Artículos
  de Heráldica y Genealogía Soriana
   por Elena Labayen Berdonces

     
elenalabayen@live.com
 

TRES TOPÓNIMOS SORIANOS

 

“Valverdones” y  “Valdeverdonces”

“Valdeverdonces” es el nombre de un barranco dentro del término de Castillejo de San Pedro, entre esta localidad y la de Valdenegrillos. Dicho barranco de “Valdeverdonces” aparece recogido en los Cuadernos de Campo y Planimetrías de 1916 del término municipal de Valdeprado, de su anejo Castillejo de San Pedro, y del de Las Fuesas, anejo de Cerbón, así como en las actas de delimitación municipal y otros documentos realizados para el levantamiento del mapa cartográfico y que se encuentran en el Archivo Técnico y Cartoteca del Instituto Geográfico Nacional. (1)

En el Cuaderno de Campo y Planimetría de Castillejo de San Pedro de 1916, se llamó también “Valdeverdonces” al lugar próximo al barranco: “Sitio de Valdeverdonces a un punto de intersección de la margen izquierda del Barranco de Valdeverdonces”. En la captura de pantalla de la planimetría de Castillejo de San Pedro, el citado lugar de Valdeverdonces figura como un terreno de monte bajo, en suave pendiente hasta el barranco del mismo nombre. El antiguo camino de Castillejo de San Pedro a Valdenegrillos atravesaba el lugar de oeste a este. (2)

En el Mapa Topográfico del Instituto Geográfico Nacional MTN50 histórico 1936-1954 (hoja 319) figura dicho barranco como “arroyo de Val Verdones”. En el MTN50 de 2004 (hoja 319) figura el arroyo de “Valverdones” y el lugar de “Valverdones”.  En el MTN25 de 1995 (hoja 319-1), figura también el arroyo de “Valverdones”, así como el lugar de “Valverdones”. EL MTN25 de 2006 (hoja 319-1) recupera la denominación “Arroyo de Valdeverdonces”. (3) D. Gonzalo Martínez Díez utiliza esta misma denominación a la hora de establecer la localización del despoblado de Verdonces, en la proximidad del arroyo de Val de Verdonces. (4) No figuraba este topónimo en  los anteriores mapas de Soria, ni en el de don Tomás López de 1783, ni en el del Teniente Coronel Francisco Coello de 1860.

El topónimo “Valverdones”, tendría que ver, en principio, con el color verde del barranco (Val verdón), pues, según el Atlas Toponímico de España, dicho color se aplica en toponimia a lugares que poseen abundante vegetación, siendo frecuente utilizarlo junto con “valle” (Valverde, Valdeverdeja, Valverdón, etc.). Tal es, sin duda, el sentido que se le dio al topónimo “Valverdones”, en los sucesivos mapas cartográficos citados en el apartado anterior.

Pero la denominación original “Val de Verdonces”, repuesta en las últimas ediciones, nos lleva a proponer otras hipótesis acerca del origen de este topónimo, teniendo en cuenta:

1.    La influencia del navarro-aragonés, lengua románica que se habló en la Edad Media en esa parte de Soria, junto con el castellano y el riojano. (5) El topónimo Val de Verdonces procedería de *Val Verduzos o *Val Verdozos, en referencia a la vegetación del lugar, abundante en “verduzos” o “verdozos” (matorrales, arbustos, espinos), con los sufijos UZO/-UZ/-OZ del navarro- aragonés, a través de antiguas formas apocopadas como “Val Verduz” o “Val Verdoz”, produciéndose una epéntesis de /N/ “Val Verdo(n)z” y la formación de un nuevo plural en –ES:  “Val Verdonces” (6)

2.   La influencia del occitano-gascón, lengua que se habló en Navarra en la Edad Media, junto con el euskera y el navarro-aragonés. (7) En este caso, el topónimo Verdonces/Berdonces tendría su origen en *Val de Berdones, nombre relacionado con monjes procedentes de la Abadía cisterciense de Berdones o Berdoues en Gascuña, (8) pronunciado en occitano (Val Verdonz/ Val Verdouz),  lo que hubiera producido una confluencia fonética entre ambas formas. El mantenimiento de la B- inicial originaria en el moderno Berdonces vendría a apoyar este origen.

 

Excursión al Despoblado de Verdonces
y fotografías del barranco y del lugar de Valdeverdonces

 “Verdonces”: despoblado del término de Castillejo de San Pedro

Berdonces o Verdonces  es el nombre de un despoblado de la Tierra de San Pedro Manrique, dentro del término de Castillejo de San Pedro, (9)  situado en el barranco de Val de Verdonces, que desagua en el río Valdeprado. Las casas que aún se mantienen en pie y  los restos de otras, están adosadas, en su mayoría, a la ladera del monte, a orillas de arroyo. Por su orientación, en la solana y al socaire de viento, el pueblo tuvo que gozar de un clima templado y una fértil vega.

Mencionaba este despoblado el Diccionario geográfico-estadístico de España de 1826: “En esta jurisdicción de Castillejo hay unos corrales que fueron pueblo y se llamó Berdonses”. (10) Don Miguel Antonio Martínez, cura párroco de Navavellida, en su relación sobre la villa de San Pedro Manrique y sus aldeas para el Diccionario Geográfico de España  de Tomás López de 1772, también daba noticia del despoblado: “Entre Valdeprado y Castillejo se ha despoblado un barrio llamado Berdonces y se ha derruido en este siglo –el XVIII- la iglesia, cuyo titular era Santiago”. (11)  Información que también recoge Gervasio Manrique de Lara, que transcribe un manuscrito también de M. Antonio Martínez, fechado a 26 de junio de 1796. (12) Gonzalo Martínez Díez lo situaba en la confluencia del arroyo Val de Verdonces con el río Valdeprado. (13).

Según la tradición oral, el pueblo de Verdonces se hallaba situado en lo que hoy se conoce como corrales del Pozo o del Paso. (14)

En Verdonces pudo haber existido un asentamiento altomedieval. (15) En cuanto al origen de este topónimo, no cabe duda de que el pueblo de Verdonces tomó su nombre del barranco y lugar de Valdeverdonces, en el que se hallaba situado. La evolución fonética que llevó desde *Verdonz/*Berdonz hasta Verdonces o Berdonces, demuestra la influencia de una lengua franca, como el occitano o el gascón (16), ya sea de forma directa, o a través del romance navarro-aragonés que se habló en la zona, con fenómenos fonéticos tales como:

o   Apócope de las vocalesl finales átonas: (Verduzo> Verduz; Berdones > Berdons)

o   Confusión S/Z en posición final: (Berdons>Berdonz)  

o   Plurales acabados en –NZ: (Verdonz; Berdonz)

o   Confusión B/V: (Berdonz>Verdonz)

o   Reconstrucción de plurales en –ES, en sustitución del antiguo –OS (Verduzos> Verduz > Verdonz > Verdonces), buscando evitar los finales consonánticos extraños al oído castellano (Verdonz > Verdonces.). La reposición de las vocales finales, que conduce a las formas modernas Berdonces/Verdonces, fue un proceso lento,  que se produjo entre los siglos XIII y XIV. (17)

 

Sobre la datación de este topónimo, y a partir de la cronología de los cambios fonéticos mencionados, las primitivas formas *Verdonz o *Berdonz, de las que procedería el moderno Verdonces/Berdonces, podrían remontarse a mediados del siglo XII o principios del XIII, teniendo en cuenta los siguientes datos:

o   La repoblación navarro-riojana de la zona habría sido posterior a 1045, tras la conquista definitiva de Calahorra por los monarcas pamploneses, y después de 1119, en el caso de una posible colonización desde la cuenca del Alhama.

o   La mayor virulencia de la apócope de las vocales finales debido a la influencia franca, en el navarro aragonés y, a través de éste, en el castellano, tuvo lugar en el siglo XII y primera mitad del XIII.  (18)

o   La coincidencia temporal de la apócope de vocales finales con la llegada a la Península Ibérica (Navarra, La Rioja) de un gran contingente de inmigrantes ultrapirenaicos, entre ellos, monjes cistercienses, procedentes del mediodía de Francia (Gascuña, Bigorre). (19)

Excursión al Despoblado de Verdonces

Verducea

Existe otro topónimo, geográficamente próximo y fonéticamente cercano a Verdonces, como es el de “La Verducea”, antigua ermita de Nuestra Señora, en el término de Magaña, que figura como “Virgen de Verduceda” en el mapa de Francisco Coello de 1860 y aparece también mencionada por D. Gonzalo Martínez, en el capítulo dedicado a la Comunidad de Villa y Tierra de Magaña. En fechas recientes ha sido objeto de estudio, como parte de un trabajo dedicado a las ermitas de río Alhama, dentro del Proyecto Idoubeda Etno, dirigido por don Eduardo Alfaro Peña. (20)

En lo que al origen de este topónimo se refiere, podrían barajarse varias hipótesis:

1.     Por influencia del navarro-aragonés, al igual que en el caso de Verdonces, Verducea procedería de la forma *verduzo, con el sufijo –EDA, (Verduceda: sitio de verduzos), lo mismo que el homónimo Monte Verduceda, (21) en Portelrubio, Soria. Presenta además una gran similitud con topónimos navarros de la zona de Caseda y Javier, tales como, Verduces y Barduces. Semejantes también, Berduzal en Cuenca, Verducido en Galicia y Berducedo en Asturias. De la forma *verdugo, tenemos El Verdugal (22) en Santa Inés, Soria.

2.    Hipotético origen vasco, de la época de la repoblación altomedieval de estas tierras, o quizás anterior. (23) Al igual que en  el caso de “Magaña” (del vasco *mahai-gaina: en lo alto del cerro, sobre un promontorio), podría también pensarse en un origen vasco  para Verducea (de *Behere donea, textualmente: “la Santa de abajo”, en referencia a su ubicación en el barrio de abajo de dicha localidad, de donde habría resultado *Berdonea y más tarde *Berdoncea, por contagio con *Berdonz. La influencia del occitano-gascón podría explicar la evolución de /N/ en posición implosiva, que nasaliza la vocal anterior, llegando incluso  a desaparecer:*Berdoncea>*Berdoucea> Berducea/Verducea.

 

Notas:

 

1.    Cuadernos de Campo y Planimetrías de 1916 del término municipal de Valdeprado, de su anejo Castillejo de San Pedro, y del de Las Fuesas, anejo de Cerbón, así como actas de delimitación municipal y otros documentos realizados para el levantamiento del mapa catastral y que se encuentran en el Archivo Técnico y Cartoteca del Instituto Geográfico Nacional.

2.    Planimetría de Castillejo de San Pedro de 1916. Captura de pantalla.

3.  El Gabinete de Toponimia de la Subdirección General de Producción cartográfica, procura la actualización de los datos, afín de asegurar la correcta escritura de los topónimos y evitar una mala interpretación de éstos.

4.    Gonzalo Martínez Díez, S.I.  Comunidad de Villa y Tierra de San Pedro Manrique, en  Las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana. Editora Nacional. 1983.

5.    Las modalidades lingüísticas navarro-aragonesa y riojana que se hablaron en Soria explican el carácter arcaizante del léxico rural de la Tierra de San Pedro Manrique y Sarnago, que Abel Hernández refleja en sus novelas, “Historias de la Alcarama” y “El caballo de cartón”.

6.   Eduardo Aznar Martínez, autor de varios trabajos sobre toponimia riojana, relaciona los topónimos sorianos Verduceda y Verdonces con  topónimos navarro-aragoneses con sufijo derivativo -UZO, -UZ, que formaron posteriormente un plural en –UCES.  (Barranco de Valverduces y Barranquera de Barduces, en la zona de Sangüesa, Javier).  Toponimia Oficial de Navarra. Base de datos.

7.    El gascón, lo mismo que el bearnés, el  lemousin, el languedociano o el provenzal, son dialectos pertenecientes a la familia del Occitano (Langue d´Oc), que se hablaron en el mediodía de Francia. El gascón,  variante del occitano, se habló en  Navarra entre los siglos XII y XIV, utilizándose incluso en documentos administrativos y notariales. También pudo haberse hablado gascón en Nájera, Calahorra o Logroño, en los barrios de francos.

8.    A estos monjes, procedentes de la Abadía Cisterciense de Berdones o Berdoues, en Gascuña,  se debe la fundación del monasterio de Cántabos, en las proximidades del río Nágima, a escasa distancia de Fuentelmonje y a pocas leguas de la Villa de Serón, hacia 1142. Por esa fecha llegaron a Cántabos desde la Abadía de Berdones (Berdoues sería el nombre gascón) el abad Rodulfo y otros doce monjes, que habrían permanecido en este lugar hasta 1162, fecha en que trasladaron el monasterio al emplazamiento definitivo de Huerta. Los topónimos sorianos, Valverdones y Valdeverdonces, dan pie a plantear la hipótesis de si pudo haberse  dado la presencia en la zona (hacia 1140), de dichos monjes berdones, junto con los también monjes cistercienses de Fitero, que procedían de la abadía hermana de Cabadour-Escaladieu, y de los que se sabe que tuvieron terrenos de pasto y  propiedades en Yerga, la zona del río Valdeprado, Magaña y San Pedro Manrique, como han estudiado Cristina Monterde Albiac y Serafín Olcoz Yanguas. Se les conoció como monjes “berdones” y “bernardos”.

9.     Anexionado en la actualidad al municipio de Valdeprado.

10.  Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal, de don Sebastián de Miñano y Bedoya. 1826. Ver: Castillejo, pag. 474

11.   Tomás López, cartógrafo. Diccionario geográfico de España (Manuscrito): Logroño. 1772. Biblioteca Nacional. Mss/7302. Reproducción en fototogramas.

12.  Gervasio Manrique de Lara, Datos para la Historia de la villa de San Pedro Manrique. Revista Celtiberia nº 39. pags. 31-66. Año 1970. Dice: textualmente: “Entre Valdeprado y Castillejo se ha despoblado un barrio llamado Verdonces y se ha derruido en este siglo la iglesia, cuyo titular era Santiago”.

13.   Gonzalo Martínez Díez, S.J.  Comunidad de Villa y Tierra de San Pedro Manrique. Las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana. 1984. Dice así: “Verdonces, despoblado en el término de Valdeprado, 3.200 m al O/NO, en la confluencia del arroyo de Val de Verdonces con el río Valdeprado.”

14. Informantes: Eduardo Alfaro Peña y personas mayores nacidas en Sarnago.

15.  Eduardo Alfaro Peña tiene noticia de una necrópolis altomedieval en dicho lugar.

16.  Ricardo Ciérbide. La lengua de los francos de Estella. También, La scripta administrativa en la Navarra medieval en lengua occitana. 1989. J. R. Fernández González,  La presencia de francos y su influjo lingüístico. 1991. También, Gramática Histórica Provenzal. 1985. Universidad de Oviedo. J. Moreno Bernal. Los condicionamientos del apócope en textos castellanos antiguos. 2004.

17.   En un documento notarial de Tulebras de 1380, figura como demandado  un tal Gil de Berdontes,  variante, sin duda, de Verdonces.  Juan Carrasco Pérez. El préstamo judío en Tudela a fines del s. XV. Revista Príncipe de Viana, vol. 43, año 1982.

18.  Rafael Lapesa, Diego Catalán y Carlos Folgar Fariña, El apócope extremo. (Santiago de Compostela, 2005) consideran que el fenómeno del apócope de las vocales finales átonas, que se debió a la influencia franca, tuvo su mayor virulencia en el siglo XII. Dicha influencia franca, con sus finales consonánticos duros, habría dejado de actuar en las primeras décadas del siglo XIII.

19.  La llegada de monjes francos, procedentes de Ultrapuertos a través del paso de Somport (Berdoues estaba en  la Vía Tolosana y Escaladieu en el camino  conocido como de Piemont), habría disminuido considerablemente a principios del siglo XIII, coincidiendo con el reinado de Fernando III (1217- 1252). De hecho, las fundaciones cistercienses realizadas desde las casas matrices del sur de Francia , de la línea de Morimond, como Berdoues o Escaladieu, abarcan un corto espacio de tiempo (1140-1162 aprox.) que va de la fundación del Monasterio de Fitero, al de Sta. María de Huerta. Posteriormente fueron fundaciones hispanas.

20.   Proyecto Idoubeda Etno. Ermitas del Alhama. http://www.idoubeda.es

21. Monte Verduceda, en Portelrubio, en la zona de Almarza-Garray, mencionado por Eduardo Saavedra y Moragas en Descripción de la calzada romana entre Uxama y Austobriga. 1864.

22. Verdugal,  monte bajo que después de cortado o quemado se cubre de verdugos o renuevos.

23. Eduardo Aznar Martínez. “El Euskera en La Rioja” 2011. Estudia la presencia del euskera en La Rioja –incluida la Rioja Soriana- desde época prerromana. Ver también, Antonio Ruiz Vega. Relaciones entre Soria y Euskadi. Soria 1999.

 

Mapa de la zona

© Elena Labayen Berdonces
 
elenalabayen@live.com

El apellido vasco-soriano MARTIALAY

Sobre el apellido soriano BERDONCES, por Elena Labayen Berdonces

El Despoblado de VERDONCES (Soria), por Elena Labayen Berdonces

Excursión al Despoblado de VERDONCES (Soria), por Elena Labayen Berdonces

Volver a Heráldica

Principal
Apellidos de Soria
Artículos de Javier Mozas
Como investigar
Artículo sobre Martialay
Investigar en Soria
Artículos de Carlos de Escalada
Artículo de Santiago Álvarez
Artículos de Elena Labayen Berdonces
Vocabulario Heráldico
Links

soria-goig.com