Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

Con Hermógenes por el Río Duero
(Bordeando Numancia)

pulsar para ampliar las fotos bajo este icono

En Garray busqué a mi viejo amigo Hermógenes. Le encontré sentado en un banco de piedra corrido, delante de un aula arqueológica de reciente hermoseado y que sirve para completar la visita a las ruinas de Numancia, allá arriba, a casi mil cien metros.

Garray

"Hacía mucho que no la veía por aquí", me saludó sin dejar de apoyar su barbilla en la curva de la cachava. "Pues quería que me acompañara a ver los restos de los campamentos romanos". "Eso está ahí mismo. Pero no queda nada. Dicen que eran campamentos, pues serán. Lo que se ve son grandes piedras que servirían de cimientos, pero nada más". "Es que yo sola no sé si los encontraré". "Pues vamos allá. Llevará usted un cigarro". "Los que quiera". "Uno sólo, que luego la mujer me huele. ¿Qué es ese papel que lleva en la mano". "Un mapa de la zona". "Qué mapas ni qué tonterías. Ni con eso se entera usted". "Ya lo sé, ya, no me oriento con nada".

Adrián pescando en el Duero (con su permiso correspondiente), cerca de Garray. Cruzamos el puente sobre el río Duero. Bajaba con mucha agua. Era la época del deshielo, y allí mismo, debajo del puente, desemboca el río Tera, ese que llega del Valle y recoge las aguas de la Cebollera.

Al llegar a la fábrica de harinas, apenas trescientos metros después de habernos metido por el camino que sigue la orilla derecha del Duero, ya le tuve que decir a Hermógenes que caminara más despacio. Me separaban treinta años de él, pero no podía seguirle. Ágil y fibroso como los celtíberos, acostumbrado a ir con el rebaño toda la vida, no había forma de acompañar su ritmo.

Atravesamos una hermosa chopera. Las hojas de los árboles habían ido dejando a través de los años una gruesa capa de humus y una reciente alfombra de hojas secas, algunas ya mezcladas con las viejas. Era mediados de febrero y ya comenzaba los árboles a retoñar. Botoncillos verdes adornaban las ramas. Me entretuve en contar los chopos. Cuando había conseguido calcular una parte, algo así como sesenta, Hermógenes se detuvo junto al río, donde un árbol caído en mitad de la corriente hacía chocar el agua con fuerza salpicando hasta donde estábamos nosotros.

"Antes, los del pueblo, cuando sucedía algo así, veníamos con los machos y sacábamos el tronco del agua. Una buena riada y el río hará por ahí otro cauce. Que pasará, seguro. Pero ahora con tanto organismo y tanta leche está todo más abandonado que nunca. Bueno mire ahí, esas piedras, ese dicen que es el campamento de la Dehesilla. Junto con el Alto Real, que está al otro lado de la carretera, sobre un cerrete, y el del otro lado del río, que se conoce como Reza, junto al batán, se cargaron a Numancia".

Nos sentamos sobre la piedra y Hermógenes me pidió el cigarro. "Esto que fuma usted no vale nada. Lo de antes sí era bueno. Esos de cuarterón que se engachaban a la garganta. Pero esto es demasiado fino para mí. La próxima vez que venga traigase alguno aunque sea negro". Se lo prometí.

"Y digo yo, y usted que parece muy lista me lo responderá. ¿Por qué querrían cargarse este pueblo de Numancia los romanos esos? Es que nunca puede la gente estarse quieta y dejar vivir a los pobres". "Pues yo qué sé. Sería por eso del imperialismo. Subían conquistando desde Andalucía y querían toda la península y esta zona era buena para cereal, para el pastoreo, y además estaba de paso para el norte". "Esos, esos, a esos si que no los conquistaron. Anda que no tienen remoles los vascos. Porque digo yo, Andalucía vale, aquello es una tierra muy fértil y hace un clima muy bueno, pero esto de aquí, por mucho que diga usted del cereal y eso. Si aquí para conseguir una buena cosecha hay que freir la tierra con abonos y aún así dejarla en barbecho. Hay que joderse con los romanos. Mire, por esa ladera se llega directamente a la parte alta de las ruinas, nada más cruzar el río, y de seguro que ya está alli. Imagínese a las mujeres de entonces lavando ahí mismo, frente a usted. Debían ser mujeres fuertes y con rasgos así como de hombre, porque por esta zona a las mujeres así las llaman pelendonas. Y los niños jugando alrededor de ella, seguro que cazando ya pajarillos con liga, y cogiendo truchas y barbos. Lo que es la vida ¿verdad?. Ala, vamos a seguir hasta el Arenalejo, una casa muy buena, de ricos".

Continuamos por la ribera del Duero, que se encaja y ensancha, según el terreno. Hermógenes es incansable. Pasamos por el Arenalejo y las tierras de la finca, monte de pinos todavía pequeños, rodeadas de una alambrada.

"Párese aquí un momento. Mire allí enfrente, al otro lado del río. Allí sobresalen unas piedras, como un escalón. Pues ese es el campamento de Reza. Me fijé bien en todo el entorno, Numancia arriba, acosada, vulnerable. Casi sin darnos cuenta llegamos hasta unos imponentes soportes de hormigón para la variante.

"Mire, por ahí, aquel regacho que se ve a la otra orilla, lo ve. Pues ese es el arroyo de la Fuente del Rey, la más importante de Soria. Ahora yo me vuelvo y usted no puede seguir por aquí, a no ser que suba esa ladera tan pendiente, que la llevará hasta Peñamala y la ermita del Mirón. Eso ya es de Soria".

Del cerro de El Mirón a San Saturio

Me despedí de Hermógenes y me recordó lo del tabaco negro. "Qué leche, deme otro de esos para la vuelta".

Me pregunté si yo también permitiría que a los ochenta años alguien me impidiera fumar o hacer lo que me diera la gana. Me dije que no. Pero quién sabe. Supongo que cualquier edad es buena para aferrarse a la vida. Subiendo la endiablada ladera le dí la vuelta al pensamiento anterior y me dije que con ochenta años me sería imposible subirla si seguía haciendo lo que me diera la gana.

CLICK!!
Pico FrentesAl llegar a la cumbre, ya casi de noche, ví brillar a lo lejos las luces del Polígono Industrial y respaldándolo el Pico Frentes por donde se ponía un sol de fuego. Pasé junto a la ermita del Mirón donde ya la gente aprovechaba el veranillo de febrero para practicar ese ejercicio tan mediterráneo que es salir a la calle y disfrutar del buen tiempo.

© Isabel Goig

 

Garray

EL SOTO DE GARRAY
Del cerro de El Mirón a San Saturio
El Valle de los ríos Tera, Razón y Razoncillo

Garray, en el blog de Juan Carlos Menéndez
CASTILLOS DE SORIA de Jaime de SosaCastillos de Soria--> Garray (Numancia)
 Yacimiento Celtíbero de Numancia

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com