaría, pocos años antes, el hecho de no aparecer citada, en 1752, en el Catastro del marqués de la Ensenada. En la bibliografía soriana únicamente se habla de ella en el estudio citado de Pedro Iglesia, quien deja constancia de la existencia de un paraje llamado San Pedro.         

No obstante su existencia se documenta en el Archivo del Obispado de Osma-Soria, en el que se halla depositada la escasísima documentación que ha llegado a nuestros días generada por la parroquia de Oncala, puesta bajo la advocación de San Millán de la Cogolla. 

Espigando en su Libro de Cuentas –en muy deficiente estado de conservación y con algunos de sus folios en desorden- se pueden conocer algunas de las obras que en ella se hicieron, así como otros extremos de la misma que, sin intención de que sean exhaustivos, pasamos a exponer de una forma cronológica:

* Las cuentas aprobadas el 11 de septiembre de 1580, correspondientes a los dos años anteriores, contemplan el gasto de 2.238 maravedís en enderezar [aderezar] la ermita y en aceite para el Santísimo. Cuentas que fueron ratificadas por el visitador del Obispado, rigiendo la Diócesis Juan Ochoa de Salazar (1577-1587).

* Dos años después, el 10 de julio de 1582, se aprobaron las correspondientes a los dos años anteriores y en esta ocasión se deja constancia de 1.222 maravedís invertidos en los mismos conceptos.

* Las aprobadas el 5 de septiembre de 1584, señalan 9 ducados abonados a Francisco del Riego, cantero, en parte de la paga de la obra de la ermita. A los que habría que sumar los 1.397 que importaron las tablas, maderos, clavos y otras cosas necesarias para la misma. Como las cuentas corresponden a dos años se vuelven a anotar otros 3 ducados entregados al cantero, para fin de la paga de la obra que hizo. Y a éstos, 1.212 maravedís de aceite para la lámpara del titular y reparos del edificio. 

* El año 1608 se invirtieron 9.713 maravedís en reparos y gastos comunes. Y en el siguiente, en las aprobadas el 18 de julio, se constata haber dado a Gil Martínez, vizcaíno, 50 reales a cuenta de la obra y reparos que había hecho.

* En 1620 se retejó y reparó de lo necesario, gastándose 434 maravedís, en la obra, en un oficial y en tres hombres que le dieron maniobra, en los gastos de darles de comer y en las tejas que se compraron. Un año después se pagaron 9 reales de retajar, de tejas y jornales a los trabajadores. En estas últimas cuentas se deja constancia de que Juan Hernando de Almajano, mayordomo que fue de la ermita, la debía 16.090 maravedís y que no tuvo dinero con que lo poder pagar y para cobrar el dicho alcance se tomaron heredades del suso dicho las quales fueron tasadas por personas que para ello fueron nombradas y se aplicaron para la dicha hermita.

* El 11 de julio de 1622, el visitador de la Diócesis, por el obispo Pedro González del Castillo (1614-1627), se refiere a la ermita de San Pedro de la Haya que está en el término del lugar de Oncala y halló que las quentas estaban hechas las quales aprobó.

* En 1629 se retejó, gastándose 3 reales.

* El 7 de julio de 1646, Francisco Piñeiro y Osorio, canónigo de Calahorra y visitador de su Diócesis por el obispo Juan Piñeiro y Osorio (1643-1647), su hermano, visitó el libro de la ermita de San Pedro de la Aya asegurando que parece que las cuentas están tomadas asta fin del año de quarenta y cinco y del alcance de él consta es alcanzado el mayordomo en tres mil seiscientos y quarenta y un maravedís y manda su merced los pague dentro de quince días al mayordomo presente pena de excomunión.

* En las cuentas aprobadas en 1646 se deja constancia de haberse pagado, entre otras cantidades, 6.035 maravedís del retablo que se hizo para San Pedro. A los que habría que añadir los 952 maravedís que se invirtieron en retejar y en la peana que se trabajó para asentar el retablo.    

* En 1648, como reflejan las cuentas aprobadas en el año siguiente, se hizo un antealtar, por 100 reales; se doró la imagen del titular, por 80 reales; se empedró la ermita, por 30 reales; de aderezó el tejado, por 20 reales y se compraron tejas por valor de otros 4 reales.  

* Los años 1670 y 1672 se gastaron en reparos 238 maravedís y 78 maravedís, respectivamente. Y en 1674, 4 reales, que hacen 136 maravedís, en aderezar la llave de la ermita.

* El 18 de julio de 1690 refiere el Libro que quedaban de provecho para la dicha ermita los quinçe mil y noueçientos y veinte y çinco maravedís del alcance final de las cuentas de esta visita. Dato que nos permite asegurar que se trataba de una ermita rica, como nos lo confirma el hecho de que el mismo visitador, por el obispo Pedro de Lepe y Dorantes (1686-1700), ordenara, poco más adelante, que atento que le consta que la iglesia de Oncala al presente tiene necesidad de algunos maravedís y que la hermita de San Pedro del Aya tiene algunos sobrados que mandaba y mandó que el mayordomo de la dicha ermita repare la dicha ermita en lo que tuviere necesidad como es reparar el tejado y paredes de la dicha ermita y en el ornato del altar y que los maravedís que sobren después de haverse hecho los reparos de la dicha ermita los aya de dar y dé prestados a la dicha iglesia de Oncala.   

Por lo general en las cuentas, que en un principio se aprobaban de dos en dos años para luego pasar a hacerlo anualmente, se contemplan descargos de caudales destinados  al gasto de aceite para iluminar al Santo titular y a reparos, que suponemos se tratarían de obras menores de mantenimiento del inmueble, conducentes a evitar su progresivo deterioro.

La ermita era dueña de ciertas heredades, prados, huertas..., procedente de mandas testamentarias o adquiridas en tiempos de bonanza económica, que solía arrendar a los vecinos del lugar. Con los beneficios obtenidos del arrendamiento se concurría a la conservación del edificio así como a levantar las cargas espirituales a que estaba obligado el clérigo encargado de la ermita. 

 

FUENTES Y BIBLIOGRAFÍA

ARCHIVO DEL OBISPADO DE OSMA-SORIA: Cuentas de la ermita de San Pedro de Oncala. R. 338/12-14

BIBLIOTECA NACIONAL: Relaciones geográficas de la Provincia de Soria, manuscrito 7.307, f. 210v-211r.

ANDRÉS GARCÍA, Lidia y PORTIGO ESCRIBANO, Vidal: “Sobre ermitas, templos y religiosidad popular en Tierras Altas”, Revista de Soria, 15 (1996) 19-26.

IGLESIA HERNÁNDEZ, Pedro: Oncala ayer y hoy, Soria, 1999, 191.

SORONDO, Juan Luis: Censo de Ermitas de Soria, Soria 1997, 97

 

© José Vicente Frías Balsa

(Pulsar sobre las fotos para ampliar)

Inicio
Las Ermitas, Soria
Ermita de Santa María del Monte, en Sarnago
Ermita de Santa Marta, en Matasejún
Ermita Virgen del Espino, Oncala
Ermita Ntra. Sra. Concepción, Ventosa de San Pedro
Ermitas de la Ciudad de Osma
Ermita de las Magdalenas, El Burgo de Osma
Ermita de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Peroniel del Campo
Ermita de San Miguel, Las Cuevas de Soria
Ermita de Nuestra Señora de la Soledad, Barca
Ermita de San Pedro del Haya, Oncala

 

Oncala

 

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com