A Pie por Soria

Ruta en Tren Soria-Almazán

pulsar para ampliar las fotos bajo este icono

8.- Otra estación, la de Almazán-Dehesa


Almazán fue una villa de importancia, la primera, durante años (actualmente también), en cuanto a número de habitantes. Por eso tuvo dos estaciones donde el tren paraba. La estación de la Dehesa se encuentra en desuso y en los alrededores ADEMA ha construido una nave destinada a la restauración. Por ejemplo, los vagones que se ven en la foto serán restaurados. En el interior de esa nave se encuentra, en proceso de restauración, el que sirvió para la reunión de Franco y Hitler en Hendaya, eso nos dijeron al menos, y también que los vagones de la foto pertenecían a la tropa. La Historia es la Historia y aunque pensemos que se podrían restaurar otras cosas, que se harán seguro, tal vez estas puedan tener importancia, aunque sólo sea para tenerlas presentes y, como dicen los historiadores, procurar que determinados hechos no se repitan.

El edificio de la vieja estación Almazán-Dehesa ha sido acondicionado por ADEMA para turismo rural cien por cien accesible. La joven pareja encargada de su gestión está ilusionada. Ha significado la vuelta a casa de tierras hermanas pero no sorianas, y están poniendo todo su empeño para que el centro se conozca, se visite y se llene de personas, discapacitadas o no, que hagan posible la deseada buena marcha.

Torralba-Soria

Un triste amanecer. El tren corría
a través de la estepa castellana
entre Torralba y Almazán que ufana
sus torres en el Duero repetía.

El tren como una sierpe se ceñía
al trozo de bayeta franciscana,
la veste de estos campos donde mana
un ascetismo en amplia lejanía.

Era un tren de juguete y anticuado
que hasta Soria llegaba tan cansino
como cuerpo ya viejo y agotado.

Por la noche emprendía su camino,
era burro de noria, acostumbrado
a seguir mansamente su destino.

Arsenio Gallego

9.- Poema 55

No existe nada que me ate
a ruidos y gentes
extraños.

Cerca y –no obstante- tan lejos.
¿Qué raptor te llevó
a sus parajes de embuste?
Habla, dí algo, para envolver
de alma este momento.

Deben morir los pájaros
conmigo mismo, si es preciso,
pero que nadie me arrebate
el privilegio –risa-
de poseerte hasta todo.

Sigue la proyección
del carnaval. Heroicos
protagonistas disfrazados de hombres
se afanan en su farsa
mientras yo lloro de asco
de mentiras o de insuficiencia,

y han de proseguir en su declive
sordos a mi llamada
de aviso. Conozco una tonalidad
indescriptible adecuada
a su camino.

Debo irme, vagar en los espacios
de dolor y duda.
Martirizarme con caricias
de plumas o de manos.
Soñar...

Debo decir adiós a todos los recuerdos.
Agitar pañuelos de llanto
bordados en todas las tardes aburridas
de todos los otoños.
Escribir cartas añorantes
y tristes.
Negarme.
Irme...

Jaime del Huerto
“En el azul”


El poeta, adnamantino o no, puede leer o escribir hermosos poemas de amor, desamor, tristeza o esperanza, en este salón de tonalidades tostadas que se asoma al campo y se acerca a los trigos, con ventanas que miran directamente al cielo y suelo hecho de madera de pino, tan abundante en Almazán.

 

10.- Los huertos socialistas


Así llaman popularmente en Almazán a estos pedacillos de tierra. Durante el gobierno socialista, siendo alcalde Martín Vizcaíno (y suponemos que con toda la corporación de acuerdo) se parceló un buen trozo de tierra y se repartió por unos años y a bajo precio a todo vecino que lo solicitaba. De esta forma los jubilados siguen teniendo contacto con la tierra (aunque los agricultores no se jubilan nunca, llevan dentro la pieza, el trigo, el riego...).

Sobre el terreno han construido unas casillas, todas iguales, donde los abuelos contarán a los nietos viejas consejas, les hablarán de la historia de Almazán, de un tal Du Guesclin (el Claquin de las crónicas) que fue señor de la villa, de los amores reales, de los condes y de las lavanderas. Mientras, los jóvenes darán buena cuenta de los chorizos y costillas en adobo y del vino. A la puerta de la casilla, las mujeres jugarán al cinquillo, o a la brisca, a peseta (ahora será a céntimo), mientras el sol se pone y llega la fresca que se agradece en los pocos meses que dura el verano.

<--1 Soria-Almazán. Las estaciones--> Quintana Redonda-> Tardelcuende-> Matamala->  <--2 Estación Almazán-Villa ->Machado  <--3 Estación Almazán-Villa ->La Acacia  <--4 Estación Almazán-Villa ->La Cantina  <--5 El tren sigue hacia Medinaceli  <--6 El río Duero ->1  <--7 El río Duero ->2

© soria-goig.com

VOLVER Volver a Rutas en Tren

Ruta Tren Soria-Almazán
Santander - Mediterráneo
Soria y el tren

VOLVER al índice Volver a A pie por Soria

 

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com