CLICK!! SORIA PUEBLO A PUEBLO

Soria Pueblo a Pueblo

La Póbeda/Póveda

¡CLICK!pulsar para ampliar las fotos

 

¡CLICK!

El nombre de este pueblo serrano (que apenas alcanza los dos habitantes por kilómetro cuadrado), se ha escrito en los documentos a lo largo de su historia como Poveda, Póveda, Pobeda o La Póbeda.  Del Latín POPULUS (chopo) (Joan Corominas) como Pobar, la doble utilización de uno u otro nombre hace que siendo los dos correctos, sea Póveda el más utilizado. 

La visita a La Póveda y sus barrios es muy interesante en cualquier estación del año. Por su altitud (alrededor de mil trescientos metros), rodeada de las sierras de Montes Claros, Cebollera y otras, en invierno la nieve tiene presencia y hasta estancia. En otoño, gracias a la vegetación de hoja caduca, los tonos del verde al marrón hacen del entorno una paleta de pintor, además de las setas y los hongos que crecen como tales si la lluvia ha sido mínimamente propicia. El origen nival de la cabecera y afluentes del río Tera le otorgan en primavera la maravilla del agua. Y el verano, la temperatura cálida pero no sofocante, también invita a perderse en sus montes y sus caseríos. 

A treinta kilómetros de Soria, por la carretera de entrada o salida que ofrece mejores paisajes, con el añadido (nada baladí) de la escasez de camiones circulando por ella, puede el viajero, o soriano que desee ampliar sus conocimientos sobre la provincia, tardar mucho más de veinte minutos en llegar hasta La Póveda, tantos son los atractivos que se encuentran por el camino a nada que se desvíen: la casa-fuerte de San Gregorio; Almarza, capital de la comarca de El Valle en tiempos, cuando el mercado semanal congregaba a los habitantes de toda la zona; el acebal de Garagüeta; el Barrio de Barriomartín (agregado de La Póveda), como también Arguijo, casi perdido más allá de su magnífica dehesa. 

¡CLICK!

Estamos en tierras que fueron de trashumantes. En el año 1959, el dominical del periódico YA publicó “Esto es Trashumancia”: 

“Camino, balido, senda; la ganadería soriana que anda por el cordel de la tradición, el censo de los cencerros, de los mansos; las merinas que muerden la hierba. Esto es Trashumancia que, desde el pico a la capital, en un mar de cabezas, baja y baja, orillando Arguijo y La Póveda, dejando atrás Los Santos y Vizmanos, perdiendo rastros de El Collado, de Ledrado y de Oncala, de toda la sierra (…)”. 

Fueron los miembros de la todopoderosa familia Salcedo, cuyos escudos pueden verse en los contrafuertes de la Iglesia de San Salvador de La Póveda, que ostentaron títulos tan sorianos como el marquesado de Vadillo y el condado de Gómara, quienes engrandecieron con casonas algunos pueblos y crearon parte de la riqueza de la que hacía gala la Mesta. Los Salcedo de La Póveda vendieron tierras y casa a los condes de Guendulain quienes, a decir de Nicolás Rabal, fueron, en su tiempo, los primeros ganaderos de la zona, y junto al palacio de La Póveda, se conserva también la casa de esquileo de la familia. 

En 1881, en la sección de Amillaramientos (AHPSo), el entonces conde de Guendulain era propietario, en La Póveda, administrados por María Álvarez Íñigo, vecina de Soria, de 24 tierras; 25 prados; 3 linares; 6 prados y una huerta valorado todo en 4.568'25 pts. En el pueblo un palacio, en la calle Real, tasado en 5.000 pts. Otra casa llamada de la Yubería, en la calle Real, que valía 600 y rentaba 12; otra casa más, también en la calle Real, de 40 varas, que linda por el norte con una de la Hacienda Nacional, además de un solar con sus corrales, caído. En la misma calle Real, nº 39, poseían una casa parador o posada, que medía 300 varas y que estaba valorada en 1.300 pts. con una renta de 26 pts. 

¡CLICK!

Estas propiedades habían pasado de manos de los Salcedo (concretamente del conde de Gómara y marqués de Vadillo), en el intervalo de tiempo de algo más de un siglo, desde que se recaban los datos para elaborar el Catastro del marques de la Ensenada (1752) hasta que se hacen los amillaramientos. En 1752, el de Gómara era propietario, en La Póveda, de dos mesones (existía otro más propiedad de un particular llamado Posada del Rey, tal vez en lo que un día fue pueblo), y el de Vadillo de dos molinos, además de prados y tierras en ambos casos. En esta fecha, antes de la llegada de los Guendulain, el número de cabezas de ganado merino no era muy elevado y se hallaba muy repartido entre los 80 vecinos de La Póveda y Barriomartín y los 56 de Arguijo, alrededor de cinco mil quinientas cabezas. 

Todavía en época de Pascual Madoz (1860), el Barrio de Los Santos contaba con 14 casas y una ermita, Nuestra Señora de Montes Claros, que debe la advocación al nombre de unos de los montes que rodean el caserío. Desde La Póveda a Los Santos y a lo largo de tres kilómetros han desarrollado un sendero botánico. 

Litigios por la Ermita de los Santos Nuevos

Según los documentos que se conservan en el Arca, trasladada cada año de Almarza a San Andrés, el día de Reyes, y cuyo inventario fue realizado en el año 2002 por el personal del Archivo Histórico provincial de Soria, durante más de un siglo, de 1592 a1699, Almarza y San Andrés pleitearon contra La Póveda por la gestión, gobierno, procesiones, etc., de la ermita de los Santos Nuevos. Distintos obispos, entre ellos el venerable Palafox, hubieron de intervenir en unos pleitos que finalmente dieron la razón a Almarza y San Andrés. Los distintos curas de La Póveda se mostraron muy beligerantes en cuanto a sus derechos, tanto en la ermita, como en las procesiones, llegando uno de ellos, en 1677, a ser condenado a la pena de excomunión o pago de cincuenta ducados, “por haber entrado con los alcaldes y justicias de La Póveda, Arguijo y Barriomartín en los términos, dehesa y ermita de Los Santos Nuevos pertenecientes a los lugares de Almarza y San Andrés”. 

¡CLICK!

Algunas costumbres

“En tiempos y en algunos lugares, los campos se bendecían con agua de San Gregorio Ostiense. La devoción a este santo (enviado por el Papa desde Roma a Navarra, en el siglo XI) se debe a que, según sus hagiógrafos, libró de una plaga de langosta a algunos pueblos de Navarra. En Sorlada (Navarra), le levantaron una basílica donde acuden los fieles a bendecir el agua y, en ocasiones, el vino”. (Del libro “Tal y como vivíamos”, de Isabel Goig

Esta costumbre se practicó, según anotación de gastos en el Catastro de la Ensenada, en San Andrés de Soria y en La Póveda. 

“En La Póbeda, donde la vegetación domina todo el término, llamaban La Lastra a los arreglos que se hacían en la dehesa el día 15 de mayo. Más que una hacendera, se trataba de una fiesta, con merienda comunitaria e ingesta de vino que el ayuntamiento regalaba a los vecinos en colodras. Serían estas colodras las llamadas llaras, sobre la que nos informó Ángel Coronado y que aparece referenciada en otro capítulo de esta publicación” (“Tal y como vivíamos”, de Isabel Goig)

Ángel Coronado nos informó que la llara es “una colodra de fina y esmerada factura, una colodra “muy fina”, de propiedad comunal o de Ayuntamiento. Se usa para repartir y beber vino en algún evento festivo y tradicional”. Ignoramos si el recipiente es, o no, de plata. 

En cuanto a las hogueras, recogemos también en la publicación referida que en La Póveda, conocidos como los fuegos de la Semana Santa, colocaban la leña a ambos lados de la carretera, por donde debía pasar la procesión y los fieles, formando un conjunto impresionante, como en Almarza, jalonaban los pasos religiosos. 

Un descendiente ilustre

En más de una ocasión, y refiriéndonos a Arguijo, hemos dado a conocer los orígenes sorianos del pintor Pablo Ruiz Picasso "Picasso antes del azul" de Rafael Inglada. Desde la abuela hacia atrás en la genealogía, toda esa rama de ascendientes nacieron y vivieron en La Póveda, Arguijo y Barriomartín. 

José Blasco Gil (Jill en algunos documentos oficiales), fue el bisabuelo de Pablo Ruiz Picasso. Nació en Arguijo en 1767 y falleció en Málaga, en 1814. Era hijo de Gaspar Blasco (La Póveda) y Josefa Jill (Arguijo), nieto, por los cuatro abuelos, de nacidos en La Póveda y Arguijo, según consta en la partida de nacimiento del Archivo Diocesano del Obispado de Osma (Soria), facilitada al autor del estudio por fray Félix Rubio. José Blasco casó con María Antonia Echevarría, natural de Madrid. Del matrimonio entre José Blasco Gil y Antonia Echevarria, nacería, en Arguijo (Soria), María de la Paz Blasco y Echevarría (1800-1860), fallecida “a causa de los estragos ocasionados por la epidemia de cólera”. Casó con Diego Ruiz Almoguera (1799-1876). De este matrimonio nacieron once hijos. Uno de ellos, José Ruiz Blasco, casado con María Picasso, sería el padre del pintor Pablo Ruiz Picasso. 

¡CLICK!

En la actualidad, la localidad de La Póveda muestra un aspecto de casonas de piedra restauradas, calles limpias y muy apropiadas para el paseo. Destacan entre todas ellas la que fuera casona de los Salcedo, después de los Guendulain, ya en ruinas y, junto a ella, otra con una portada columnada con capiteles de estilo dórico, quizá trasladada del arruinado palacio contiguo. Hay dos casas rurales: La casa rural La Póveda y El mirador del bosque. La iglesia de San Salvador, construida en el siglo XVI y reformada más tarde, alberga en su interior una interesante pila bautismal románica que no pudimos ver al estar, como casi todas las iglesias de la provincia, cerrada. A la salida, bajo un puente, discurre el agua del arroyo del Pinar o Marigarcía, afluente del río Tera. Un poco más abajo el Vadillo, sobre cuyo recinto se concedió el marquesado del mismo nombre. 

¡CLICK!

Si se quiere continuar la carretera hacia el norte, se llegará al puerto de Piqueras y, a través de él, a los Cameros. Todo el recorrido es de una gran frondosidad, en especial a partir de La Póveda. Hayas, robles, pinos, tejos. Una ruta incomparable. 

Si se dirige hacia Arguijo encontrará otro pueblo de similares características naturales que el de La Póveda, aunque sin la grandeza de sus construcciones.

© soria-goig.com, 2017

 

Arguijo

La Sierra de Montes Claros

La Póbeda, web de caminosoria.com

VIKENSROBBOTDonde comer y dormir

lola No te olvides de descubrir otros pueblos

descúbrelos

Y aún hay muchos más en la Red, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com