Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

La Laguna de Añavieja según el mapa de Tomás López

 

Reunión campestre en Débanos y Añavieja, 1909Cuando Tomás López (1730-1802) elaboró su Atlas General de España, más conocido como el Mapa de Tomás López, todavía faltaban unos años para que la laguna más importante de Soria, que aparecía en los tratados de Geografía General, fuese desecada y sus tierras dedicadas al cultivo, algunas de ellas de regadío.

El geógrafo López se detuvo bastante en su descripción, y gracias a ella podemos saber cómo era, sus dimensiones, qué fauna y flora propiciaba... Al describir los núcleos de población que rodeaban a la laguna de Añavieja, se hace eco López de la carencia de agua y de fuentes, justificando así la formación de la laguna, que acumulaba toda el agua de la que carecían los pueblos de alrededor "... de las sierras que circundan este territorio, corren subterráneas copiosas aguas, que en lo más hondo del semicírculo porrumpen en muchos ojos de los cuales extendiendo las aguas por aquella llanura forman una laguna que desde media legua encima de Añavieja comienza a correr hasta cerca de Débanos...".

La longitud que ocupaba este embalse natural de agua era de casi siete kilómetros y la latitud, por la parte más ancha, unos dos kilómetros; al pasar por Añavieja se estrechaba, discurría por un puente de dos arcos y volvía a extenderse entre dos cerros, para, al llegar al término de Débanos, caer el agua en dos copiosas acequias "que la una pasando por este pueblo [Débanos] da agua suficiente y muy perenne para ocho molinos harineros y varios batanes, regando la vega de Débanos y la de Cervera llamada Añamaza, se junta con el río Alhama y la otra acequia rodeando el cerro de San Blas fertiliza las casas y tierras de Valverde y La Nava, sitio donde estaba el lugar de Campillo, célebre en la historia de España".

En el término de Débanos discurre el río Manzano o Añamaza y las tierras que riega y los molinos y batanes que mueve, y que refiere López, están asentados en los que se llama cañón del Cajo; los agricultores de este pueblo siempre lo han conocido así, y la laguna de Añavieja no se extendía hasta Débanos, aunque después, cuando se desecó, una rama del canal de San Salvador, a partir de la laguna, discurriera por sus tierras.

Con Cayo por el río Añamaza o Manzano

En cuanto al lugar de el Campillo, en La Nava, se encuentra en el límite de las provincias de Soria, Zaragoza y Navarra, y su importancia histórica se debe a que en un momento concreto de la Historia, tres reyes de tres estados distintos: Castilla, Aragón y Navarra, se reunieron en él para dirimir sus diferencias.

Sigamos con la descripción de la laguna de Añavieja, de Tomás López. "Esta laguna está poblada de alto carrizo casi impenetrable y en lo más escondido del carrizo cuando menos se piensa se encuentran algunos pozos u ojos de mucha profundidad en los que ya nada de carrizo se cría y no se ve otra cosa que agua y algún espacio (...) Es muy peligroso penetrar al interior de dicha laguna y aún los vaqueros que se ven precisados a entrar a buscar el ganado cada día encuentran nuevos ojos en donde hasta ahora no los habían notado. De lo cual es reciente testimonio que en el mes de mayo pasado se internó una novilla en el carrizo y yendo el vaquero actual a buscarla sin embargo de estar muy práctico en la laguna, un tío suyo que muchos años ha guardado la vacada y que tiene 40 años de práctica en la laguna le dijo que no tenía que subir más arriba porque ya no había ojo ninguno".

Se equivocaba el buen hombre, pues siguieron ascendiendo y hallaron otro ojo más y junto a una isleta el animal extraviado, y lo que más les extrañó a estos experimentados vaqueros es que la superficie del ojo se hallaba poblada de hojas de noguera, árbol que no se daba en once kilómetros (dos leguas) a la redonda, de donde dedujeron que el agua había llegado, en tromba, de un lugar lejano y había formado un ojo más.

Manantiales de Añavieja

Los ojos kársticos que manan en el término de Añavieja, de donde surgía el agua y formaba la laguna, tienen nombre casi todos, según recogimos en el libro "Fuentes, fuentecillas y manantiales de la provincia de Soria": "ojo de la Cueva", por nacer cerca de una cavidad; "Ojillo", que, junto con el anterior, sirve para el abastecimiento y antes para los lavaderos; el del "tío Nazario", donde se lavan los menudos de los cerdos en las jornadas de matanza; el "Chicharrín" o "Chincharrín", en realidad son dos juntos, de aproximadamente ocho metros de diámetro cada uno; el de "Nicolás", y otro, este sin nombre, que mana en el paraje de "la Isla". Refiriéndose al de "Chincharrín", dice Tomás López que es el más famoso, donde "en los años pasados se ahogaron a un tiempo cuatro novillos de a tres años, y buscándolos se encontraron tres y del otro no apareció pelo ni hueso y habiendo llamado para hacer los de el agua sogas de acarrear que regularmente tienen 17 a 18 varas (835 mm.) quisieron sondearlo por casualidad y ataron en el cabo de la soga un hierro de hachas, y según que se sumergió bastantes varas, pero estando ya muy profundo subió a la superficie del pozo con una suma violencia". Volvieron a repetir la operación, pero atando una viga en el extremo, que fue expelida con el mismo impulso. "De todo lo cual se colige que son muy copiosos los raudales de agua que corren subterráneos (...) sólo sube a esta laguna la que redunda por los pozos que forman impulsos de algún obstáculo que encuentran".

El mapa GeoMinero estima importantes estas reservas de agua, dicen que el acuífero es geológicamente complejo en el que predominan las calizas jurásicas, es libre y confinado y se alimenta de la infiltración del agua de lluvia. En cuanto a la pérdida de reses por los ojos kársticos, es una historia –realidad o leyenda- recurrente en todos los lugares donde se encuentran: San Esteban de Gormaz, Valdanzo y Valdanzuelo, Dombellas...

En cuanto a la fauna –ya hemos visto que la flora se limitaba al carrizo- dice Tomás López que nunca se había encontrado en la laguna anguila ni otra especie de pesca, pero que ya en el puente de Añavieja se pescan algunos pececillos, aunque pequeños, sabrosos; por Débanos sí había truchas.

Lo que abundaba en la laguna eran las tortugas, sanguijuelas y "muchas especies de aves de agua de muchos tamaños y plumas que por no saberse sus nombres son llamadas con el nombre genérico de ánades y frontinos". Y una ave llamada avitoro "cuya propiedad particular sin duda le adaptó este nombre porque de magnitud poco más que una buena gallina con plumas taraceadas de blanco y pardo, cuello y pico largo da unos bramidos como de un toro y se oye en las noches quietas de verano a distancia de media legua". Se refiere al avetoro o garza real, que vive en regiones pantanosas o de abundante vegetación y que emite unos gritos que recuerdan al mugido de los toros.

Empeñado en la desecación de la laguna estaba el obispo de Tarazona, señor Vilanova –a cuya diócesis pertenecía esa zona del Este provincial-, difunto cuando López dio a conocer su Mapa "... estaba muy persuadido de que abriendo un ancho y profundo canal aunque fuese necesario alguna mina se podría sanear casi todo el terreno que ocupaba la laguna que es de mucha extensión y aprovecharse toda esta tierra que es muy propia para cebada, alubias y cáñamo y de la agua sobrante podrían conducirse unas acequias caudalosas que regasen mucho territorio de Cintruénigo, Corella, Tudela y Alfaro; pero esto es maniobra que excede las facultades de particulares".

No llegaría a ver su ilustrísima sus deseos cumplidos, pero la laguna se desecó. En 1849, Jaime Domingo Lluch –sobre el que estamos investigando- consiguió que Ágreda y Ólvega cedieran los terrenos de la laguna, al parecer sin tener en cuenta para nada a los habitantes de Añavieja y Débanos, que al pertenecer a la jurisdicción de la villa de Ágreda, poco tenían que decir, legalmente hablando. El caso es que un Real Decreto dado en 1858 declaró de utilidad pública la desecación de la laguna, cuyas obras fueron finalizadas por la viuda de Lluch, Ramona Roca y Costa. Sería el ingeniero de origen tarragonés, Eduardo Saavedra (a quien le cupo el honor de demostrar la ubicación de Numancia en el cerro de La Muela, de Garray) el que dirigió las obras de desecación de la Laguna de Añavieja.

Por aquella época las aguas no estaban todavía declaradas de utilidad pública, y se convirtieron en particulares, para martirio de los agricultores Añavieja, a quienes siempre se les ha negado la posibilidad de regar, algo que ya traté en el periódico SORIA SEMANAL y en el libro sobre las fuentes de Soria, antes mencionado.

Plano de los terrenos ocupados por la laguna de Añavieja en 1874

Diremos para finalizar que J. Tomás Zueco publicó un relato titulado "Leyenda de la Colodra, en Añavieja", que está recogido en la recopilación de leyendas sorianas llevada a cabo por Florentino Zamora Lucas y que os dejamos aquí.

© Isabel Goig, 2002

 

Leyenda de la Colodra, en Añavieja

Está basada esta bucólica leyenda en un acontecimiento de los tiempos de la mozarabia Moncaina, y es el tierno idilio del pastor de las vacadas sorianas que pastaban en la lguna de Añavieja, con una hermosa zagala, que conducía un hato de merinas a los herbazales de la misma.

El vaquerillo entretenía sus ocios, prendado de la pastora, en pacientes labores practicadas a punta de navaja, sobre duras cuernas de vacuno, decorando alcuzas, trompas de caza y colodras o vasos de esa materia que eran la maravilla de rabadanes, zagales y zagalinas.

Desaparecidas súbitamente las vacas de la laguna, quedó el vaquerillo desamparado, y decidió marchar a Tarazona al servicio de un rico mozárabe. Al partir obsequió a la desconsolada zagala con una artística colodra en la que había esculpido su nombre.
Pasados los años, se hallaba un día regando de madrugada la huerta de su nuevo dueño, con agua del río Selcos y el joven advirtió que un bloque cenagoso obstruía la entrada del agua y al quitarlo halló, con asombro, la colodra que había regalado a su novia.

No dudó un instante el muchacho, pues podía leer muy bien el nombre de su amada dibujado, a navaja, en la colodra, así como los demás rasguños que él había hecho en ella.

La explicación no podía ser otra, que la comunicación subterránea desde la laguna de Añavieja, por debajo del Moncayo, a salir en la ciudad de Tarazona. Alarmados los de Tarazona por esta noticia apresaron al muchacho, sometiéndole a tormento, pero el Wali de la ciudad, al no conseguir declaración razonable del vaquerillo dispuso su muerte en la horca. Y cuentan que la pastorcilla, al saberlo, vino desde Añavieja furiosa y altiva y los maldijo desde lo alto de Vaqueca.

J. Tomás Zueco
publicado en la revista Zar,
Leyendas de Soria, de Florentino Zamora Lucas

Añavieja      Dévanos

Con Cayo por el río Añamaza o Manzano

Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Añavieja Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Dévanos

 Castillos de Soria - Añavieja 

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com