A Pie por Soria

Amojonamiento en el lugar de Modamio

por José Vicente Frías Balsa

El lugar de Modamio, que dista treinta y tres kilómetros de El Burgo de Osma y noventa de Soria, perteneció a la Comunidad de Villa y Tierra de Gormaz y, por ello, gozó de los fueros y privilegios concedidos por el conde de Castilla Fernán González a las Tres Casas de la Olmeda, mancomunidad integrada por la ciudad de Osma, las villas de San Esteban y Gormaz, así como los lugares de cada una de sus jurisdicciones. 

Geológicamente, como ha escrito Blasco Jiménez, el terreno es un tanto silíciceo, menos en el cerro que lleva el nombre del lugar, que corresponde al jurásico apoyado en triásico y recubierto por el cretácico. Tiene una fuente de dos caños, para abastecimiento del vecindario, que en 1752, lo formaban veinticinco vecinos y medio. Su parroquial, dedicada a la Natividad de Nuestra Señora y edificada sobre la base de un edificio románico, estaba incluida, en el siglo XVIII, al arciprestazgo de Gormaz. Pero vayamos al tema. En el capítulo de sus hijos ilustres cabe citar a Agapito Alpanseque y Blanco autor, entre otras composiciones, de la Vida y Milagros de San Pedro de Osma en romance,(Aranda de Duero, 1917) 

Don Miguel Paredes de Hita, clérigo de órdenes menores, natural de la villa de Barca, doctor en Sagrada Teología, catedrático de Filosofía Moral en la Real Universidad de Santa Catalina, de Osma, era, en 1788, capellán de la capellanía que, en la insigne iglesia colegial de la villa de Berlanga de Duero, había fundado doña Baltasara de la Torre. 

La fundadora, para dotación de la capellanía y para levantar las cargas inherentes a la misma, había dejado, en Modamio, diferentes tierras de pan llevar y otros bienes raíces, que hacía mucho tiempo no se habían apeado, amojonado ni deslindado. Por ello, como nos informan las Actas de sesiones de las Tres Casas de la Olmeda, se hallaban éstas y sus límites devorados y confusos, de modo que no se sabe con la claridad debida lo que legítimamente corresponde a dicha capellanía de lo que se puede seguir... graves perjuicios

Para evitar estos problemas el capellán solicitó a don Mateo Esteban, alcalde mayor de la villa de Gormaz por los marqueses de Camarasa y condes de Castro y de Rivadavia, ordenara proceder al apeo fijándose edictos en el rollo de la Plaza Mayor de esa villa y en la puerta de la Casa de Concejo de Modamio. En el edicto se mandaba que, dentro de nueve días, los interesados en los lindes de los bienes que se intenta apear, en común o particular, nombren apeadores por su parte.  

En el término señalado en el edicto, que en Gormaz se puso el 22 de septiembre de 1788 y en Modamio ocho días después, no se presentaron apeadores. Esta situación se comunicó a Paredes de Hita ordenándole nombrara una persona que, junto con don Manuel de Espeja y don Juan de Mingo, azadonero, vecinos de Modamio, procedieran a la fijación de límites. El catedrático nombró a don Domingo Bañuelos, también vecino del lugar, sujeto anciano y labrados inteligente en las cosas del campo, y manifestó estar pronto a exhibir los documentos que justificaban la propiedad de los bienes de la capellanía. 

El 13 de octubre de 1788 los apeadores aceptaron el encargo comprometiéndose a hacer bien y fielmente el apeo. El día siguiente, en Modamio, don Manuel Íñigo, regidor decano y teniente de alcalde mayor de Gormaz, por indisposición de don Mateo Esteban, inició el deslinde de las tierras, que se hallaban en los siguientes parajes: 1) En los Blanquizales del Camino de Modamio, 2 medias. 2) En el Barranco del Peujar del Partón, 4 medias. 3) En el mismo sitio, 2 medias. 4) En el Hondo del Llano, 2 medias. 5) En los Pendoncillos, 9 celemines. 6) En la Pradecilla, 3 medias. 7) En la Nava, 3 medias. 8) En Corral del Lomo, 5 medias. 9) En Valdeuznar, 2 medias. 10) En Corejuelas, 2 medias. 11) En Cerrada del Solado, 2 medias. 12) Un huerto en la Fuente Común, que antes fue prado, 9 celemines. 13) Otro y 28 medias y 3 celemines, etc.  

Pasados varios años, por lo que se refiere a don Miguel Paredes de Hita, éste llegó a ser, en 1822, vicecanciller de la Real Universidad de Osma, por don Juan de Cavia y González, obispo de Osma (1815-1831). También ocupó, en ese año y en el siguiente, el cargo de vicerrector y en 1830 figura como rector del centro universitario que había fundado, el 5 de agosto de 1550 por bula del Papa Julio III, Pedro Álvarez de Acosta, obispo de Osma (1539-1563). Pero esto es harina de otro costal.

© José Vicente Frías Balsa

VOLVER Volver a Comarca de Caracena (2)

VOLVER Volver a Rutas por las Comarcas

Volver a A pie por Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com