Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

Con Rufina por el Río Manubles
(Ciria-Borobia)
El nacimiento del Manubles y la Ermita de los Santos

 

Castillo de CiriaLa señora Rufina Serrano ya falleció. Nuestra particular querencia por esas ancianas vestales sorianas hace que ahora aquí recordemos la visita, algunos años atrás, al principal manadero del que se nutre el río Manubles, en Ciria, guiadas por Rufina.

Ciria 

A Rufina le costaba caminar. Una enfermedad reumática, tan frecuente en estas tierras frías bastantes meses al año, hacía de sus piernas unos débiles sostenes. Pero, así y todo, se recorrió con nosotras casi cinco kilómetros, ida y vuelta, por el entorno de esa hermosa villa que es Ciria. Y no paró de hablar. Ni nosotras de preguntar.

Ciria, rayana y por consiguiente plena de Historia y de historias, de idas y venidas, de aragonesismos y castellanismos, de nobles señores como los Luna, se asienta, escarpada, sobre risqueras que le sirven de cimientos.

Muy calizo su sustrato, el río Manubles, abundante de agua ya en su nacimiento bien alimentado por las resurgencias y escorrentías del Moncayo, se pierde, no obstante, en el subsuelo de su lecho, para reaparecer, cuando la piedra lo permite, en el lugar más insospechado. Las risqueras de Ciria conforman un paisaje arisco, bellísimo, habitado por abundantes alados y muchas cabezas de ganado, entre las que abunda el cabrío, tan raro ya por estas tierras, y tan necesario. Es la sabina el árbol que complementa el entorno natural.

El río Manubles nace en Borobia, pero hasta allí no pudimos llegar con la señora Rufina.

Borobia

También Borobia es villa rayana, y son propietarios de la hermosa dehesa de la sierra de Tablada o Tablado, según quien la nombre. A principio de esta década, por ese extenso y hermoso paraje, cerca del Moncayo, todavía pastaban alrededor de trece mil cabezas de ganado lanar. En esa dehesa salpicada de gran cantidad de fuentecillas –Bragadera, Unti pastor, Redondillas, tía Isidra, Conejera…- nace el río Manubles. Y desde allí va descendiendo y alimentándose de fuentes y arroyos, hasta recibir las aguas del "Ojo", de Ciria, ese paraje a donde Rufina nos condujo.

"El Ojo" mana debajo del "cerro labrado", en entorno propio del Karst, donde anidan colonias de quebrantahuesos. Se trata de un conjunto de siete fuentes, ya canalizadas para el abastecimiento domiciliario. Otras fuentes alimentan al Manubles en tierras de Ciria. Aquella tarde de verano Rufina nos enseñaba la del "Piojo": "fíjese qué nombre tan feo para esta hermosa fuente, muy a propósito para embotellar el agua. Ya sabrá usted que en esta provincia a muchas fuentes les dan ese nombre porque a ellas acudían los pobres a quitarse la miseria". La miseria, por estar tierras, quiere decir los piojos. Por esos parajes discurría antes el ferrocarril. Pasamos cerca de un túnel y Rufina todavía recordaba lo guapas que eran las hijas del capataz de la vía: "de esas guapuras que no se ven por aquí. Creo que eran del sur".

El cañón del río Manubles en CiriaMientras descendíamos, aprovechando en algunos trechos el propio cauce del río, nos enseñaba los restos del castillo roquedo, tantas veces cambiado de bando.

"No se crea, el río, aunque ahora vaya seco, a veces el agua salta el puente".

Le explicamos porqué sucedía eso. Le hablamos de sustratos, calizas y niveles freáticos, y ella, muy respetuosa, dijo entenderlo, pero también podría existir otra explicación:

"el agua, que es como la sangre, pierde fuerza de vez en cuando, y en lugar de saltar embravecida, se mete dentro, como si tuviera depresión".

Este río soriano, el Manubles, abandona Ciria por tierras aragonesas para desembocar en zaragozanas, concretamente en Ateca, en el río Jalón. Antes ha fertilizado la pobre huerta para el consumo familiar de la parte soriana, y la más rica de la zona aragonesa recorrida.

Pasamos por el caserío, con su calle Mayor flanqueada por dos filas de casas blancas, pulcramente enjalbegadas, dándole apariencia de pueblo andaluz o manchego. Allí, junto a la casa de Rufina, esperamos un rato mientras ella acudía a comprar un queso recién hecho, de cabra, con el que nos obsequiaba cada vez que la visitábamos.

Nos despedimos de la señora Rufina. No sospechábamos, cuando levantaba la mano saludándonos que, cuatro años más tarde, al volver a visitarla, nos dirían que, poco después de nuestra última visita, había fallecido.

© Isabel Goig

El nacimiento del Manubles y la Ermita de los Santos

Ermita de los Santos en BorobiaEl río Manubles y su corto recorrido por tierras sorianas, hasta que se pierde en busca del Ebro por la hermana Zaragoza, tiene, en su nacimiento, el entorno más hermoso que pueda imaginarse. Nace de las numerosas fuentes que se forman en la dehesa de Tablada, allí donde próximamente los molinos de viento campearán a sus anchas desconcertando a las miles y miles de cabezas de ganado ovino que, año tras año, acuden desde todas partes de Soria y Navarra a pasar el verano al fresco pasto. Al fondo, como enmarcando el paisaje, el Moncayo y sus nieves casi perpetuas, protegen a este maravilloso paisaje.

No podía faltar en este entorno una ermita, pero en Borobia hay hasta tres, la más importante de ellas es la llamada de la Virgen de los Santos. Y es que los lugares elegidos desde siempre para instalar los templos –grandes o pequeños- no lo fueron al azar, templo y agua han formado un conjunto religioso desde que el hombre decidió erigir monumentos a sus dioses que persiste en la actualidad. Siguiendo con ese rito, la ermita de los Santos se asienta junto a un manantial que recibe el nombre de "La Ermita" y que forma un arroyo con el mismo nombre.

El río Manubles nace en la ya mentada dehesa de Tablada y se forma de los arroyuelos y pequeños manantiales que, previamente, han servido para saciar la sed de los numerosos animales, entre ellos el mencionado líneas arriba.

Parece estar documentado –así lo recoge el padre Damián Janáriz- que en el lugar donde ahora se asienta la ermita, predicó santo Domingo de Guzmán, en el siglo XIII. "En este templo de la naturaleza predicó Santo Domingo sirviéndole de altar el Moncayo, de lámpara ardiente el rey de los astros, de cantores los pajaritos del monte, de alfombra el mullido césped y de bóveda la inmensidad de los cielos". Acudieron a estas predicaciones gentes de los alrededores y todos colaboraron en la edificación de la primitiva ermita, que más tarde sería sustituida por la que hoy puede verse, la del año 1700.

Cuando visitamos este hermoso lugar de la Tablada –donde la leyenda dice que había minas de plata- con María Jesús Aranda, los niños de los pueblos de alrededor habían plantado más de doscientos árboles, de los cuales, muchos, crecían con fuerza, gracias al agua y, según María Jesús, a la protección de la virgen de los Santos.

© Isabel Goig

 

Ciria   Borobia

El río Manubles por Zaragoza

Censo de ermitas de Soria, Juan-Luis de Sorondo

CASTILLOS DE SORIA de Jaime de SosaCastillos de Soria--> Ciria
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Borobia Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Ciria
Cumbres de Soria - Tablado

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

 

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com