El testamento de Jaime IV de Mallorca

 

Jaime IV de MallorcaUna copia de su testamento se encuentra en los Archivos Nacionales de París. Se hizo en la ciudad de Carcasona. La finalidad de esta copia, hecha por Isabel, su hermana, era para usarla sin necesidad de enseñar el original ya que se temía que pudiese ser extraviado o roto.

El testamento de Jaime IV, lleva la fecha de 16 de febrero de 1375. Ciudad: Soria.

Lugar: Convento de los frailes menores.franciscanos.

Cronología de los hechos documentales de su muerte:

(DOCUMENTACIÓN INÉDITA).

  • Día 2 de enero de 1375, en una circular firmada por el rey Pedro, se mencionan “les males companyes estranyes qui són en nostra terra ab l’infant de Mallorques” (ACA, reg. 1375. fol. 50r-v).

  • Día 15 de enero de 1375, el rey Pedro ordena al capitán de Gerona que refuerce los muros de la ciudad porque hay rumores “que les companyes estranyes qui són pasades per Catalunya e ara són en Navarra deuen tantost retornar en les parts deçà”. (ACA, reg. 1245, fol. 137v).

  • Día 17 de enero de 1375, desde Zaragoza, el infante Juan, el primogénito del rey Pedro, le informaba que “ço que us havia significat del infant de Castella no és res; mas és cert, senyor, que les companyes estranyes són entrades en Navarra; e que estan[t] l’infant de Mallorques dues leugues prop la vila de Tudela, on lo rey de Navarra és, V capitans, dels majors de les dites companyes, menjaren ab ell lo jorn prop passt; e compten, senyor, aquells qui vénen de Navarra, que·l dit rey los deu dar barques ab què passen Ebre”. (ACA, reg. 1740, fol. 91 r-v).

  • Día 20 de enero de 1375, el infante Juan comunica al rey haber sabido “lo dia present, que totes les companyes estranyes són pasades deçà Ebre per tres parts, ço és, senyor, deçà Tudela partida, e damunt Tudela partida, ab barques que·l rey de Navarra los ha prestades, e les romanents per Tudela, a rotes de cinquantena lança; e diu-se, senyor, que se’n vénen devers Borja e Magalló (…). Senyor, lo dit rey ha fetes grans festes a les dites companyes, e foro bells aculliments, e donats de richs dons, segons que d’aquelles partides m’és estat significat” (ACA, reg. 1740, fol. 94v.).

  • Día 13 de febrero de 1375 el infante Juan comunica al rey que había dispuesto cierta cosa sobre el ejército porque “he haüt ardit (…), per altra letra, que·l infant de Mallorques e lo Rocho devien venir en Daroca e aquelles parts”. (ACA, reg. 1742, fol. 36r).

  • Día 19 de febrero de 1375 el infante Juan comunica en unas cartas enviadas a los jurados de Valencia y de Játiva que “diu-se clarament que les companyes que eren del infant de Mallorques, les quals són prop les fronteras d’Aragó, e gran companya de castellans, proponen decontinent entrar e damnificar los regnes e terres del dit senyor Rey”. (ACA, reg. 1741, fol. 70v. 71r).

Por tanto, analizando las fechas de estas circulares que notifican hechos relacionados con el infante Jaime, podemos afirmar que día 13 de febrero de 1375 estaba vivo, y que sin duda, día 19 del mismo mes, ya había muerto. Si tenemos en cuenta que el testamento se hizo el día 16 de febrero, entonces podríamos afirmar que la fecha de defunción oscilaría entre el 16 y el 18 de febrero de 1375.

Soria, 16 de febrero de 1375.1

El infante Jaime se encuentra exiliado en la casa de Juan Ferran, arcediano de Soria, “gravemente enfermo y yaciente en el lecho, pero sano de entendimiento, manteniéndose plenamente en su buena memoria, disfrutando de buena e inteligible habla e inmejorable sentido, si bien con un cuerpo débil y enfermo” hace llamar al notario público de la villa, Martín Ferran para no morir sin hacer testamento.

El moribundo rey, acompañado en todo momento por su hermana Isabel, puso mucho énfasis en que quería que el testamento fuese “llamado y considerado testamento, y si de alguna manera, por derechos de testamento se infringiera o no procediera, quiere que valga y tenga fuerza de testamento por derecho de codicilo y última voluntad, o de cualquier y mejor manera que pueda valer y ser llamado.”.

Sobre sus restos mortales, debido al exilio, “determinó y quiso que su cuerpo fuera sepultado e inhumado en la iglesia de San Francisco, del sitio y convento de los framenores de dicha villa [Soria], a los frailes de cuyo convento y de dicha orden encomendó humildemente y devotamente su alma  (…). 2

El futuro rey de Castilla, el infante Juan, según el cronista de la época Pedro López de Ayala, “fízolo enterrar muy honrradamente en el monasterio de San Francisco de Soria”. La presencia del primogénito del reino de Castilla da un tono solemne al entierro.

 1 Todas las siguientes citas pertenecen a la trascripción del testamento en latín por parte de Josep Estelrich i Costa.

2 La relación entre la primera orden de franciscanos, llamados menores, y la Casa Real de Mallorca, fue muy intensa sobre todo a partir de la renuncia del primogénito de Jaime II a la Corona, y su incorporación dentro de esta orden.

 TESTAMENTO JAUME IV DE MALLORCA.

 

Testamento Jacme de Mallorca. Mayoricarum Rex, Don Jacme IV; hijo de nuestro amadado padre, Rex Jacme de Mayoricarum y de Constanza de Aragon, nuestra mas amada madre; muerto en Soria.

En el nombre de la Santa y Indivisible Trinidat. Amén.

Sepa todo el mundo, presentes y futuros, que en el año de  la Encarnación del Señor mil trescientos setenta y cuatro, día dieciséis del mes de febrero, reinando el Serenísimo Príncipe señor Enrique, por la gracia de Dios, ilustre Rey de Castilla y León, en la villa de Soria, ducado de Molina y diócesis de Osma, yo, el infrascrito Martín Ferran, por autoridad real notario público perpetuo de dicha villa, y los testigos subscritos, rogados y especialmente requeridos, fuimos a la casa y habitación de Juan Ferran, archidiácono de Soria, en la casa del cual entonces estaba gravemente enfermo el serenísimo Principe señor Jaume, por la gracia de Dios, ilustre Rey de Mallorca y conde del Rosselló y la Cerdanya, varón y marido de la ínclita princesa señora Juana, por la gracia de Dios, reina de Jerusalén y Sicilia, el cual encontramos, vimos y abiertamente conocimos, según también él mismo decía, aunque gravemente enfermo y yaciente en la cama, pero sano de entendimiento, manteniéndose plenamente en su buena memoria y sano recuerdo de su propia mente, disfrutando de buena e inteligible habla e inmejorable sentido, si bien con un cuerpo débil y enfermo.

El cual señor Rey enfermo, cuando me vio a mí, notario, y los testigos infrascritos, congregados ante él, y supiera que veníamos a requerimiento y petición suya, nos reconoció inmediatamente, mientras nos dirigíamos al magnífico varón señor conde de Medina, consanguíneo del mismo señor rey –según se denominaban mutuamente- y al religioso varón fray Pedro Martín, entonces custodio en Soria de la orden de San Francisco, confesor del mismo príncipe enfermo, testigos conjuntamente con los ya mencionados y conmigo, el notario infrascrito, y hablante y pidiendo al mismo señor rey de Mallorca enfermo, si quería y deseaba reconciliar su alma y sus obras y hacer algún testamento de su herencia y de sus bienes, según atañía y convenía a toda persona ilustre, con palabras rectamente subscritas en la reunión efectuada, habló, manifestó y dijo bien altamente y inteligiblemente a nosotros, el notario y testigos infrascritos, presentes, escuchando, entendiendo y anotados, que, sintiéndose corporalmente echado a perder y cargado con muchos dolores y sufrimientos, considerando, como decía, que se encontraba exiliado y que, siendo mortal, estaba obligado a pagar el débito como cualquier otro, quería y anhelaba, según dijo, proveer a su salud más saludablemente y no morir intestato. 

Y por esto, en presencia y audiencia de mí, notario, y de los testigos infrascritos ordenó e hizo y quiso que fuera su testamento y última voluntad, revocando, cesando, irritando y anulando primeramente los que en tiempo pasado hubiera podido hacer, por escrito o sin escribir, en cuanto deroguen o aporten prejuicio a esta presente y pública escritura o postrema voluntad, el cual presente testamento denominó, rogó, quiso y decretó que fuera denominado y considerado testamento, y si de alguna manera, por derecho de testamento se infringiera o no procediera, quiere que valga y tenga fuerza de testamento por derecho de codicilio y última voluntad, o de cualquiera y mejor manera que pueda valer y ser denominado, de esta forma:

Primeramente, si acontecía su muerte, determinó y quiso que su cuerpo fuese sepultado e inhumado en la Iglesia de San Francisco, del lugar y convento de los frailes menores de dicha villa, a los frailes del cual convento y de dicha orden encomendó humildemente y devotamente su alma, porque pidiesen a Dios por su salvación, y que sus exequias y otras solemnidades funerales se hicieran y cumplieran según disposición y total ordenación de su hermana, heredera testamentaria y ejecutora infrascrita. Ítem, instituyó, requirió, quiso y nombró heredera universal suya sobre todos sus bienes, -es decir, sobre el reino de Mallorca, los condados del Rosselló y de la Cerdanya, añadidos el derecho que tiene en el señorío de Montpeller y otros dominios y señoríos, jurisdicciones, y todos los bienes y derechos universales que hasta aquel día, de derecho y de hecho, le pertenecían, correspondían, y le debían de pertenecer y corresponder, de cualquier manera, por derecho y cualquier razón- la ínclita princesa señora Elisabet o Isabel de Mallorca, (…)

Pronunciando el mismo señor rey testador con el oráculo de su voz, bien y inteligiblemente, las palabras subscritas, en su idioma, a presencia manifiesta y pública audiencia de nosotros, el notario y testigos, y siendo nosotros, los notario y testigos subscritos, presentes, oyentes, inteligentes, notantes y recitantes, publicó, dijo y recitó de palabra todas estas deliberaciones:

“He aquí lo que os digo a vosotros, presentes ante mí, si en esta enfermedad transito de este mundo, dono, lego y dejo a la muy estimadísima hermana y heredera mía, señora Elisabet, Infanta de Mallorca y Marquesa de Montferrat, toda mi herencia, el reino de Mallorca y los condados adjuntos del Rosselló y la Cerdanya, y mi derecho sobre Montpeller y toda su baronia, dinero, joyas, bienes y objetos, y todo aquello que tengo y poseo, debería y debo poseer de derecho y de hecho en este mundo, y todo aquello que, siendo mío, se encuentra o dice ser  y encontrarse en poder de cualquier otro; y brevemente, mi alma y mi cuerpo y todas mis obras, recomendando todo y dejándolo a voluntad y disposición suya, porque bien confío en ella que mirará bien por la salud de mi alma y que hará y obrará aquello que ceda y sea para mi salud. También, porque ella casi todo lo bien que yo conoce mis hechos y proyectos, ordene por mí y haga testamento, y en cuanto a mi cuerpo y funerales haga así como quiera. Pues le doy el pleno poder mío, mi representación y la omnímoda potestad, autoridad y facultad de hacer, instituir y ordenar, en nombre mío, mi testamento, en forma pública y según creerá conveniente para mi propia salud, donante, legando, ordenando, disponiendo, reclamando las deudas y poseyendo, satisfaciendo, ejecutante y distribuyendo de los mismos bienes míos en remisión de mis pecados, y gastando y repartiendo en causas pies, iglesias, pobres, religiosos, constituyendo algunos dotes porque perpetuamente se ruegue por mí. Y de mis exequias haga según su voluntad. Y a mis servidores que son en estas partes y a otros lugares, satisfaga y gratifique de mis bienes sus remuneraciones, segundos corresponde, en descargo de mi alma. Igualmente reclame para si, tenga y disponga como cosa suya mis derechos y cualesquiera acciones. Y cuando ella misma haga testamento, sea ejecutora y distribuidora, así como pueda y le parezca, y por otras personas interpuestas mande y haga el testamento que hará ejecutar y satisfacer por mí, porque toda la carga presente, le impongo y carga sobre su espalda, como un testamento o codicilio para hacer, dar, repartir, ejecutar y pagar por mí y en lugar mío, por la salud de mi alma y por el honor y reverencia del estado de mi persona, porque confío en ella más que en otra persona del mundo; pues todo lo que tengo en Nápoles, en Aviñón y en otros lugares  en cualesquiera partes del mundo, quiero, determino, ruego y declaro que deben ir hacia ella, y que prevengan en poder suyo según su ordenación y disposición; y aunque sea mujer, esto no sea impedimento si en algo esta condición e intención mía se opusiera al derecho de algún otro, porque debe hacer testamento por mí y todo resto a su disposición, porque no tengo a nadie más próximo por la sangre ni más querido por el afecto, ni de quien confíe que más procure por mi bien y conozca mejor mis obras”

(…)

Todo esto se hizo en el lugar mencionado más arriba, el’año, día y mes susodichos, siendo presentes los magníficos y nobles varones, el señor R. conde de Medina, Ramon de Coscit, Auriac de Volta, y los venerables y religiosos varones, fray Pedro Martín, custodio de Soria, fray Dídac, guardián de Soria, fray Juan de Medinaceli de la orden de frailes menores de San Francisco del convento de Soria, Joan de Milà, Berenguer lo Gogh, de la diócesis de Acqui Bernat de Isla, de la diócesis de Tolosa, el maestro Pere Silvestre, de la diócesis de Lyon, Garcia Ardi, de la diócesis de Tarbes, Abbanello y Antonello, de la diócesis de Boiano, Joan de Bony, de la diócesis de Nevers, especialmente citados y rogados por el dicho testador, y Martín Ferran, por autoridad real notario público perpetuo a dicha villa de Soria, el cual, a instancia de dicho señor testador, tomó nota de las cosas susodichas, en lugar del cual y por su mandato, yo, Fabiàn Mondolini de Sononia, clérigo jurado de dicho notario, he escrito, tomado, extraído, glosado y redactado fielmente en esta pública forma el presente público instrumento o testamento, de las notas o protocolo del mismo notario, no alteradas, abolidas ni viciadas en cabeza de sus partes, no cambiante en nada su contenido.- Y yo, Martí Ferran, por autoridad real susodicho notario público perpetuo, rogado y requerido por dicho señor testador, como persona pública he sido presente a las cosas susodichas y he tomado nota, de la cual he hecho hacer sacar, escribir y glosar la presente forma pública por dicho Fabián, jurado mío, y con él he examinado, palabra por palabra, la presente forma pública, sin encontrar nada añadido, menguado o cambiado: y por esto, aprobando y atestiguando ser así en verdad, lo he subscrito aquí con la propia mano y sellado con mi acostumbrado sello, en testigo y confirmación de todo el que precede.

Cruz y firmas notariales

En Soria, a 16 de febrero de 1.375

Documento: Archivos Nacionales París.
Transcripción de Josep Estelrich i Costa. Sant Joan (Mallorca)

© Josep Mas i Llaneres
Miquel Gayá Florit
Isabel Goig Soler
2007

• Inicio •
• Sondeos arqueológicos •
• Memoria de la primera fase de las excavaciones •
• Jaime IV. Investigación - Octubre 2008 •
• Jaime IV. Investigación - 13 de abril •
• Jaime IV. El personaje •
• El testamento de Jaime IV de Mallorca •
• El Convento de San Francisco de Soria •
• Documentos del Convento San Francisco de Soria •
• Un nuevo documento avala el enterramiento •
• Jaime IV. Un rey de Mallorca enterrado en Soria •
• Libro "El Infante de Mallorca" •
• Ysabillis, regina Mayoricorum •

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com