Nuestra Señora del Mercado, Serón de Nágima

A Pie por Soria

Introducción al Gótico

Introducción al gótico soriano

Santa María de HuertaEn Soria es bien mentado el románico, que llega a su cumbre con la portada de la iglesia de Santo Domingo, en la capital. No lo es tanto el estilo gótico, evolución natural de una forma de construir templos, ermitas y mansiones, a pesar de sus abundantes muestras. Junto a la natural evolución, el origen de este estilo hay que buscarlo en la necesidad de dar luz a unos interiores cada vez más grandes cubiertos de pesadas bóvedas -técnica que los maestros del románico tardaron en dominar- y la querencia espiritual de acercarse más a Dios, de ensalzarle y homenajearle con obras cada vez más magníficas. Cuando hallaron las aristas apoyadas en arcos empotrados, la base del gótico estaba conseguida. A partir de entonces fue posible elevar las bóvedas y acristalarlas.

Fueron los cistercienses los introductores del gótico. El fundador y los siguientes abades de la orden monástica surgida como reacción a la magnificencia del Cluny, se empeñaron en construir en honor de Dios, pero desde la pobreza y austeridad necesaria para que los monjes no distrajeran sus contemplaciones divinas.

Más adelante, cuando la Reconquista llegaba a su fin y necesitaban los reyes todas las armas disponibles de los nobles para consolidarla –como de hecho sucedería durante toda la Edad Media- otorgaron títulos nobiliarios, unos de nueva creación, pero la mayoría sustentados en anteriores señoríos. Y estos señores, propietarios de villas y aldeas, receptores de casi todos los impuestos y a su vez eximidos de pagar al rey, decidieron emplear sus caudales en el mecenazgo. Cuando ya las tropas a su cuidado y a sus expensas les reclamaban pocos gastos gracias a la serenidad de las fronteras, las villas de donde eran señores y de las que seguían cobrando se embellecieron con las obras patrocinadas por ellos.

Por otro lado la Iglesia se comportaba como señores feudales, ya que los miembros de las más altas jerarquías –salidos también de las nobles familias- habían sido, a su vez, premiados por los reyes con señoríos que engrosaban sus arcas, ya fuera por gracia de armas, ya por las oraciones propiciadoras de conquistas. Recordemos aquí cómo Juan de Austria –el hermano bastardo de Felipe II- arengaba a sus hombres en una batalla diciéndoles que mientras ellos luchaban las monjas de Medinaceli oraban para conseguir la victoria. Las clarisas de la villa ducal estaban bajo el manto de la familia De la Cerda. Así, unidos la Iglesia y el estamento nobiliario, templos erigidos por los primeros eran embellecidos y enriquecidos por los segundos en forma de fundaciones, capellanías, retablos y blasones.

Cada familia rivalizaría en boato y gracias a ello en la actualidad podemos contemplar grandes obras. Los Frías, en Berlanga de Duero, harían construir la colegiata a sus expensas, aunque para ello fuera necesario sacrificar las iglesias románicas; se encargaron también del hospital de San Antonio y el convento de Paredes Albas. Los Medinaceli, tanto en la villa como en algunas localidades de su jurisdicción, mandaron edificar la colegiata, el convento de Santa Isabel y otras iglesias y ermitas, en Deza, por ejemplo. Gracias a los Hurtado de Mendoza, la plaza Mayor de Almazán ve vestida todo un lateral con el palacio, más de una vez albergue de la corte itinerante de los Reyes Católicos, pero, sobre todo, Morón de Almazán se vio embellecida con un interesantísimo conjunto arquitectónico, mezcla de edificaciones religiosas y civiles. Del patronazgo de los Avellaneda en Espeja de San Marcelino, el monasterio de Jerónimos, sólo queda la documentación ampliamente estudiada por el profesor Frías Balsa, y un paredón todavía en pie. Y en Ágreda, gracias a los Castejones, apellido prolífico en títulos nobiliarios, mesteños enriquecidos, aún quedan en pie, y bastante bien conservadas, algunas casas solariegas, una ermita, y cuatro iglesias.

Aunque el gótico se extiende a lo largo de cinco centurias -desde el protogótico de Santa María de Huerta al gótico tardío de la iglesia de San Quirico y Santa Julita, de Covaleda- es, en ese tiempo sereno de los siglos XV y XVI, cuando surgen los mejores ejemplos del gótico soriano. Pequeñas iglesias pensadas para el recogimiento durante el románico y aún antes, el visigótico, dorada la piedra, fueron sacrificadas –como en el caso de las de Berlanga de Duero- para otros templos mayores donde poder adorar mejor a Dios. Los arcos románicos de medio punto fueron sustituidos por los apuntados y estos, a su vez, evolucionados hasta los Tudor o Reyes Católicos. Los bárbaros capiteles con inquietantes motivos orientales, con monstruos alados y terribles escenas de martirio, dieron paso a las hojas de acanto y escenas del Antiguo y Nuevo Testamento. En cuanto a las construcciones civiles, los nobles bajaron de los ya innecesarios y pesados castillos hasta casas con delicadas ventanas. Para algunos estudiosos el gótico representó la victoria de la luz sobre las tinieblas, de lo elevado y liviano frente a la robustez. Los arcos de medio punto dejan paso a los fuertes derrames de las arquivoltas y a la robustez y falta de destreza de las figuras románicas ha sucedido la filigrana, la estilización y la expresión viva de los representados.

Lástima que, a causa de la desidia y la ignorancia, se hayan perdido ejemplares civiles de los que no han llegado resto alguno. Hasta unos veinticinco años atras, todavía se mantenía en Berlanga de Duero, en la calle de las Torres, un arco gótico que formó parte de una vivienda. Un buen día se desmontó y numeró o lo que es igual, desapareció. El expolio en esta provincia ha hecho estragos no sólo en los bienes muebles. Sirva como ejemplo la desaparición del gran escudo de la familia Tovar y Velasco que, sobre la entrada del derruido convento de Paredes Albas, en las afueras de Berlanga, nos indicaba quienes habían sido sus patronos. En Lumbreras, barrio despoblado de Gallinero, de la iglesia gótica sólo quedan unas románticas ruinas envueltas en maleza.

En Soria es posible darse un buen baño de gótico, empezando por el protogótico de Santa María de Huerta, donde conviven con este estilo el románico y el renaciente y por la encantadora iglesia de San Miguel, en Caltojar, donde los cistercienses también dejaron su impronta tanto en el interior como el románico tardío de la portada. En El Burgo de Osma, la magnífica catedral, merecedora de capítulo aparte, y las grandiosas iglesias columnarias de Soria –concatedral de San Pedro- Berlanga, Deza y Retortillo, donde el estilo Renacentista se irá sobreponiendo en unos casos y mezclándose en otros, tal y como el gótico hiciera con el románico. Aquí y allá, encontrará el amante del arte gótico muestras de él, algunas tan interesantes como la portada de la parroquial de Serón de Nágima y no lejos de esta villa, el conjunto monumental de Morón de Almazán.

Una vez construidos los templos se hacía necesario embellecerlos, por un lado con las armas, como en los sepulcros de los Camargo y Salazar en la parroquial de Cirujales del Río, y, en general, colocadas en fachadas, capillas e impostas de todos templos, grandes o pequeños, elevados por su mecenazgo. Por otro con los distintos enterramientos de miembros de las familias, bellísimos como encajes bordados por manos de monja: el sarcófago con estatua yacente de un miembro de la familia Hurtado en Morón de Almazán; el sepulcro de los Montoya, en la catedral del Burgo de Osma. Y por fin, con retablos y esculturas de la época, como el de la capilla de los Coria, en la colegiata de Berlanga, el Descendimiento de la parroquial de Valdanzo, el impresionante calvario de Bayubas de Arriba y, en fin, un buen patrimonio que se irá desarrollando a lo largo de las rutas.

Si lo que interesa al viajero es el gótico civil, deberá desplazarse a Ágreda y contemplar las mansiones que los Castejones se construyeron para mejor vigilar los rebaños de merinas. Desde luego no deberá perderse la casa-fuerte de San Gregorio, perfectamente restaurada, sobre cuyo solar de la familia Medrano se creó el condado de Torrubia de Soria, un día ya lejano, y en la actualidad –los tiempos son los tiempos- parte de la casa está destinada a fábrica de queso de oveja.

Picota gótica de Berlanga de DueroNo lejos de allí, otra no menos noble familia, los Vinuesa, además de patrocinar parte de la fábrica de la iglesia, construyeron una pequeña casa-palacio que todavía conserva restos de buen y puro gótico. Allí verán el juego de pelota más noble, construido contra la pared de la casa, y donde han enmarcado el escudo con las armas de la familia. En Fuentepinilla, feudo de los Abrantes/Aguilar/Arellano/Zúñiga/Enríquez, todavía se conserva en muy buen estado, tanto que habitable, la casa de los condes de Aguilar. Fueron señores de toda la zona y en algunos momentos de la Historia, también de Cameros, descendientes, como casi toda la nobleza mayor, de reyes, unas veces por línea bastarda y otras como secundones o emparentados por matrimonio. Nótese que Enríquez fue el apellido de Juana, la madre de Fernando de Aragón "El Católico".

Sólo queda un ejemplar de picota gótica en toda la provincia, y se halla enclavado en Berlanga de Duero. Está rematada con un oso abrazando un escudo, figura esta muy repetida en las pinturas románicas, aunque en ellas el oso tiene entre sus manos una colmena. La picota está blasonada con las armas de los señores de Berlanga. En la actualidad se están llevando a cabo las gestiones necesarias para cambiar la ubicación de esta interesante picota gótica y colocarla a la entrada de la villa en lugar del sitio escondido que ha ocupado desde siempre.

© Isabel Goig

 

Rutas del Gótico Soriano
(En preparación)

 

Breve Bibliografía

- El Gótico en Soria, de José-María Martínez Frías (1980)
-
Guía artística de Soria y su provincia, de Blas Taracena Aguirre y José Tudela de la Orden (1928, última edición 1997)
- Soria, de Nicolás Rabal (1889, última edición 1980)
- En la revista
Celtiberia existen varios artículos muy interesantes relacionados con el gótico. (podéis consultarla en el Archivo Histórico)
- En la revista
Revista de Soria, podéis leer artículos relacionados con el gótico.
- Los pilares de la tierra, Ken Follet
(apasionado y apasionante libro de ficción, ambientado en la época medieval, con magníficas descripciones sobre la construcción de catedrales góticas)

Volver a A pie por Soria

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com