Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

Con Cayo por el Río Añamaza o Manzano
(Trébago-Añavieja-Débanos)

 

 TrébagoEn Trébago nace el río Manzano.

Trébago

Hacia allí me dirigí, mediado ya septiembre, todavía largas las tardes, pero ya frescas, invitadoras al paseo sin agobios ni excesivos calores.

Sentado delante de la iglesia gótica de nuestra señora de la Asunción, respalda por la torre árabe, se encontraba sentado un anciano; junto a él, una pequeña perra, de esas sin pedigree, dormitaba; levantó perezosamente los párpados un instante al oir el motor del coche, y siguió durmiendo. Respondió el hombre a mi saludo. Me senté a su lado, le dí mi nombre; él me dijo que el suyo era Cayo. Nombre romano, le dije. Hubo muchos por aquí, pero a mi me lo pusieron por ser el santo del día. No conocía ningún san Cayo, pero si él lo decía, sería cierto.

Le pregunté el lugar de nacimiento del río Manzano.

~ Nace de los arroyos de Malmayor y de las Pozas, en el paraje de San Sebastián. Hubo allí una ermita, sabe usted, pero este río tiene miga. Verá, además de Manzano le llaman también Añamaza; luego, en Añavieja, se convierte en el canal de San Salvador. Al pasar por Débanos le nombran río Fuentestrún, y hasta Cajo también, para salir de la provincia de Soria, hacia la de Logroño, de nuevo con el nombre de Añamaza. Ya ve. Eso sin contarle los avatares de este río. Mire, recibe mucho agua de los ojos de Añavieja, pero apenas podemos regar en la provincia, pues la venden a La Rioja y Navarra. Ya ve, han tenido por ahí abajo muchos problemas con el dichoso canal de San Salvador.

~ Me podría usted acompañar un rato por el río….
~ Yo, si quiere, le llevo a la ermita que lleva su nombre….

Y hasta allí nos fuimos. Por el camino me hablaba de la fuerte emigración, hacia países de Sudamérica, sufrida por Trébago a lo largo de su historia. Y también a Zaragoza, y a los molinos de aceite de Andalucía. Delante de la ermita me fue explicando Cayo la fiesta que le celebran a la virgen del río Manzano, en agosto. Bailan los nacidos en Trébago, sólo hombres, de tres en tres, hacia delante, haciendo resbalar los pies. Se subastan, con beneficios para la virgen, las agujas, broches de adorno para las mujeres, adquiridos por sus parejas. Ellas los regalan a la virgen, y ellos se ven obligados a subastarlos, pagándolos dos veces.

~ Usted desde aquí no lo ve, pero allí a lo lejos, en la sierra del Madero, casi pegando a Valdegeña, en el paraje conocido como "Peña del Mirón", hay un menhir; lo colocó un forzudo, decían que descendiente de dioses. Ya ve, cosas de pueblos… Y también hay una leyenda, de amores, entre la hija de un caudillo moro y un cristiano. Cosas de viejos.
~ Yo me creo todas las historias, Cayo. Si se ha mantenido esa historia a lo largo de los siglos….
~ …ya lo creo. A mí me la contó mi abuelo.
~ Pues seguro que es cierto.

Bajamos de nuevo, después de hacer unas fotos, le regalé una revista, y me despedí de él. Me encaminaba hacia Añavieja. Lo pensé mejor, y paré de nuevo.

~ ¿Se vendría conmigo a Añavieja?, le pregunté.
~ ¿Por qué no. Pero luego ha de traerme.
~ Hombre, claro. Avisará usted a alguien.
~ No hace falta. Estoy solo toda la semana; mi chica trabaja en Soria y no llega hasta el viernes.
~ Mi mujer era de Añavieja, pero ya murió la pobre, hace diez años. Ya ve usted, cuando más se necesitan las personas….

Paramos el coche a la entrada de Añavieja.

Añavieja 

Cayo decidió enseñarme los manantiales, donde su mujer, de moza, lavaba la ropa, las tripas de los cerdos en la matanza, y el lugar donde estuvo ubicada la Laguna, luego desecada para convertirla en tierra de cereal y patatas.

La laguna de Añavieja

"El Ojillo" y el "ojo de la Cueva", para abastecimiento; el del "tío Nazario", para lavar los menudos de la matanza; "Chicharrín", "Nicolás"… Hasta catorce. Me documenté sobre ellos, y leí que manan 500 litros por segundo de agua; se trata de uno de los más importantes acuíferos de la provincia.

Ribera del río Añamaza en el término de Débanos~ También aquí hay una leyenda, la llaman de "la Colodra". Es una historia de amor entre un zagal que cuidaba vacas y una pastora de ovejas. Es que dicen que la laguna de Añavieja se comunicaba, a través del Moncayo, con Tarazona, y se les perdió una colodra en un pueblo, y apareció en el otro.

Por aquí había muchos toros. Yo, cuando venía a las fiestas, en las que conocí a mi mujer, los veía; ahora pasaremos por lo que queda de la caseta del que los cuidaba. Ah! Y otra leyenda más. Verá, si hoy no tiene tiempo, cuando venga en otra ocasión, vaya a la ermita de la virgen de la Sopeña, y verá una escopeta. La prometió un cazador si lograba salvarse de la persecución de un toro; hubo de tirarse por el castillo, pero se salvó, y le regaló a la virgen el arma. Mire cómo pasa por aquí el río. Este año va bien de agua. Ha llovido mucho, pues ya verá en Débanos. Aquello parece un paraíso. El cañón del Cajo, lo llaman….
~ Podría animarse. Si nos damos prisa, vuelve usted a buena hora para la cena.
~ Bien, la cena, que más dará… Iré con usted y saludaré al Humberto. Es el alcalde. Buen chico.

Un rincón antiguo de DébanosLlegamos a Débanos.

Débanos 

Pasamos por un canal bien abastecido de agua del río Añamaza. Sigue hasta Valverde de Agrega, donde se almacena el agua en una gran balsa para el riego y los animales. La restante discurre por el cañón. Paramos delante del bar. Yo también conocía a Humberto, un "chico" de alrededor de sesenta años, afable. Nos invitó a unos vinos; Cayo prefirió una cerveza, y los tres nos fuímos, en un vehículo todoterreno, hasta el cañón. Eran ya las seis de la tarde.

Da idea del paraje que tratamos de describir, y de la cantidad de agua que por él discurre, el saber que en su día existieron en Débanos siete batanes, dos molinos, dos saltos de agua, y una tejera. Cobijado por enormes farallones calizos, especialmente toba, se produce un microclima donde abundan las verduras, hortalizas y árboles frutales, sobre todo almendros. Unos religiosos, hijos del pueblo, de nombres José y Valentín Hernández, quisieron ver, en las formas caprichosas con que la erosión va modelando las rocas, un moro de frente, el mismo de perfil, una capilla gótica, otra románica.

Mapa de la zona (14 KB)
Cayo y Humberto me iban mostrando las hierbas, abundantes: romero, espliego, aliaga, té, madreselva… Y me ilustraba el alcalde sobre la existencia de una fuente de aguas sulfurosas, conocida como "Agua podrida", donde acudían los debaneses para curarse las afecciones de la piel, durante nueve días seguidos. Un lugar para el ensueño, pero también para pasearlo con detenimiento, bien provistos con una bota del buen vino de cualquiera de las tres comunidades que rodean a esa zona: Aragón, Navarra y La Rioja, y una vuelta de chorizo de Soria.

Se hacía tarde, y yo sufría por Cayo, el cual, por cierto, disfrutaba más que ninguno. Otro vino, invitados por Humberto, siempre pendiente de atender nuestros deseos.

Ya de vuelta a Trébago, Cayo miraba hacia delante con ojos soñadores.

~ Lo he pasado muy bien Cayo.
~ Yo también, mire usted. Hacia años que no recorría yo esos sitios. Me parece que fue ayer cuando llevaba el ganado a pastar por ahí. Cuando venga la chica y se lo cuente no se lo va a creer.

Me despedí de él con un apretón de manos. Le prometí una visita de nuevo para que hiciera de Cicerón en la sierra del Madero, y me enseñara el menhir que colocara allí aquel descendiente de dioses.

© Isabel Goig

 

Añavieja   Débanos  Trébago 

La laguna de Añavieja 
Leyenda de la Colodra, en Añavieja 

Web de Trébago (Asociacion de Amigos)
CASTILLOS DE SORIA de Jaime de SosaCastillos de Soria--> Añavieja  - Trébago 
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Añavieja
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Débanos
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Trévago

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com