Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

Por el Río Merdancho
(Castilfrío de la Sierra-La Rubia-Renieblas)

 

Dicen que el río Merdancho nace en Castilfrío de la Sierra.

Castilfrío de la Sierra

No resulta este castro frío mal sitio para nacer, aunque resultaría más acertado decir que el río Merdancho es, como todos los ríos, muchos ríos y muchos arroyos y muchas fuentecillas y todos juntos, todos ríos merdanchos, forman el Merdancho a partir de Almajano.

Dehesa de La Rubia Por La Rubia, según el mapa 1:50.000, discurre con el nombre de "Viejo" y otro arroyito de agua que se le junta es conocido como "arroyo del Valle", aunque todos le llamen también Merdancho.

En la dehesa de La Rubia, a la cual se debe acceder con precaución por servir de pasto a numerosas vacas y caballos, este río forma pequeños meandros y cría, bajo el puentecillo de piedra, exquisitos berros. Entre vueltas y revueltas forma diminutos pradillos donde poder pensar, soñar o, sencillamente, dejarse mecer por el murmullo del agua deslizándose. Puede suceder que, suspendidos en este estado, se escuche una voz arcaica, unos sonidos a mitad de camino entre lo bucólico y lo humano, recorriendo varios kilómetros, tropezando con los suaves relieves y restallando en los oídos de los que escuchan. Se trata de Tacho, el ganadero de La Rubia, el propietario de esos animales pobladores de la dehesa, llamando a su rebaño, tratando de juntarlo y consiguiéndolo, para que trashumen apenas un kilómetro hacia el pasto de arriba.

Aparecen setas y hongos por esta dehesa, aunque no dan tiempo los rumiantes a que los humanos las cocinen para ellos. Cuando se acude a ver si hay suerte, de los champiñones y pie azul sólo queda el tronco. Sí es fácil ver los pedos de lobo, pero no son comestibles. No es tonto el rebaño de Tacho.

De La Rubia a Ausejo por el río Viejo

Puede fácilmente seguirse el curso del Merdancho hasta un puentecillo bajo la carretera que conduce a Pinilla de Caradueña, donde, frente a la humilde pero interesante iglesita románica, todavía pervive una curiosa piedra tallada ¿tal vez un ara?.

Manantiales de Renieblas Después, otro trecho de interés de este río se encuentra en Renieblas.

Renieblas

Uno de los lugares donde los romanos instalaron un campamento para tratar de reducir a los numantinos.

Vía romana Uxama-Augustóbriga (1)

En Renieblas, alrededor de la iglesia, afluyen unos potentes manantiales, desde la tierra, y rápidos, acuden para alimentar al Merdancho. En ese paraje, sobresaliendo apenas un palmo de la tierra, pueden verse una parte de lápidas de piedra.

En un frescal, sentado sobre una de ellas encontramos una vez a un descendiente de numantino a buen seguro, de los pocos que las huestes de aquel imperio dejaron vivir libremente en su tierra. Pequeño, ágil, moreno por el sol, de pómulos salientes y ojos castaños, Ruperto (no recuerdo bien si ese era su nombre), nos explicó que una de esas lápidas fue robada y trasladada a un chalet de ricachón. Pero los habitantes de esta tierra andan ya algo mosqueados con los expolios y denunciaron el caso a la Guardia Civil consiguiendo que la estela funeraria volviera a su lugar.

- Ya ve usted que cosa sin que tenga mayormente importancia, pero como son nuestras, las queremos nosotros. Que no somos de los que vamos a llevarnos las cosas de nadie, oiga usted.

Pues tiene mucha razón el señor Ruperto. Le preguntamos si, como es habitual en la leyenda soriana, también en esas pozas manaderas había caído alguna vez una yunta o algún animal y no había vuelto a aparecer.

- Pues no, aquí de eso no tenemos oído nada. Mire si se mueven vacas por alrededor y nunca, que se sepa, se han tragado los manantiales ninguna. ¿Y ustedes quiénes son?

Se lo explicamos, nos conoce, nos desea que vayamos con Dios y nos dirigimos hacia la desembocadura del Merdancho en el Duero, bordeando la acrópolis numantina, ese lugar donde las tormentas se dispersan, el nemeton, según categoría atribuida por algunos estudiosos. Rodea la falda de la muela y el campamento romano de Peña Redonda y, cerca del batán, deja, humilde, sus aguas en el padre Duero. Atrás han quedado los cangrejos en sus pozas, los berros en su superficie y más atrás en el tiempo, los romanos controlando su desembocadura para matar de hambre y sed a los numantinos, y aún antes, los gritos de los pequeños celtíberos jugando a guerreros y templando sus espadas de juguete, tal vez tristes palos, en las aguas de un río nacido en un castro hermano y muerto en la ciudad sagrada de Numancia.

© Isabel Goig

 

Castilfrío de la Sierra   Renieblas

De La Rubia a Ausejo por el río Viejo
Vía romana Uxama-Augustóbriga (1)

La trashumancia en tierras de Yanguas El Molino de Renieblas por Mateo Ayllón Martínez
(formato PDF, 452 KB)
 trabajo finalista del
I Certamen Etnográfico "José Tudela"

Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Renieblas

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com