Documentalmente sabemos que el último rey nominal de Mallorca, conocido en las crónicas como el Infante Jaume de Mallorca, o el rey de Nápoles, murió en Soria y fue enterrado en el convento franciscano de esta ciudad. Todo está preparado para saber si, más de seis siglos después, su cuerpo sigue todavía donde se depositó.

Memoria de la primera fase de las excavaciones

 

Intervención arqueológica 2008. Convento de San Francisco. SoriaIntervención arqueológica 2008. Convento de San Francisco. Soria
(pulsar sobre las imágenes para ampliarlas)

Hace ya algunos años que se formó el “Grup Jaume IV”, para la investigación de los últimos días del que fuera rey de Mallorca, Jaime IV, y la búsqueda y recuperación de sus restos mortales. El grupo está formado por personas de Mallorca, Barcelona y Soria.

Documentalmente se sabe que el rey mallorquín falleció en Soria, donde hizo testamento, en el cual mandaba ser enterrado en el convento de frailes menores de San Francisco. En ese documento reconocía a su hermana, Isabel, como heredera de la corona de Mallorca.

Se tienen noticias documentadas de que el convento estaba fundado en 1227. A lo largo de los siglos reyes y nobles favorecieron a la comunidad y a las fábricas de la iglesia y el monasterio, llegando a convertirse en lugar elegido para enterramientos por parte de esa nobleza.

Diversas vicisitudes llegaron a convertir el cenobio en las ruinas que hoy se esconden tras los muros. Se arruinó la iglesia primitiva y se reedificó en el siglo XVI. En 1618 se quemó el convento, excepto la iglesia, y se volvió a edificar gracias a la magnificencia de fieles y caballeros sorianos. En la Guerra de la Independencia, otra vez, es destruido el recinto religioso y ya no se restaurará, en su totalidad,  la hermosa iglesia.

Un documento fechado en 1683, conservado en el Archivo Histórico Provincial de Soria, daba noticia de la restauración de la capilla de la Concepción, sita en el presbiterio de la vieja iglesia por el entonces marqués de Velamazán. Ese documento indicaba, también, que había escaleras, lo que nos llevó a pensar en una cripta.

Jaime IV y la Dinastía de Mallorca

Jaime I, llamado “el Conquistador”, falleció en 1276. Antes, entre 1229 y 1235, había conquistado Mallorca, Menorca, Ibiza y Formentera. Casó en primera nupcias, en Ágreda (Soria), 1221, con Leonor de Castilla y Plantagenet, con quien tuvo a Alfonso, fallecido antes que su padre. Contraería después matrimonio con Violante de Hungría. Hizo testamento en tres ocasiones y, dado el sentido patrimonial del Estado de la época, dividió éste entre sus hijos.

A Jaime le correspondería Mallorca que comprendía, además de las Islas Baleares, la parte continental del reino: los condados de Rosellón, Cerdaña y Occitania. Casó con Esclaramunda de Foix. Su hijo mayor, Jaime, renunció a los derechos dinásticos y profesó en la Orden de Franciscanos.

A Jaime II de Mallorca le sucedería su hijo segundo, Sancho, muerto sin descendencia legítima de su esposa, María de Nápoles. Ante la falta de descendencia directa, sucedió a Sancho su sobrino Jaime, quien reinaría como el III.

La división del reino había creado problemas casi desde el inicio entre las dos ramas reinantes descendientes de Jaime I. Con Jaime III esa rivalidad llegaría al máximo al coincidir en el reinado con Pedro IV, el Ceremonioso, pese a que Jaime había casado con la hermana de Pedro, Constanza de Aragón, por deseo expreso del abuelo de ambos, Alfonso. El matrimonio tuvo dos hijos, Jaime e Isabel.

El reinado efectivo en Mallorca duraría hasta 1343, fecha en la que Pedro IV conquistó el reino de su hermana y cuñado. La insistencia de Jaime III por reconquistar sus estados llevaría a la Batalla de Llucmajor, en la que éste perdería el reino y su propia vida. Viudo, había casado en segundas nupcias con Violante de Vilaragut, de quien tuvo otra hija, Esclaramunda. Las tres mujeres de la casa fueron llevadas, tras la batalla, a Valencia. Jaime, el hijo y heredero, que había participado en la lid siendo herido gravemente, pasaría muchos años de su vida prisionero entre Játiva y Barcelona.

Jaime IV heredaría de su padre el tesón para reconquistar su reino. Cuando logró escapar de su encierro en Barcelona, casó con Juana II de Nápoles, en un intento por conseguir dinero para su empresa. A lo largo de su corta vida se alió con todo aquel reino que le facilitara medios para atacar a su tío, Pedro IV de Aragón, y conseguir su patrimonio.

En esas estaba cuando, herido, se adentró en Soria, siendo recibido por quien más tarde sería Juan I de Castilla, quien se encontraba en Soria para contraer matrimonio con una prima de Jaime, Leonor de Aragón.

Murió en febrero de 1375 y recibió, por orden del príncipe Juan, honores de rey en su entierro, que fue en el Convento de Franciscanos de la ciudad, tal y como había estipulado en su testamento, hecho en casa del “arcediano Ferran”, y en presencia del conde de Medinaceli, familiar directo de Jaime por su antepasada Foix.

Isabel Goig

 

Intervención arqueológica 2008. Convento de San Francisco. SoriaIntervención arqueológica 2008. Convento de San Francisco. Soria
(pulsar sobre las imágenes para ampliarlas)

 

ANTECEDENTES Y CONCLUSIONES

INTERVENCIÓN ARQUEOLÓGICA - SEPTIEMBRE 2008
CONVENTO DE SAN FRANCISCO – SORIA

Helena Inglada y María Llinàs

 

El año 2007 se solicitó a la Junta de Castilla-León el preceptivo permiso de intervención arqueológica para el proyecto de localización de la tumba de Jaume IV en el Convento de San Francisco de Soria. Un equipo de historiadores y arqueólogos, financiados por el Consell de Mallorca, se desplazó a la ciudad para poder constatar la presencia de la tumba del último de los herederos al trono de Mallorca, muerto en el exilio.

Por dificultades técnicas para desplazar el equipo a finales del 2007, se solicitó una prórroga para poder realizar la intervención durante el 2008. Junto con esta solicitud se adjuntaba el proyecto de prospección con geo-radar. Inicialmente sólo se pensó prospectar la nave central, pero con la aportación económica de la Junta se pudo ampliar a todo el solar.

Así pues, en el mes de abril se llevó a cabo el trabajo de campo de geo-radar y a principios de mayo disponíamos del documento interpretativo.

Con algunos datos más precisos, gracias a este trabajo previo, se inicia la excavación en el convento de San Francisco el día 24 de septiembre de 2008. Tal como estaba previsto los trabajos iban a durar una semana, dándose por terminados el día 1 de octubre.

El equipo de intervención se componía de dos técnicos – Helena Inglada y Maria Llinàs- y dos auxiliares – Patxi Ozcoz y Omar Ahjaj. La financiación de la intervención fue a cargo de la Direcció Insular de Relacions Institucionals del Consell de Mallorca.

 

No hubiera sido posible llevar a cabo la intervención sin el trabajo previo del equipo de historiadores y documentalistas, encabezado por el profesor de la Universitat de les Illes Balears Gabriel Ensenyat, Pep Mas, Miquel Gayà e Isabel Goig y de todos aquellos que han colaborado de alguna forma en el desarrollo de este proyecto: don Rufo Nafría, Climent Picornell, Xisca Jaume, don Pep Estelrich, Jaume Riera y don Antoni Mut.

El presupuesto para la intervención, que incluyó: desplazamiento del equipo desde Palma y Barcelona, estancia y manutención para 1 semana en Soria para todo el grupo, alquiler de vehículo para desplazamientos durante 1 semana, aportación de las herramientas y suministros necesarios para la intervención y gestión de los materiales, limpieza y siglado de los objetos recuperados, elaboración de memoria, inventario de materiales y traslado / ingreso de materiales en el Museo Numantino, ascendió a unos 6.000 euros.

La memoria de intervención fue entregada en la Delegación de la Junta de Castilla León en diciembre de 2008. Los materiales fueron depositados en el Museo Numantino una parte el día 1 de octubre de 2008 y el resto fue llevado en mano por la Sra. Isabel Goig el día 31 de diciembre de 2008.

 

EXCAVACIÓN 

 

El día 24 de septiembre sobre las 16 horas se inicia la intervención en el antiguo convento.

La metodología empleada fue el método Harris / Carandini. El sistema gráfico de registro de UE en planta y sección. Registro fotográfico. Registro de materiales de cada UE.

A partir de los datos aportados por el documento de geo-radar se plantea situar la cala de intervención en la zona central, próxima al ábside,  de la capilla de la Concepción.

Inicialmente la cala tenía unas medidas de 3 x 4, aunque posteriormente se amplió, ya que la localización de diversas estructuras hacía aconsejable la apertura  de nuevos espacios.

Se individualizaron un total de 28 unidades estratigráficas.

Vistos todos los elementos, y partiendo de una lectura sesgada del conjunto ya que no se ha realizado una excavación en extensión (ni siquiera de toda la capilla), hemos llegado a la interpretación que procedemos a exponer.

 

Localizamos 3 niveles de circulación distintos (en orden descendente de cota)

1- Zona más próxima al ábside. Nivel de losas y baldosa de cerámica. Sobre las losas aparece una estructura moldurada que podría definir un espacio reservado para la liturgia.

2- A unos 10 cm por debajo de este nivel, aparece un segundo pavimento de losas, conservado en la parte izquierda de la cala. La diferencia de cota podría salvarse con un escalón hacia la parte más lata, dónde se situaría el altar.

3- Tercer nivel de circulación entre 40 y 50 cm más bajo. Zona meridional de la cala. Se compone de tres losas que podrían corresponder a un enterramiento. A la misma cota un enlosado de piedra y baldosa cerámica.

En este enlosado aparece un recorte en el que encaja una estructura moldurada que no conseguimos interpretar. La pieza moldurada parece reutilizada y como si estuviera invertida. La primera lectura fue que estaba ahí casualmente, pero el recorte en las piezas inferiores para su encaje descartan la eventualidad. Fue colocada allí con intención. Podría ser que esta pieza moldurada partiera desde una cota inferior y las losas se le adosaran con posterioridad.

En muchos puntos, de forma irregular y desigual, pero generalizada aparecen restos de cenizas y carbones que tiznan los pavimentos. Se ha individualizado una zona (UE 8) en la que estos restos tenían una potencia de 20 cm. En el resto aparecen manchas de unos 3 cm de grosor. Se trata de un nivel de incendio. Los materiales datan el estrato en el siglo XVII.

Dónde no aparecen las losas del pavimento 2, aparecen materiales de derrumbe. Una serie de niveles de escombros, que contienen diversos materiales de construcción (algunos de ellos elementos arquitectónicos y decorativos). Estos materiales se agrupan por tamaño en los diferentes estratos, más ricos en cal y arena los superiores, con elementos de menor a mayor tamaño a medida que descendemos de cota y bajo todos ellos 2 estratos de arcillas (UE 11 y 12) que suponemos aportadas.

Entre estos niveles de escombros emergen las estructuras localizadas (pilares, pilastras, dinteles...) como si hubieran sido cubiertas después de un derrumbe generalizado. Todo ello parece colocado de forma intencionada como nivelación para las losas de pavimentación (UE2), que se han conservado parcialmente, y sellado los niveles inferiores.

Por lo que respecta a la zona meridional de la cala, dónde aparece una posible estructura de enterramiento, sobre ella documentamos dos niveles diferenciados. Por una parte un nivel de derrumbe con piedras y material de construcción moderno. Por otra parte un osario que ocupaba todo el ángulo izquierdo, formado por huesos en deposición secundaria, ya que sólo se localizaron cráneos y huesos largos. Su colocación no era en absoluto metódica y aparecían mezclados con material de derrumbe. Pensamos que debía tratarse de un traslado de huesos de un osario situado en otro punto, por razones que desconocemos, pero relativamente reciente, quizá posterior al uso como iglesia. El hecho de tratarse de una deposición secundaria y estar los huesos muy alterados no permitía hacer un estudio antropológico que hubiera aportado datos relevantes sobre el conjunto. Los huesos se depositaron en la fosa común del cementerio municipal.

De entre todos los elementos localizados, llaman la atención los estructurales. Una pilastra oval, un pilar moldurado, un dintel más bajo que el nivel de circulación y una pared de sillares de arenisca decorados, pero no coincidentes.

Ninguno de ellos parece estar en su lugar original. La primera impresión es que se trata de reutilizaciones. Parece como si se hubiera remodelado un espacio aprovechando los restos de una estructura anterior y se hubiera recolocado sin demasiada fineza. Tal vez esta reestructuración responde a la referencia localizada en la documentación que habla de una obra de reforma en la capilla subterránea del altar, por problemas de estabilidad.

 Intervención arqueológica 2008. Convento de San Francisco. SoriaIntervención arqueológica 2008. Convento de San Francisco. Soria
(pulsar sobre las imágenes para ampliarlas)

 

CONCLUSIONES

 

Ya que el objetivo principal de la intervención era la localización de la tumba de Jaume IV, la situación de la cala se determinó por este motivo. Justamente en este punto el informe del geo-radar situaba una estructura relacionada con cavidades de aire en el subsuelo. Juntando estos datos con la documentación histórica hacía pensar que fuera posible localizar la capilla subterránea situada bajo el altar.

La duración de la intervención arqueológica fue muy limitada, por ello la cala tuvo que ser de dimensiones reducidas. A pesar de todo la localización de este conjunto de estructuras confirma la hipótesis de trabajo, e incluso que podríamos estar en el lugar correcto, no podemos confirmarlo de forma concluyente.

La falta de tiempo para la realización de la intervención, que aún así ha sido muy satisfactoria en cuanto a los resultados, nos permite plantear futuras intervenciones que puedan corroborar la documentación escrita existente, que plantea que l'Infant fue sepultado en este punto.

Esperamos que en un futuro próximo se pueda concretar esta labor en un proyecto de colaboración entre las dos instituciones.

 

Helena Inglada y María Llinàs

Palma, 24 de octubre de 2011

(pulsar sobre las imágenes para ampliarlas)

 

• Inicio •
• Sondeos arqueológicos •
• Memoria de la primera fase de las excavaciones •
• Jaime IV. Investigación - Octubre 2008 •
• Jaime IV. Investigación - 13 de abril •
• Jaime IV. El personaje •
• El testamento de Jaime IV de Mallorca •
• El Convento de San Francisco de Soria •
• Documentos del Convento San Francisco de Soria •
• Un nuevo documento avala el enterramiento •
• Jaime IV. Un rey de Mallorca enterrado en Soria •
• Libro "El Infante de Mallorca" •
• Ysabillis, regina Mayoricorum •

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com