A Pie por Soria

Por la Comarca de Caracena (2)
(Retortillo-Madruédano-La Perera-Modamio)

por Javier Mozas Hernando

Retortillo de Soria Comarca de Caracena (1) 

Continuamos en las parameras sorianas, al sur oeste de la actual provincia de Soria, justo en el límite con Guadalajara. La distancia a recorrer entre cada pueblo propuesto es de unos cinco kilómetros, con lo que no se hace pesado si se reparte bien en un día.

El paisaje de esta zona, contiene una gran dureza en cuanto a sus condiciones climáticas para vivir en ella: en invierno se hace insoportable el frío, siendo una de las zonas más frías de la península; mientras que en verano, el calor es bastante acusado.

Pero a la vez sus paisajes son de una gran belleza, debido a los grandes contrastes existentes: la combinación entre el llano de los valles que es un mosaico de cultivo de cereal (trigo, cebada y girasol principalmente), y los cerros y montañas que arropan estos pequeños valles, que son las últimas estribaciones de las sierras de Ayllón y de Pela, que enlazan a su vez con el final de un ramal del Sistema Ibérico.

Esta segunda ruta comienza en Retortillo de Soria, el último pueblo de la provincia de Soria, que se encuentra en la confluencia de cuatro carreteras importantes.

Retortillo de Soria

La primera es la carretera comarcal que va de Norte a Sur desde El Burgo de Osma; la segunda, que es la continuación de la primera, vendría desde Atienza (en Guadalajara); la tercera, procede de la carretera provincial que pasa por Montejo de Tiermes; y la cuarta empieza en Medinaceli y atraviesa Barahona hasta llegar a la primera carretera comarcal. La importancia como zona de paso viene atestiguada desde la época romana, de la que se han encontrado restos de una calzada romana que uniría Termes y Segontia (Sigüenza).

Retortillo es el pueblo más grande de la comarca, y se manifiesta en que es la sede del término municipal y del término parroquial. Se cruza un puente y se entra en la población por una calle moderna.
Ya en la plaza principal, el caminante se dará cuenta de que está inclinada, lo que demuestra la capacidad de adaptación al terreno a la hora de urbanizar.

Volviendo por la calle abajo, y cruzando la plaza, se llega a la otra puerta de la muralla, mucho más solemne y orgullosa de su pasado señorial. La fuente de este pueblo mana agua proveniente de un manantial natural que es el nacimiento del río Talegones. Se sale por una senda que va a parar a la segunda ermita de la población, la de la Virgen del Prado. Por detrás de ese montículo hay situado un camping para alojarse. En el valle del río Talegones se pueden admirar pinturas rupestres del Eneolítico.

Saliendo de este pueblo, y en diagonal entre El Burgo de Osma y Montejo de Tiermes, hay un camino que nos llevará a la ermita de San Miguel de Lérida, sobre un cerro. Esta ermita era la antigua parroquia de un antiguo poblado llamado curiosamente Lérida (del que no sabemos si tenía relación con la actual ciudad de Lérida, en Cataluña). Llegó a ser capital del Condado de Lérida, que abarcaba también a Retortillo. Pero en la actualidad sólo quedan como restos del antiguo poblado las tejas rotas de las casas, y la ermita entera. Cuenta la leyenda, como otras de esta comarca, que el pueblo fue destruido por las hormigas.

Siguiendo el camino natural que se abre por entre las montañas, había un camino que se ha ido borrando con el paso del tiempo. Este enlazaba con Madruédano, que es el que debemos de coger, en la diagonal entre El Burgo de Osma y Montejo de Tiermes.

Madruédano 

En esa misma dirección, y a unos 5 kilómetros de distancia, llegaremos al cerro de "San Cristóbal", fácilmente distinguible a larga distancia por ser de los más altos de la zona, y con un punto geodésico en su cima (a 1.363 metros). Es curioso el nombre de este cerro, que puede que provenga de algún posible lugar de veneración, quizás de la época antigua, y que con el paso del tiempo se halla cristianizado, ya que no se ha reconocido ninguna estructura en la superficie, al menos hasta ahora. Desde su cima, se puede admirar una bella y lejana vista, como la alargada silueta del castillo de Gormaz.

Bajando por la derecha (siguiendo los postes de luz hasta girar a la izquierda en el camino de tierra que se cruza cerca de un pequeño barranco), se llegará al pueblo por la parte de atrás. A la izquierda quedan una de las naves ganaderas más grandes ganaderas de Europa (al menos así era cuando se construyó hace más de una década). En la actualidad, es seguro que han sido superadas en tamaño, pero no quizás en la calidad de las chuletas de sus corderos.

Por el camino que baja hacia la derecha, llegaremos primero a la ermita de la Virgen del Val, construida en la época moderna, y con constancia documental desde, al menos, el siglo XVII. En la actualidad es el cementerio del pueblo. Siguiendo el camino están situadas la poza y la fuente. La poza o lavadero era el sitio público en donde se acudía a lavar la ropa a mano (en la actualidad, con las lavadoras, casi nadie acude a lavar). De la fuente emana agua encauzada directamente de un manantial cercano. Recomendamos beber de las fuentes de cada pueblo por el que se pase.

Nos adentramos en el pueblo, y enseguida llegaremos a la plaza mayor, en la que está el frontón, en una pared enorme que sirve para sujetar una terraza alta sobre la que se sitúa la iglesia, y en el que se practica el juego de pelota a mano, tan típico de estas tierras. Justo enfrente, subiendo unas escaleras, el bar, que sólo abre en ciertas épocas del año.

Subiendo por la calle arriba, y torciendo a la derecha, llegaremos a una plazuela en la que se alza majestuosa la iglesia parroquial de San Quirico y Santa Julita, dedicada a dos santos mártires del Norte de África de los que no se sabe el porqué de su advocación tan lejana. Esta iglesia, según su estilo arquitectónico de románico de repoblación, data de los siglos XII-XIII. Hay que recordar que estas tierras serían incorporadas al reino de Castilla en la segunda mitad del siglo XI, y que es de los pocos pueblos que conserva la documentación parroquial desde el Concilio de Trento (siglo XVI).

En la fachada lateral se pueden observar huellas de, al menos, tres reconstrucciones. Tiene una galería porticada románica de tres arcos que descansan sobre columnas simples y dobles, y que da paso a una puerta de estilo neoclásico. El interior de esta iglesia guarda tres hermosos retablos de la época moderna, que quizás sustituyeron a otros de época medieval desaparecidos por alguna desgracia.

Se puede subir a la cima del cerro sobre el que se asienta el pueblo, llamado "El Castillo". Tiene forma de esfinge, y su nombre es evocador de un lugar ya habitado con anterioridad, posiblemente de época romana. Aunque es segura la presencia de visigodos en este término.
Bajando por la plaza, cerca de su acceso por su carretera, hay un segundo camino por el que se accede a la ermita de la Virgen de las Angustias, y una cruz de madera a medio camino que nos indica el camino a La Perera. Esta ermita, como la anterior, también es de época moderna, con documentación del siglo XVII.

Es de los pocos pueblos de esta comarca que tiene dos ermitas, a parte de la iglesia, lo que demuestra la gran importancia económica que llegó a tener en época moderna quizás gracias a la Mesta. Y en verano mantiene su importancia celebrando dos días de fiestas (con procesión, misa y orquesta), en la primera semana de agosto. Es de destacar el volteo manual de la enorme campana de la iglesia el primer día de la fiesta mientras se celebra la procesión, llevada a cabo por los mozos de la población.

La PereraSiguiendo ese camino indicado, subiremos un pequeño cerro, y desde entonces no pararemos de bajar con constantes curvas hasta llegar a La Perera en algo menos de una hora de camino tranquilo. Poco antes de llegar, a la derecha, se puede acercar al arroyo de Fuente Arenaza para beber agua (aunque hay quien no lo recomienda), y que es capaz de mover la rueda de un molino que aún perdura.

Por la calle principal se sube a la iglesia parroquial de Santiago, recientemente restaurada, y que todavía conserva su portada románica (siglos XII-XIII). Saliendo del pueblo está la poza y la fuente, un poco más pequeña que la de Madruédano, pero también con buena agua. Si continuamos por la carretera, pasando el molino, llegaremos a unos hermosos parajes de risqueras inclinadas, casi totalmente en vertical.

Volviendo por el camino de entrada, y poco después de pasar el camino que conduce al arroyo, en vez de regresar por el camino de la derecha, lo haremos por el de la izquierda, a los pies del cerro "El Tallar", con forma alargada. Al final de dicho cerro, y principio del cerro que hay a continuación, el cerro "Otero", está el manantial "Sotillos".

Modamio

Asociación Modamio Recupera 

ModamioAl otro lado del cerro "Otero", tras seguir por un camino de tierra perfectamente delimitado, se encuentra el pequeño pueblo de Modamio. En la actualidad es de los pueblos que más ha sufrido la emigración ya que está casi deshabitado.

En la plaza mayor, en la que había un enorme olmo centenario pero que se secó por enfermedad, da la fachada de la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Natividad, que acaba de ser rehabilitada al culto y restaurada arquitectónicamente en verano del año 2000 por la dinámica asociación MODAMIO RECUPERA. Esta misma asociación se encarga desde el año 1998 de celebrar las fiestas patronales los días 12 y 13 de agosto.

Amojonamiento en el lugar de Modamio

También este pueblo tiene poza y fuente, de la que también recomendamos beber, que están situadas a la salida del pueblo, antes de subir el cerro "Otero". Si quieres, puedes llegar hasta la cima de este cerro y disfrutar de las vistas, y de la sombra de sus árboles.

Tomando el camino a Madruédano, y sólo salir del pueblo, a mano izquierda se encuentra un camino de tierra bastante bien trazado en la zona más baja de un valle, que curiosamente en su última zona, cuando gira este camino a la izquierda, tiene por nombre "Carralérida". No hemos de girar, sino seguir recto y atravesar el monte hasta llegar al "Mojón de Pedro", y bajar nuevamente por entre los montes hasta regresar a Retortillo.

Las rutas en total pueden suponer poco más de 20 kilómetros (es una cifra aproximada ya que las gentes de estos lugares no están acostumbradas a medir las distancias entre pueblos por kilómetros sino por horas).

© Javier Mozas Hernando
jamoher@alumni.uv.es

 

Amojonamiento en el lugar de Modamio
por José Vicente Frías Balsa

Retortillo de Soria   Caracena

Comarca de Caracena (1) 
Ruta del románico: Tierras de Caracena
Despoblado: Santa María del Val
Caracena. La ecología desconocida, Fernando Sanz Antón

Caracena, en el blog de Juan Carlos Menéndez
Caracena de Nicolás Rabal - Ángel Almazán
Yacimiento de Tiermes - Asociación de Amigos del Museo de Tiermes
CASTILLOS DE SORIA de Jaime de Sosa Castillos de Soria--> Caracena - Retortillo de Soria
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Caracena Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Retortillo
Cumbres de Soria - San Cristóbal

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

VOLVER Volver a Rutas por las Comarcas

Recuerda, tenemos más rutas:

El Sur Provincial (1)
El Sur Provincial (2)
El Sur Provincial (3)
Tierras Altas o Sierra del Norte (1)
Tierras Altas o Sierra del Norte (2)
Tierras de Almazan
Tierras del Burgo
Comarca de Caracena (1)
Comarca de Caracena (2)
Sierra de Montes Claros
Sierra de Montes Claros o del Alba
Quintana Redonda y sus barrios
El Campo Taranz
Tres ríos para cuatro pueblos
El caserío de Algondrón
"El Valle" de los ríos Razón, Razoncillo y Tera
Ruta de la resina
Altos de Barahona
Por antiguas tierras sorianas
Rutas por los Ríos
Rutas por los Humedales
Rutas por las Comarcas
Rutas de la Despoblación
Rutas Vías Romanas
Rutas del Románico y el Gótico
Rutas Literarias
El Tren en Soria
Los Caminos de Santiago en Soria

Volver a A pie por Soria

 

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com