soria-goig.com

  Romanillos de Medinaceli

 

Nuestra Identidad

 

Cánticos de Semana Santa

Miguel Valladares García,
Primitiva García y
Mª Ángeles Valladares Ramírez

 

 

DOMINGO DE RAMOS

Jesús que un día entro
triunfante en Jerusalén,
Por Mesías le aclamó
Todo un pueblo en tropel

A recibirle salieron
con muchos ramos y palmas.
Jazmines y violetas
se sembraban por las calles
por donde el Señor pasaba
se abrían todas la puertas.

Las calles se entapizaban
con muchos ramos y telas
las capas se las quitaban
tirándolas por la tierra
por donde el Señor pasaba.

Fueron muchos los Obsequios
y grande el recibimiento,
de nuestro Padre amoroso
Santo, Santo Rey del cielo
Santo -repitieron todos.-

Y todos en procesión
le seguían muy contentos,
no te cause admiración
hasta los niños de pecho
alababan al Señor.

Con sus lenguas tiernecitas
quitándose de mamar,
gritaban viva el Mesías
el que viene a rescatar
nuestras almas este día.

Con grande triunfo y amor
hasta el templo le llevaron,
y las puertas se cerraron
pero las abrió el Señor.

Los Judíos se pasmaron
cese ya vuestro gemido,
Patriarcas y Profetas
pronto seréis redimidos.

Abre tus puertas en par
a Dios que nació en Belén
puedes tu dicha alcanzar
recibe en Jerusalén
al que te viene a salvar.

Dos entradas se le hicieron
con notable variedad;
el Domingo entró con palmas
y volvió el Jueves a entrar
con las manos maniatadas.

Murieron en la cruz, expiran
nuestras culpas con anhelo
y esa Cruz infame un día
fue las llaves con que abría
Jesús las puertas del Cielo.

En este día primero
de la semana Mayor,
el cristiano verdadero
se prepara con fervor
a celebrar sus misterios.

Por vuestra triunfante entrada
Jesús en Jerusalén,
concede al alma agobiada
y la contrición deseada
y después la Gloria.

AMEN

JUEVES SANTO. EL LAVATORIO

El Ministro del Señor
dando ejemplo de humildad
a estos niños como apóstoles
los pies les van a lavar.

Cual humilde y amoroso
toma una blanca toalla,
el Señor y pone al hombro
toma vacía con agua
para hacer el Lavatorio.

Púsose a los pies de Pedro
el Señor para lavarlo,
y al punto arrojase al suelo
diciendo Maestro amado
eso yo no lo consiento.

Los pies no me lavarás
dice Pedro con tristeza,
pues si tienes impureza
de mi parte no tendrás.

Vos sois un Señor tan grande
y yo cual vil gusanillo,
primero prefiero que antes
sea de fieras comido
que consentir que me laves

Le miró el señor y dijo:
"si no te dejas lavar
no me tendrás por amigo
ni menos podrás gozar
del eterno paraíso".

Si pues con tanta nobleza
los pies tu quieres lavarme,
tendrán también que limpiarme
las manos y la cabeza.

Al punto arrojóse al suelo
diciendo "lava mis pies
y todo mi cuerpo lava
Señor aquí me tenéis"
vuestra voluntad se haga

Acabada esta pendencia
y una vez todos sentados,
a sus hombres admirados
Jesús les dio esta sentencia

Hago yo con los humanos
esto que tanto admiráis,
por que vosotros lo hagáis
también con vuestros hermanos

LA PASIÓN DEL SEÑOR

Sale con la Cruz acuestas
y como era tan pesada,
tres veces cayó en el suelo
Su aliento se desmayaba
Temerosos no muriera
en aquella vida amarga.

Buscaron a Cirineo
que en su carga le aliviara
Por el rostro de la sangre
seguía llorando el Alba.

La más amorosa Madre
del dolor atormentada.
En la calle La Amargura
con el Corazón le habla.

Tu madre soy Jesús mío
verme aquí desconsolada.
Agobiada por la pena
fue siguiendo la jornada
de su querido Jesús
sin que nadie le estorbara.

Llegaron al sitio donde
fuertes verdugos le aguardan
unos la Cruz le tomaron
y otro sus vestidos rasgan.

Y con aquel fiero trato
que al paciente Jesús daban
renovaron las heridas
de sus lastimosas llagas.

Sobre la Cruz le tendieron
sus brazos descoyuntaron
Clavados de pies y manos
en alto la Cruz levantan.

Rogó por sus enemigos
A Dimas le perdonó.
A San Juan Evangelista
su madre le encomendó.
Sed tengo dijo! y le dieron
los judíos inhumanos,
a beber hiel y vinagre.

Era su sed de salvarnos
He acabado Jesús dijo.
La obra de la Redención.
En tus manos sacrosantas
mi alma entrego y Expiro.

Para ver si era difunto
Longinos que está de guardia
se arrimó al crucificado
y el pecho hirió con su lanza.

Su costado dejó abierto
y de él salió sangre y agua
que sirvió para lavar
las manchas de nuestra alma.

Todas las cosas sintieron
la muerte del Redentor,
y llorando a su modo
con amargura y dolor.

El templo rasgó en dos partes
Y los sepulcros se abrieron
los muertos resucitaron
y las piedras se rompieron.

Lleno la luna de sangre
quedó sin luz el Sol.
Todo el mundo se estremece
Y el pecho del hombre no.

Lloremos amargamente
con el alma y corazón
al pie del crucificado
que por nosotros murió.

Contemplemos pecadores
al pie de la Santa Cruz,
a la madre de Dolores
viendo pendiente a Jesús.

Sigamos con lentos pasos
a las piadosas Marías
sollozando amargamente
la muerte de su Mesías.

Pasadas algunas horas
Que Cristo en la Cruz estaba
El justo de Arimatea
a Pilatos suplicaba.

Para enterrar a Jesús
su licencia le otorgaba,
y también pidió licencia
a la Madre soberana.

De la Cruz le descendieron
y en una sabana blanca.
En los brazos se lo ponen
de su Madre Inmaculada.

Aquí fueron los suspiros
la madre desconsolada
toda de pena enmudece.
Sin poder hablar palabra

¡Mirad, madres de familia!
de la Virgen el quebranto
si este fuera vuestro hijo.
¿Cuál sería vuestro llanto?.

Mirad a Jesús difunto
Mirad a su sepulcro nuevo
y a su Madre en soledad
atormentado su pecho.

Acompañemos su llanto
Por tan acervo dolor
Pidamos a Madre e Hijo
En fervorosa ORACIÓN.

Que la hora de la muerte
nos eche su bendición
y llevar a nuestras almas
a la celestial mansión.

DESPEDIDA EN LA ERMITA

Hoy es el alma de tristeza
tan amarga despedida
que la Madre de pureza
hizo de Jesús su vida.

Postrada ante su grandeza
Contempla cual dolorida
Nuestra Madre soberana
llorando se despedía.

Del hijo de sus entrañas
Y de esta suerte decía:
¡A Dios Jesús amoroso!
¡A Dios claro Sol del alma!
¡A Dios celestial esposo
de mi virginada palma!
de mi vientre fruto hermoso
¡A Dios lucero inmortal
a Dios lumbre de mis ojos
que me dejáis cual rosal,
entre espinas y entre abrojos
y en una vida inmortal.

Hijo que a morir te vas
¡A Dios fin de mis suspiros
ya no te veré jamás
pues nací para serviros,

Y para penar no más
¡A Dios Virgen Dolorosa!
Que con tan inmenso
lloráis en ver a tu hijo
en el sepulcro ya muerto.

No lloréis Virgen piadosa
aunque se va vuestro amor
antes que pasen tres días
volverá a verse con vos.

LA PASCUA
DÍA DEL ENCUENTRO

Romped esa voz doncellas
para dar los buenos días
a la Reina Soberana
y a la Princesa Maria.

Sacristán y monaguillos
abrid las puertas abrid
que la Virgen del Rosario
a fuera quiere salir.

Coged doncellas la Virgen
¿a dónde la llevaremos?
a la calle la Amargura
donde su hijo encontraremos.

Coged doncellas la Virgen
poco os podrá pesar
con su poder infinito
ella os ayudará.

Levanta Paloma Blanca
de esa mesa de nogal
que ha resucitado Cristo
y le vamos a buscar.

Ya sale la palomita
de su lindo palomar
ya sale blanca y hermosa
y a su hijo va a buscar.

La princesa de los cielos
madre del verbo divino
cometida en humildad
fue a confesar un domingo.

No porque había pecado
ni lo supo ni lo dijo
por cumplir con el precepto
que manda su amado Hijo.

Ya se arrodilla a los pies
de su confesor divino
Hijo de Santa Isabel
primo segundo de Cristo.

Padre para confesar
es menester grande aviso
guiar por los mandamientos
que es verdadero camino.

En el primero me acuso
como a Dios quiero y sirvo
el segundo no jurar
se lo tengo prometido.

En el tercero las fiestas
es lo que mas me ejercito
en visitar las Iglesias
las fiestas y los Domingos.

En el tercero las fiestas
es lo que más me ejercito
en visitar las Iglesias
las fiestas y los Domingos.

En el cuarto que mis padres
los he honrado y querido
en el quinto que he matado
el pecado entrometido.

Ya visteis todos el viernes
el Sol triste y vacilante
y esta mañana los veis
alegre hermoso y brillante.

Ya viene la luz del día
ya asoma el claro lucero
a buscar su amado Hijo
con todo este amado pueblo.

Por allí vienen los hombres
con el lucero del día
y por aquí las mujeres
con su madre que es María.

Por ahí viene Jesús
por aquí viene su Madre
échese la gente a un lado
que desean saludarse,
que no se han visto otra vez
Desde el jueves por la tarde.

¡Oh, que soberano encuentro
tan colmado de alegría
como Jesús y su madre
celebran en este día.

Andar compañeras mías
de rodillas por el suelo
hacerle la reverencia
al Hijo de Dios eterno.

Quítale el luto a María
que ese luto es muy pesado
que no hay razón que lo lleve
que Cristo ha resucitado.

Si te lo vuelvo a decir
ese renegrido velo
que sale el Sol con sus rayos
Por todo el mundo ascendiendo.

Volvamos para la Iglesia
con la sagrada María
la hemos sacado de luto
y la traemos de alegría.

Vuélvase la procesión
vuélvase Cristo triunfante
vuélvase el árbol mayor
a la Iglesia militante.

Vuelva la Blanca Paloma
a su lindo palomar
extienda su lindo vuelo
a plantarse en el altar.

Coger señores las andas
la procesión vaya andando
con el hijo y con su Madre
las aleluyas contando.

Aleluya, Virgen pura
aleluya sol dorado
hoy es el triunfante DIA
que Cristo ha resucitado.

Quien es esa Capitana
que va por el cementerio
es la Virgen del Rosario
abogada de este pueblo.

Las puertas son de nogal
y los cercos son de pino
por ellos pasa la Virgen
también su amado hijo.

Tomemos agua bendita
mis compañeras y yo
subamos la Iglesia arriba
al pie del altar mayor.

Quien es esa gran Señora
que va cercada de flores
es la Virgen del Rosario
amparo de pecadores.

Que bien le caen a la Virgen
las flores en el vestido
que bien le caen a la Virgen
el Dios Señores contigo.

Postrémonos de rodillas
mis compañeros y yo
postrémonos de rodillas
digamos la contrición.

Ya no quiero cantar más
ni queráis cantar ninguna
que se suba el sacristán
a cantar a la Tribuna.
 

FIN

MIÉRCOLES SANTO

Miércoles Santo salió
Judas con falsos intentos,
a casa Caifás entró
y junto a los fariseos
de este suerte les habló.

Príncipes que es lo que hacéis
estáis de Jesús tratando
y como le prenderéis
yo lo pondré en vuestras manos
si algo me prometéis.

Y si no lo conocéis
una señal también dejo,
para que sepáis quien es
aquel que yo le dé un beso
es al que habéis de prender.

No penséis que esto es engaño
de mi maestro mal dije,
boca, lengua, pies y manos
respondió el falso concilio
"treinta dineros te damos".

Dice Judas muy contento:
pero tengo algún recelo,
y el alma se me inquieta
y junto a mis compañeros
me han de dar la muerte adversa.

Judas no tengas temor
así todos respondieron,
que soldados de valor
bien armados te daremos
para prender al Señor.

Fue donde estaba la Virgen
y con una risa falsa
le dice ¿De que te afliges?
si conmigo solo basta
para que tu Hijo se libre.

Del gozo que recibió
aquella Virgen sagrada,
de cenar muy bien les dio
fue la cena tan colmada
que en ella nada faltó.

Pilatos dio la sentencia
y la firmó con su mano,
para que Jesús muriese
en una Cruz enclavado.

Ya lo suben, ya lo bajan
por la calle "La Amargura"
atado de pies y manos
y amarrado a una columna.

Por ventanas y balcones
todo el mundo se asomaba,
y al ruido de los sayones
"que muera Jesús clamaban".

A la voz de un pregonero
que en altas voces decía:
"Muera Jesús Nazareno"
¡oh! ¡Judas falso traidor!

Tu pagarás el pecado
de haber vendido al Señor
en quien todos confiamos.
Que nos dé la salvación.

CANTO JUEVES POR LA NOCHE

Jueves por la noche fue
cuando Cristo enamorado,
quiso darnos de cenar
su Cuerpo Sacramentado.

Sentóse Cristo en la mesa
con todo el Apostolado,
tomó con su mano diestra
un pan y fue consagrado
que a todos les repartiera.

A la cena del Cordero
todos están convidados,
todos al convite acudan
con petición y Eficado.

El Señor que nos convida
es tan noble y tan bizano,
lo que le dieron sus padres
en el convite lo ha echado

Pan vino muy preciosos
que conforta y de la vida,
aquel que se llame dudoso
al primer trago derriba.

Y han de saber convidados
que con ser la mesa rica,
todos cenan en un plato
y menester manos limpias.

Si alguno manchado viene
disimula al que convida,
aquel lo ha de pagar
aunque sea en la otra vida

FIN

EL ENTIERRO DE CRISTO

¡Oh que triste es el entierro
de nuestro amado Jesús
que por culpas y no suyas
quiso morir en la Cruz…!

Las campanas se callaron
la tierra vistió de luto
y hasta las piedras lloraron
al ver a Jesús difunto.

Entre las nubes obscuras
Oculta el Sol sus ardores
las estrellas y la Luna
no tienen hoy resplandores.

La noche cubre de luto
la ladera del Calvario
y el templo pesar mostró
su Santo velo rasgado.

Las maldades de los hombres
luces del cielo apagaron
pues cuando la luz es muerta
muere la luz de los astros.

¿Dónde están tantos enfermos
como Jesús ha curado?.
Su madre y otros dos hombres
tan solo le han enterrado.

Aunque ayer noche cenaron
con el doce convidados
tan solo ahora le acompañan
Juan el discípulo amado.

Mientras que ungüentos y aromas
ungen el cuerpo llagado
van los ojos de la Virgen
mirra amarga deshablando.

Lleva el hijo difunto
en sus doloridos brazos
y con sus hondos suspiros
va amargamente llorando.

En sepulcro ajeno entierran
a Cristo Crucificado
pues para solo tres días
basta un sepulcro prestado.

Alma bien puedes amar
a Jesús tu enamorado
que yace por tus amores
sin vida y ensangrentado.

Mira sin luz a la Luz
sin vida a quien te la ha dado
condenado el Salvador
por salvar al condenado.

Mira por ti a Jesús muerto
Y que muerto y enclavado
Te dice ¿hoy esposa mía
aunque me has muerto te amo?

Entraré en sus heridas
Pero esta sangre brotando
a voces me está diciendo
que soy yo quien se la ha dado.

Yo te perdono la muerte
si lloras por tus pecados
que estoy para perdonarte
aunque muerto no cansado.

Si te remuerden tus culpas
desando el camino andado
que será hacer de tus hierros
otra lanza y otros clavos.

Acabase con mi muerte
tus culpas y mis agravios
por que el ofender a un muerto
nunca es de buenos cristianos.

Si sangre mana mi cuerpo
que me hizo el hombre pecando
es para que tus heridas
las puedas curar llorando.

Ámame tu como debes y
Viviremos entre ambos
Tu enterrándote conmigo
y yo en ti resucitando.

CRISTILLO DESDE LA ERMITA A LA IGLESIA

Al salir de la ciudad
por las puertas judiciarias
se le pusieron delante
dos hermosas ciudadanas.

Hijas de Jerusalén
el Señor las consolaba
no lloréis por mi les dijo
sino lloréis por la causa.
vosotros que de esta suerte me tratan.

Llegaron al sitio donde
se ha de fundar la campaña.
Unos la cruz le tomaron
y mientras el hoyo cavan
la túnica le quitaron
a aquel cordero sin mancha.

Y por la fuerza le hicieron
las heridas renovadas
aumentando los dolores
y después quedan cerradas.

Con el rigor de aquel frío
de aquella noche pasada
la relevan con firmeza
sobre la Cruz le arrojaban.

Diciendo "tiéndete bien"
que esto has de tener por cama
esto es lo que has merecido
por tus enredos y tramas.

Aquí se verá quien eres
mira si de aquí te escapas
mientras barrean la Cruz
sufrió el Señor las infamias.

De los únicos sayones
ya no puedo numerarlos
ni a referirlos me atrevo
allá puedes cuando vayas
la Santa Cruz levantaron
y con grande grito y lanza
ya Jesús clavado en medio
con mucho añor y risalda.

Al pie de la Santa Cruz.-
Esta nuestra Reina amada
al otro lado San Juan
con las otras dos hermanas,

Maria y la Magdalena
de lagrimas anegadas
Cristo a su madre encomienda
y al discípulo que ama.

San Juan le dijo afligido
recibió a su madre amada
y Dimas el buen ladrón
que a mano derecha estaba
pidió de él se acordase
cuando allá el Reino vaya.-

SALVE EN LA ERMITA DE LA SOLEDAD

Dios te salve Reina y Madre
de misericordia llena
celestial vida y dulzura
puesto de esperanza nuestra.

Dios te salve a ti llamamos
desterrados hijos de Eva,
y a ti también suspiramos
gimiendo nuestras miserias.

En este angustioso valle
de lagrimas y de penas
¡ea, pues dulce Señora
Madre y abogada nuestra!

Vuelve a nosotros tus ojos
siempre llenos de clemencia,
y después de este destierro
muéstranos Virgen excelsa.

De Jesús fruto Bendito
que de su vientre naciera
para abrirnos con su sangre
de la salvación las puertas.

¡Oh! Clementísima Madre
¡Oh! Piadosísima Reina,
sin par misericordiosa
siempre dulcísima y bella.

Rogad por los pecadores
y alcanzar que digno sea
le partipan las gracias
de las divinas promesas.

De Jesucristo Dios nuestro
por siempre la Gloria eterna
Ya ha resucitado Cristo
ya se ha alegrado María
y ha triunfado de las penas
que en su corazón tenía.

Pues que ha resucitado
y a vuestro hijo tenemos
todos sean para-bienes
alegrías y contentos.

En tu santo corazón
Señora nunca habrá penas
Estará vuestra alma siempre
De virtudes toda llena.

Las virtudes Teologales
Señora a vos no hacen falta
que para subir al Cielo
el amor de Dios os basta.

Vos encendida de amor
le parecéis a la zarza
aquella en que Moisés
ardía y no se quemaba.

En tus pies esta la Luna
y en tu corazón el Sol
pues vos que sois la columna
que guía el pueblo de Dios.

Vuestro vestido es la Luna
vuestro calzado es el Sol
vuestro manto las estrellas
tu corona brilla al Sol.

Y también las Magdalenas
y las Marías se fueron
en busca de Jesucristo
y al amanecer volvieron
glorioso y resucitado
y triunfando del Infierno.

Que linda que estas Señora
por delante de ese altar
que seréis allá en la Gloria
¡oh! Vos Reina Celestial.

Que linda que estáis Señora
en esas andas de pino
que seréis allá en la Gloria
Madre del verbo Divino.

Quédate con Dios María
A dios Madre de la Gracia
A dios que ya te han cantado
Aleluya en alabanza.

Échanos la bendición
con tu mano la derecha
por si no volvemos más
a cantar a vuestra Iglesia.

FIN

FELICITACIONES DESPUÉS DE LA MISA

Por ser la primera vez
que en esto tomamos parte
sucedernos bien pudiera
nos falta memoria y arte.

Por eso en nombre de todos
que aquí oyéndonos están
si alguna falta notasen
nos la sepan dispensar.

Concede Felices Pascuas
a esta Católica Villa
paz y salud en la tierra
y en el cielo eterna vida.

Las jóvenes que cantamos
como viene de costumbre
le damos felices Pascuas
a toda la servidumbre.

Le damos felices pascuas
al Sr. Cura, primero
por enseñar la doctrina
y hacernos Santos y buenos.

También al Sr. Alcalde
le damos felices Pascuas
que dirija bien al pueblo
y dispense nuestras faltas.

A su digno Ayuntamiento
también a los alguaciles
les damos felices Pascuas
Y el servicio hagan felices.

También al Secretario
de este digno Ayuntamiento
felicitamos las Pascuas
las doncellas de este pueblo.

Les damos felices Pascuas
al Sr. Juez y suplente
al fiscal y al alguacil
se las damos igualmente

Al jefe de la Hermandad
Y a su junta en compañía
Les damos felices pascuas
con fervorosa alegría.

En nombre de la Hermandad
A los piostres y criados,
Por sus atentos servicios
Felices pascuas les damos.

Bendecid también Señor
en esta Pascua Florida
a nuestros queridos padres
y a nuestra amada familia.

Por ser en día de pascua
de inmemorable recuerdo
no tenemos en olvido
a los solteros del pueblo.

Muy copiosas bendiciones
amado Jesús envía
a los jóvenes solteros
y doncellas de esta Villa.

Y pedimos le otorgues
¡Oh! Jesús felices pascuas,
la piedad en sus costumbres
y una vida pura y Santa.

Y Por vuestra bendición
nuestra Madre Soberana
pedimos para los niños
al Señor felices pascuas.

Y yo por terminación
y por no molestar más
les damos felices pascuas
a todos en general.

Mis compañeras y yo
con esta nos despedimos
deseando salud y suerte
al pueblo de ROMANILLOS.

¡Oh! Gran Virgen del Rosario
saca tu mano de Luna
y échales la bendición
a los que hay en la tribuna.

¡Oh! Gran Virgen del Rosario
saca tu mano de orar
y échales la bendición
a todos en general.

Dispensen Uds, señores.
Por las faltas que haya habido
Mis compañeras y yo
Con esta nos despedimos.

FIN

CÁNTICOS AL REGRESAR DE LA ERMITA

Dulcísimo Jesús mío
colocado en el altar
para cantar este rato
licencia nos podrás dar.

Principianos a cantar
con tu licencia Señor
Gloria al Padre, Gloría al Hijo
Gloria al espíritu amor.

Los Ángeles te alaban
grandísima Trinidad
los serafines te cantan
noche y día sin cesar.

Como tórtolas alegres
venimos de rama en rama
si podemos alcanzar
de vos Virgen Soberana.

Ya se ha acabado la misa
los Ángeles van con ella
Dios quiera al Cielo suba
el alma de estas doncellas.

Señores, Vds. Perdonen
por las faltas que haya habido
Jesucristo al expirar
perdonó a sus enemigos.

Y con tu licencia sol
Y luna con tu licencia
Iremos dando las Pascuas
Ustedes tengan paciencia.

Volver a Romanillos

lolaVolver a index Pueblos

La Historia del "Pobre"  ●  Cancionero en honor del Santo Cristo de la Vega    Cánticos de Semana Santa  Coplas a Romanillos de Medinaceli    Cuatro Estaciones para una Aldeíta  ●  Fuentes de Romanillos de Medinaceli    Homenaje a los pastores    Poesías

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com