Almarza y San Andrés

   El Traslado del Arca

 

Traslado del Arca, 2016

 

¡CLICK!pulsar para ampliar la foto
Traslado del Arca, 2016. Almarza-San Andrés (Soria)

Un año más los vecinos de Almarza y San Andrés han celebrado uno de sus días grandes, el Traslado de la Arca, destinado a ser acto, costumbre o fiesta de interés, al menos, regional. 

De un antiguo conflicto entre las dos localidades y los hoy despoblados de Cardos y Pipahón, tiene su origen esta fiesta. Se trata de una arca donde se guardan los documentos generados por la posesión de una dehesa, propiedad mancomunada. La arca, plena de documentos ya catalogados y publicados, permanece cada año en una de las dos poblaciones. Este año le toca el honor a San Andrés, que tiene habilitado un espacio protegido en el Museo Etnográfico, tal vez el mejor conservado de toda la provincia. 

¡CLICK!
Traslado del Arca, 2016. Almarza-San Andrés (Soria)

La ceremonia, laica, salvo por sendas misas que se celebran en las dos iglesias, a la misma hora, está revestida de toda solemnidad y protocolo, acompañada por autoridades, y amenizada por gaiteros. Las dos comitivas se unen a mitad de trayecto, en el Canto Gordo, para llevar a cabo el trasvase, previa apertura con dos llaves y comprobación de que los documentos, perfectamente conservados, se encuentran en su interior. Desde principio del siglo XVIII se realizaba el traslado en el mes de enero entre los días 15 y 28, algunos años en febrero, y en alguna ocasión en abril. Las fechas quedan referenciadas, desde 1726, gracias a la anotación que se hace del vino que se pagaba a los mozos para su traslado, se datan nueve quartos que costo una azumbre de vino para combidar a los que llevaron el arca de los privilegios. Desde hace algunos años se trasladó al día de Reyes y sirve como colofón de las fiestas navideñas.

¡CLICK!
Traslado del Arca, 2016. Almarza-San Andrés (Soria)

En la alocución de Ascensión Pérez, la alcaldesa, ésta ha anunciado una propuesta para que ese arcón-archivo siga llenándose con documentos relacionados con los pueblos que componen su municipio. 

¡CLICK!
Traslado del Arca, 2016. Almarza-San Andrés (Soria)

El invitado de este año de 2016 ha sido Javier Pérez Andrés, periodista de referencia en cualquier medio de comunicación, conductor del programa de la televisión autonómica El Arcón, entre otros. Durante años, Pérez Andrés, defensor de la municipalidad, como le definió Ascensión Pérez, ha recorrido cientos de miles de kilómetros desempolvando ritos y costumbres, sacando de ese arcón (hermano mayor de la Arca), viejos platos cocinados al amor de la lumbre, vestidos para distintas actividades, narraciones y canciones que, de no ser por personas como él, quedarían en el olvido y, en comunidades pequeñas, directamente desaparecerían.

 

turix

 

El Arca - Archivo

Traslado del Arca

Almarza y San Andrés son dos interesantes localidades situadas al norte de Soria, entre las sierras de Tabanera, Alba y Montes Claros y al pie de los Cameros. El río Tera se encarga de animar sus términos y la vegetación exhuberante a base de roble, pino, carrasca, tejo, haya y mil especies más en su sotobosque, hace las delicias de gran número de animales salvajes.

En la actualidad Almarza es cabecera de municipio y agrupa los lugares de Cubo de la Sierra, Gallinero, Portelárbol, San Andrés, Segoviela, Sepúlveda de la Sierra y Espejo de Tera. El censo de 1998 nos decía que en este municipio vivían 632 almas, que diría Madoz; la mayor parte de ellas se las reparten Almarza y San Andrés. Los que nos estén leyendo, si a la vez nos siguen, sabrán que no resulta raro hallar comarcas tan pobres de almas en Soria, pero podemos asegurar que las hay más deshabitadas. Nos perdonarán los almarceños y convecinos si, renunciando por unas líneas a nuestras convicciones, damos más importancia al entorno, conscientes de que sin el hombre nada sería como es. Pero es que esta gran comarca abunda tanto de naturaleza que despista del hombre. Además de las sierras que ya hemos mencionado, forma parte del entorno el acebal de Garagüeta, lugar que se nos presenta humanizado, sin que el hombre tenga mucho que ver, alcanzable, a la medida, con unos tonos de verde que sólo la naturaleza es capaz de conseguir, y unos hongos como puestos a propósito, con animales dibujados acordes con el maravilloso decorado.

Los hombres también dejaron su impronta, y lo harían a través de la ganadería trashumante con toda la cohorte de mestas, mestillas, cañadas, veredas, cordeles, prados, documentos que amparaban a mayorales, pastores, ayudantes y zagales y, por encima de todos ellos, los grandes propietarios, quienes serían agraciados con títulos nobiliarios, y, nobleza obliga, ellos se verían obligados a engrandecer los pueblos costeando iglesias y capellanías, blasonando las casas de piedra, la noble piedra ya por ella misma, y dejando para la posteridad un patrimonio digno de ser enseñado. Anduvieron por esta zona los Medranos –después condes de Torrubia-, los Vinuesa, Ríos, Montenegro, marqueses de Vadillo, de Zafra, condes de Guendulain, Gómara, Puebla de Valverde... Y, mientras la trashumancia iba desapareciendo, la nobleza se hacía innecesaria y los colonos recobraban sus tierras, los escudos se iban dorando y embelleciendo más, libres ya de pesos. Lo que fuera casa fuerte de los Medranos se fue convirtiendo en quesería, la casa de los López Montenegro en colegio, el solar sobre el que se autorizó el marquesado de Vadillo se hundió ...

Cada año, por la festividad de los Reyes Magos, dos pueblos de esta tierra, Almarza y San Andrés, se unen para llevar a cabo una ceremonia, por lo sencilla, entrañable, ya que recoge el respeto de unos pueblos por su historia. Los siglos pasan pero unos documentos unen ese pasado desde el año 1367 hasta hoy mismo. Esos documentos se encuentran guardados en un arca de madera y, en ella, se concentra la historia de una comunidad que fue, que es y que será, gracias a ellos y a la voluntad de todos por conservarla. Y esa historia, dentro del arca, cada año, se traslada de un pueblo a otro para ser custodiada por todos, con sus alcaldes a la cabeza. Decimos del "Traslado del Arca".

Hace unos días, con la ceremonia que requiere el acto, el Arca fue llevada al Archivo Histórico Provincial para que sus técnicos procedan, por espacio de dos meses, a la filmación de todos esos nombres, fechas, cifras y firmas reales, para que estos puedan ser estudiados por los investigadores que lo deseen. Es una forma más de colaborar con la Historia. Pero ya hace más de sesenta años, Blas Taracena Aguirre hizo una relación de estos documentos, e inventarió 38. Por ellos sabemos que la dehesa, sus privilegios y organización, era compartida por cuatro lugares: Almarza, San Andrés, Cardos y Pipahón, estos dos últimos despoblados en la actualidad.

A la espera de investigar sobre ellos y extendernos más en una próxima entrega, diremos que de estos dos enclaves existe primera noticia en el censo elaborado en 1270. Cardos, perteneciente a Almarza, se ubicaba a mil metros al sur, a la derecha, lindando con la carretera de Almarza a Soria, frente al punto kilométrico 21,500; este lugar se conoce también como San Miguel. Por su lado, Pipaón, en el que fuera término de San Andrés, estaba a unos doscientos metros a la derecha del río Tera, y a unos trescientos de la confluencia del arroyo Celadillas. Los datos los recoge el padre Gonzalo Martínez Díez, en su muy interesante obra "Las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana".

Vayamos, como adelanto de lo que en un futuro puedan ser nuevas investigaciones, a pasar la vista por lo que Blas Taracena recogió de este arca. Los documentos, en su forma externa, están escritos unos sobre pergamino –los correspondientes a las fechas de 1367 a 1497-, otros mixtos pergamino-papel, algunos son de papel pero forrados en pergamino, los hay encuadernados, otros envueltos en cantorales, un cuaderno de papel forrado en piel roja y dos enormes sellos de plomo, por hacer un inventario somero.

Traslado del Arca

El más antiguo de estos documentos –número 1 de la clasificación de Taracena- es el "Traslado de una carta de privilegio dada por el rey don Alfonso amparando a los cuatro Consejos de Almarza, San Andrés, Cardos y Pipahón en la posesión de la dehesa. Fecha 15 de junio era 1367. Dada en ¿Madrid?". La mayor parte de los legajos dan por hecho que la posesión de la dehesa boyal es compartida por los cuatro lugares: San Andrés, Almarza, Pipaón y Cardos. A lo largo de la historia, diferentes reyes confirman los privilegios, siempre reconociendo la co-propiedad. Los contenciosos eran mantenidos con otros lugares y entidades. Así, en hoja de pergamino, el rey Enrique confirma el privilegio dado por el rey Juan en Burgos, el 20 de agosto de 1417, en el que ordena a la ciudad de Soria "que no les inquiete –a los cuatro lugares- en la posesión de la dehesa y que no les interrumpa el disfrute de la misma". Contencioso también debieron mantener con la Mesta, según se desprende del documento 9 del inventario Taracena, "ejecutoria ganada contra el Concejo de la Mesta por Almarza en el mes de agosto de 1463"; el número 13 recoge asimismo el pleito mantenido contra la Mesta y doña Teresa Vinuesa Salcedo "sobre hacer baldear la dehesa".

Cuando puedan consultarse todos estos papeles, se sabrán las penas sobre los ganados que entren a la dehesa (provisión real dada en Madrid el 20 de febrero de 1530) según las ordenanzas dadas por el emperador Carlos y la reina Juana, su madre. Sabremos detalladamente de la sentencia sobre la Casa de Vadillo impidiéndoles "gozar el camino que está por cima del molino de los herederos de Manuel Gonzalez vecino de Almarza", o de la ejcutoria ganada en Valladolid, el 21 de junio de 1652, contra don Antonio de Salcedo, y que le impedía pasar con sus ganados por la dehesa. De 1675 se conserva una escritura de compromiso hecha entre los lugares de Almarza y San Andrés con el de Gallinero sobre que estos últimos no puedan entrar "con vara alta" (1) en el término común de los primeros.

Existen, entre todos estos legajos guardados cuidadosamente en el Arca, algunos que se refieren a otros pleitos por la posesión de la ermita de los Santos Nuevos, firmados por el venerable Palafox, obispo de Osma, que comentaremos en un próximo trabajo para el que seguiremos al padre Damián Janáriz y su investigación sobre las ermitas de la diócesis de Osma.

Hemos acudido al Catastro del marqués de la Ensenada para ampliar la información del objeto físico de toda esta documentación. En 1754, para aportar los datos al catastro que hacemos referencia, según la pregunta 12 del formulario, ésta se interrumpió para proceder al protocolo: "Se suspendió esta pregunta hasta la concurrencia de los alcaldes regidores y peritos del lugar de San Andrés para responder uniformemente con los de Almarza sobre el procedido de la dehesa común de uno y otro pueblo (...) [comparecieron] Gregorio Santa Ana y Manuel Ventosa Moral, alcaldes de San Andrés, y Juan Martínez Tejado y Pedro Tierno, regidores, Francisco Sanz y José Hernández, peritos...". Dijeron que "la dehesa es común de uno y otro pueblo pro indiviso", era considerada de primera calidad y estaba poblada de robles y hayas. Solamente la parte perteneciente a Almarza ocupaba 1.762 yugadas (2) de las 4.886 para todo el término. Por razón de pasto, leña y bellota produce 4 reales de vellón/año/yugada".

(1) Según el Diccionario de Autoridades, "entrar con vara alta" es una expresión con que se dice de cualquiera que quiere ostentar superioridad o mando.

(2) Una yugada correspondía a 3.200 varas castellanas cuadradas; cada vara mide 83,59 cms. Pero ya yugada era también considerada la porción de tierra de labor que podía arar una yunta en un día; también equivalía a cincuenta fanegas.

© Isabel Goig Soler

Documentos del Arca-Archivo, María Pía Senent Díez
En la sección de Artículos de La Voz de Almarza, podéis leer sobre el Libro Documento del Arca-Archivo

turix

 

El traslado del Arca, 2013

Traslado del Arca

Como cada año, en la festividad de los Reyes, los habitantes de Almarza y San Andrés se dan cita en Canto Gordo para traspasarse la responsabilidades de la guarda y custodia de los documentos que hacen referencia a la Dehesa de la Mata, propiedad de ambos pueblos así como de los de Cardos y Pipahón, despoblados, en una fiesta, o rito, denominada Traslado del Arca. Este año de 2013 el encargado de pregonar la fiesta ha sido el librero y editor César Millán, cuyo texto publicamos a continuación.

 

Pregón del Traslado del Arca

César Millán

 Vecinos de Almarza y San Andrés, de San Andrés y Almarza, autoridades y aquellos que nos acompañan hoy: Buenos días.

Es para mí un gran honor, no exento de responsabilidad, el haber sido invitado a presenciar uno de los momentos más importantes y excitantes que unen tradición y comunión en esta nuestra provincia de Soria, el traslado del Arca, en esta ocasión, de San Andrés a Almarza; una demostración más de la importancia de cada uno de los acontecimientos que se producen en nuestros pueblos. 

La historia, por mucho que algunos se sigan empeñando en señalar lo contrario, se hace de las pequeñas cosas, la construyen los pueblos y sus habitantes en aras de preservar el legado de sus mayores y conservarlo para cederlo a sus descendientes. Y para ello es la tradición y la propia historia la que debe encargarse de recordar, y mantener, cada uno de los momentos importantes del año, pues no olvidemos que sois vosotros los verdaderos custodios de la historia y que gracias a los documentos que en el Arca se guardan hemos comprobado lo que fueron, y en cierta medida lo que somos, los habitantes de nuestros pueblos. No hay que olvidar que aquellos pueblos sin tradición se sienten faltos de sentimientos, de esa unidad clara para avanzar apoyados en un bien común.

Aquí hoy, 6 de enero, como cada año nos encontramos en Canto Gordo, en ese símbolo real de la perfecta identificación y comunión de dos pueblos (en la memoria se mantienen Cardos y Pipahón), en la unión para mantener viva la tradición y mostrar al mundo del siglo XXI que todavía hay gentes, en este bello rincón de la Celtiberia, preocupadas por mantener viva la esencia de sus pueblos. No debe, pues, extrañarnos el comprobar la cantidad de los aquí reunidos, la emoción de la espera y el júbilo de llevar a cabo la entrega unos y la recepción otros. Por no hablar de cómo somos acogidos quienes llegamos de fuera, que vemos, con un asombro difícil de ocultar, el arraigo de esta ceremonia, de esta tradición que se nota corre por vuestras venas y que logra trasladarnos a los que os oímos hablar del Arca una sensación tan fantástica que produce un cosquilleo interior, unos nervios increíbles por sentirnos partícipes, en pequeña medida, de un acto que ahonda en los sentimientos y en esa tradición que logramos percibir todos los sorianos y aquellos amantes de la Cultura con mayúsculas.

Y es gracias a la generosidad, a la unión de San Andrés y Almarza, de Almarza y San Andrés, hoy seguimos, como hace al menos 684 años (1329), celebrando la perfecta convivencia entre ambos pueblos. El logro de caminar tantos años de forma unitaria, manteniendo, eso sí, cada uno sus peculiaridades, y de soportar cambios y momentos duros de la historia. Es la defensa común, la participación de ambas poblaciones la que ha logrado, y sigue logrando, que se conserve viva y latente esa historia y que avance a paso mucho más firme que en otros lugares de nuestra geografía.

Nunca he creído en fronteras, al menos tal y como se traducen en las lindes y los mojones de nuestros pueblos. Y soy de una zona donde los litigios han sido el pan de cada día entre los diversos núcleos rurales, de Covaleda. Y son múltiples los juicios en que la historia ha sido testigo entre este y los pueblos vecinos siempre por esas cuestiones territoriales, de pastos y de usufructo.

Por eso no dejo de asombrarme, y de verlo con sana envidia, de vuestro logro, vecinos de San Andrés y Almarza, de Almarza y San Andrés, para tener "el derecho igual al usufructo de la dehesa de la Mata -"la dehesa de los cuatro lugares"-, el monte, las ordenanzas comunes sobre riegos y el mutuo derecho a la pila de Santos Nuevos". Y, por encima de todo, la total ausencia de documentos de litigio, la perfecta unión a lo largo de estos casi 700 años. Pues pienso que dejan verdadera constancia de la perfecta convivencia.

Podríamos hablar de historia, de esas fechas y momentos históricos, de esos documentos que fervientemente guardáis en el arca. Datos y cifras que forman parte de vuestra propia idiosincrasia, del privilegio de Alfonso XI en el siglo XIV; del primer libro de cuentas allá por el año de 1724; el cargo de los gastos del vino para los mozos dos años después; los distintos litigios con la Tierra de Soria, el Honrado Concejo de la Mesta y de tantos y tantos momentos documentados, libros y  leyendas en torno a vuestra tradición y que hoy, aquí, en esta frontera irreal, se mantienen testigos de lo que sois. 

Es el Arca, y esta ceremonia que hoy celebramos, el símbolo claro de que ambos pueblo sois capaces de custodiar, en perfecto hermanamiento, vuestra propia historia. Y hacerlo, además, con una carga sentimental digna de destacar y que nos llena de asombro a aquellos que podemos participar junto a vosotros. Pues son tradición y sentimiento, dos de los valores que mejor sabéis atesorar y que mantienen viva la propia esencia de vuestros pueblos.

Y es que sois, todos vosotros, además de herederos de los documentos que atesora este Arca de roble, los testigos presentes de lo que debe transmitirse al futuro, un futuro que se abre claro con todos estos niños y niñas que en breve serán ellos también portadores de tan singular archivo. Y aunque parte de camino está andado queda ahora, aunque cueste más de lo que debiera, ampliar nuestros horizontes y unir, de nuevo, vuestras fuerzas y de aquellos que nos asomamos de soslayo, para lograr que de una vez por todas este traslado, esta ceremonia, esta fiesta comunal se convierta en Fiesta de Interés Turístico, regional primero y luego, porqué no, nacional.

 

El traslado del Arca, 2011

 

turix

lolaVolver a San Andrés      lolaVolver a Almarza     lolaVolver a index Pueblos

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com