A Pie por Soria

Ruta de la resina

Museo de la resinaEn el centro de la provincia de Soria, alrededor del río Izana y hasta su desembocadura en el Duero, y aún rebasándolo, se extiende una gran mancha de pinos resineros. En su día, allá por los años setenta del pasado siglo, la mala fortuna se posó sobre la resina, esa sangre transparente que sale del centro del tronco, en forma de competencia por bajos salarios y, sobre todo, por la sustitución de la resina por derivados de ella.

El hermoso pinar de Quintana Redonda, Tardelcuende, Matamala, Matute, Almazán, Berlanga... ya no ofrece la visión del tronco herido con la maceta colocada debajo para recoger las entrañas del árbol. Una parte de él se quemó hace unos años y se muestra ceniciento. Los más de cuatro millones y medio de miera, un millón sólo de Tardelcuende, que producía la zona, ya no se necesitan.

La fábrica de resina de la Concepción, en Matamala de Almazán, perteneciente a nobles apellidos sorianos (Martínez de Azagra, González de Gregorio, condes de la Puebla de Valverde...), y cuyo objeto social era la fabricación de colofonias, aguarrás y demás producos conocidos y por conocer susceptibles de obtener de las explotaciones forestales, hace años que dejó también de funcionar.

Museo de la resinaDe toda aquella industria floreciente y respetuosa con el medio ambiente, pues la resinación se hacía, fundamentalmente, a vida dejando así que el crecimiento del pino siguiera su curso, sólo puede visitarse un pequeño museo dedicado a la resina, ubicado en Matamala de Almazán, concretamente en el edificio de ladrillo rojo que un día albergara las escuelas. En ese recinto, ADEMA ha colaborado con otras instituciones para que lo que queda de la industria de la resina se vaya exponiendo y ofrecer al público un atractivo más, donde no es poco el propio pinar. Un laboratorio analiza los productos del sotobosque, hongos y setas, y un aula ofrece cursos micológicos apoyados por excursiones y búsqueda de, sobre todo, los abundantes níscalos. Un lugar acogedor y didáctico.

 

Cerca de este edificio pueden verse, en el recinto de la antigua fábrica de resinas de La Concepción (propiedad particular), unas magníficas secuoyas en un bosquecillo junto a las alargadas y extensas naves donde se trabajaban los productos del bosque.

Museo de la Resina, Matamala de Almazán

Merece la pena recorrer, aunque sea sólo por carretera, el pinar, siempre verde, produciendo la impresión de eterno verano en una tierra fría como la soriana. Abundan las fuentes y merenderos. Piscinas municipales hay en Quintana Redonda y en Tardelcuende, de las primeras que se hicieron en la provincia.

Se puede aprovechar el viaje para ver, en la cumbre de un pequeño otero, las ruinas de la iglesia románica de Osonilla (despoblado de Tardelcuende), lugar que tuvo industria relacionada con el bosque, señorío que fue de los Cereceda, regidores perpetuos de Soria e importantes ganaderos, hermanos del Honrado Concejo de la Mesta. En 1270 su topónimo era Osoniella, lugar pequeño (o dependiente de otro mayor, en este caso Osona) donde abundan los osos.


Iglesia románica de San Antonio, OsonaMuy cerca está  Osona, merece la pena el viaje sólo por visitar su iglesia románica de San Antonio. En Osona nació don Gervasio Manrique, maestro, inspector de escuelas, estudioso de variados aspectos de la vida soriana, como la casa pinariega, padre político del director de cine García Berlanga y abuelo del compositor musical Carlos Berlanga. Por los alrededores, donde discurren los ríos Castro y Fuentepinilla, la modernidad de una granja de avestruces ha suplantado a la antigua industria de la miera.

Muy cerca está Fuentepinilla, del señorío de los Abrantes, con casona gótica (siglo XVI) mandada construir por los Zúñiga, rollo más moderno, y un puente sobre el río Andaluz o Fuentepinilla, de cantos rodados, si no romano, al menos romanizado.

El Duero pasa cerca, por Andaluz, donde se le une en la magnífica dehesa el río que da nombre al lugar, o al revés, que esto de la toponimia es algo complicado. Y lo hace bajo un puente romano muy cerca del portillo, también llamado de Andaluz, capricho geológico llevado a cabo con tesón durante miles de siglos. Como una sierpe puede verse el río desde la iglesia porticada románica, en la parte alta del pueblo.

Rollo gótico de Berlanga de DueroY ya que estamos aquí apenas nos cuesta ocho kilómetros llegarnos a Berlanga, villa tan visitada y querida, lugar pleno de historia y monumentos que merece muchas letras, más de las que ya les hemos dedicado desde nuestra página. Pero aunque reiteradamente visitada, es necesario ir de nuevo, pues hace pocas fechas su magnífico rollo gótico ha cambiado de lugar ofreciéndose al visitante con toda su belleza y filigrana. Un edificio cambió también su fisonomía en Berlanga, convirtiendo las ruinas en una magnífica posada que ha mantenido el nombre popular “Los leones”, en alusión a los dos animales tumbados en el dintel, con las armas de los Enríquez en la puerta. Perteneció al marqués del Surco, muy vinculado a la villa de los Frías.

Una mañana, apenas cuatro horas, ha durado esta gran ruta, presentada en dos folios, pero que puede ampliarse con tantos otros como hemos escrito sobre todos y cada uno de los lugares que mencionamos. Hemos recorrido unos cien kilómetros de la siguiente forma: Soria-Quintana Redonda-Tardelcuende-Matamala. Primera parada con visita al museo de la resina. Desde Matamala nos hemos acercado a Almazán, pues es visita obligada para nosotras el bar de Paquita, para beber unos buenos vinos de la frasca acompañados por un verdel o un plato de chorizo de la olla. Desde Almazán a Berlanga, donde, además de fotografiar la nueva ubicación del rollo gótico, era prescriptivo tomar otro vino en la Posada de los Leones, para comprobar la magnífica restauración, o en Casa Vallecas para saludar a los amigos. De vuelta, Andaluz-Fuentepinilla-Osona-Osonilla- Quintana Redonda-Soria. No se puede pedir más.

© Isabel Goig

 

Soria pueblo a pueblo: Almazán Andaluz Berlanga de Duero Fuentepinilla Matamala de Almazán  Quintana Redonda Tardelcuende

Ruta del tren Soria-Almazán

Gervasio Manrique

blog Tierra de Fuentepinilla
Viaje a Izana, en el blog de Juan Carlos Menéndez
  La resina en el museo de Talveila, en soriaymás
 
Web de Tardelcuende
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes y Manantiales de Soria

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Palacio de Brías
Albergue-Refugio "El Palomar del Risco"

VOLVER Volver a Rutas por las Comarcas

Recuerda, tenemos más rutas:

El Sur Provincial (1)
El Sur Provincial (2)
El Sur Provincial (3)
Tierras Altas o Sierra del Norte (1)
Tierras Altas o Sierra del Norte (2)
Tierras de Almazan
Tierras del Burgo
Comarca de Caracena (1)
Comarca de Caracena (2)
Sierra de Montes Claros
Sierra de Montes Claros o del Alba
Quintana Redonda y sus barrios
El Campo Taranz
Tres ríos para cuatro pueblos
El caserío de Algondrón
"El Valle" de los ríos Razón, Razoncillo y Tera
Ruta de la resina
Altos de Barahona
Por antiguas tierras sorianas
Rutas por los Ríos
Rutas por los Humedales
Rutas por las Comarcas
Rutas de la Despoblación
Rutas Vías Romanas
Rutas del Románico y el Gótico
Rutas Literarias
El Tren en Soria
Los Caminos de Santiago en Soria

Volver a A pie por Soria

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com