Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

Siguiendo al Río Blanco
(Layna-Urex de Medinaceli-Velilla de Medinaceli-Avenales-Sagides)

pulsar para ampliar las fotos bajo este icono

  Mapa de la ruta (65 KB)
Al sur de la provincia, por la Sierra Ministra, donde el sistema Ibérico enlaza con el Central, y más concretamente en los "Altos de la Matilla", se asienta Layna. Se ubica, desde hace más de un siglo, en el límite con la provincia de Guadalajara; antes, esa parte vecina pertenecía también a Soria, a las llamadas "Tierras del Ducado", en referencia al de Medinaceli.

En Layna nace el río Blanco. Este río es al Jalón lo que el Jalón al Ebro. Es decir, si el Ebro debe sus aguas al Jalón, este, a su vez, se las adeuda al río Blanco. "El Ebro lleva la fama y el Jalón le da el agua", se dice.

La cuenca del Ebro, a la que pertenece el Este y Sur provincial, es la más rica en recursos hídricos subterráneos, e inevitablemente, en resurgencias. Lo más destacado de Layna es el Yacimiento de Cerro Pelado

Yacimiento de Cerro Pelado en Layna

y el despoblado de Obétago, en un alto, abandonado, dicen, por los malos vapores que producían las aguas estancadas en una laguna, según unos autores, y a causa de la peste, según otros. Nace allí "la Fuentona", antes para abastecer a los habitantes del despoblado, y ahora para el ganado que por la zona pasta y crece.

A Layna se accede desde Medinaceli por una carretera local; allí, en "las Fuentes" se sitúa tradicionalmente el nacimiento del río Blanco. No obstante, en este río, como en el Jalón, existen diversas versiones sobre su nacimiento. Si nos atenemos al hecho puramente físico, como debe ser cuando de ríos se trata, este río vendría a nacer en la "fuente del Hondete", en la vecina Luzón, ya perteneciente a Guadalajara, y en su día, como apuntamos más arriba, a las tierras del Ducado; pero, como desde Luzón lo hace de manera interrumpida, daremos por bueno la primera salida de agua en Layna. Se trata de un lugar, "las Fuentes", desde donde se abastece a la población, por lo que no puede apreciarse la salida en toda su magnitud, al estar debidamente protegida. Se trata de dos potentes manantiales rodeados de sargas, que manan a través de la arena en forma de burbujas. El paraje se halla bordeado de chaparro y carrasca y buenos pastos para la abundante ganadería lanar del pueblo.

Apenas siete kilómetros separan Layna de Urex de Medinaceli. Merece la pena una visita a este lugar ya deshabitado, a excepción de los meses de verano. A más de mil cien metros de altura, la vegetación se ha enseñoreado de un lugar cobijado entre montes. Debe beber agua en la "fuente del Calzaizo", en el centro del pueblo, fresca y limpia, y cuyo sobrante alimenta también al río Blanco, cuyas aguas van regando este delicioso y casi abandonado lugar. En el paraje "Valdiciervos", y más concretamente en "el Nacedero", aparecen horadando la tierra hasta ocho ojos kársticos a lo largo de apenas cien metros, de los más importantes de la provincia de Soria. Forman un arroyo de gran caudal que va a parar al río Blanco. En su búsqueda de este río, y el paraje "los Praíllos", el agua se deja caer por un desnivel formando una pequeña cascada.

Aconsejamos a los caminantes el mapa a escala 1:50.000, pero, sobre todo, que pidan consejo y se dejen acompañar por los mayores de los pueblos, siempre amablemente prestos.

Amparo y Félix nos han enviado un e-mail en el que nos cuentan: "El pueblo de Urex de Medinaceli actualmente no está deshabitado (viven dos familias, una de ellas con dos niños pequeños".

Velilla de MedinaceliUn camino en regular estado les conducirá a Velilla de Medinaceli. No sabemos si todavía Isidoro pasará por allí parte de su tiempo. En alguno de nuestros libros está él retratado; nos enseñó en su día el horno comunal donde se cocían los buenos sobadillos y tortas, y nos indicó qué proporción había que dejar al panadero. Si estuviera él, a buen seguro, os acompañaría amablemente por todas las fuentes y manantiales del lugar, que no son pocas.

También se conoció, desde siempre, como Velilla del Ducado a este lugar, por pertenecer su término, así como todo el sur provincial, al ducado de Medinaceli, a cuyos titulares pagaban los impuestos. Formó municipio junto con tres barrios, hoy deshabitados: Molino Blanco, Lomeda y Avenales.

Geológicamente Velilla está enclavada en la segunda reserva de agua subterránea más importante de la provincia de Soria. Las aguas nacientes en Velilla tienen al río Blanco como depositario. Existieron varios molinos y batanes en el término y fábricas de luz, una de las cuales ha vuelto a entrar en funcionamiento; para ello, aguas arriba del río Blanco, se ha propiciado un pequeño embalse.

El paraje más interesante de Velilla se puede disfrutar en "Los Cañizares", donde el río Blanco resuelve una falla rocosa en forma de cascada conocida como "La Chorronera".

Para uso de ganados y cazadores se emplea el agua de la "fuente Mosillo" y de "cuesta de los Olmos", en el "prado Bencarate". No faltan las que dicen abren el apetito, como "fuente Ocrera".

Las fuentes más caudalosas de Velilla son "prado Batán" y "fuente Domingo". Las primeras son un conjunto de dos y manan en el paraje del mismo nombre; su destino es también el río Blanco, al que nutren desde su nacimiento, al borde mismo del cauce. Su caudal es invariable, su drenaje rápido, propio de un almacenaje estable a causa de la filtración de las aguas de lluvia. "Fuente Domingo", de las mismas características, es la encargada de abastecer al escaso vecindario de Velilla de Medinaceli.

Cristina, vía e-mail, nos comenta: "Me ha hecho mucha ilusión encontrar una página web en la que se hable de mi pueblo, Velilla de Medinaceli, como es tan pequeño... Quisiera deciros varias cosas, una, que no hay únicamente una central eléctrica en el cauce del Río Blanco, sino dos, una es la que mencionáis, y la otra se ubica en el pueblecito que nosotros llamamos Río Blanco, junto a la desembocadura de este río en el Jalón. La segunda es que el vecindario es escaso únicamente en invierno, ya que en verano la población aumenta considerablemente. Por último, daos las gracias por recoger información sobre estos pueblos sorianos, pequeños pero bonitos, y darlos a conocer al mundo a través de esta pagina".

También vía e-mail, Raúl Benito nos comenta el error a transcribir el despoblado de Avenales por Arenales y nos amplía la información.

"Como extensión hidrográfica comentaros que existe en dicho término distintos manantiales numerosos en la zona existiendo uno a la entrada del pueblo de aguas calcáreas no potables, siendo este singular al hallarse en un nivel freático similar a otros del mismo Karsh. Deciros que estos manantiales que alimentan el río Blanco también derivan del mismo unas filtraciones hacia el barranco de Somaén, ruta sin demasiado uso pero de singular belleza coronado por el castillo de dicha localidad (Somaén) y finalmente vertiendo sus aguas al Jalón.

Mis conocimientos son más bien referidos al pueblo de Avenales que os hago extensivo con libertad de publicación sobre los mismos, puesto que la cultura es un patrimonio de todos.

Si os posicionáis en Velilla de Medinaceli y cogéis el camino hacia Avenales dejando a la izquierda una gran casa de reciente construcción, a unos dos-tres kilómetros os encontraréis con un pueblo con poquísimos habitantes, (uno generalmente y dos en verano) denominado Avenales.

Como en el anterior correo te nombraba algunas fuentes, te comento los nombres de las mismas con mayor exactitud por si te son de utilidad:

La primera de las fuentes es la fuente de la Cespedera viniendo de Velilla a mano derecha antes de subir hacia el pueblo.

Más allá en la misma dirección y donde existe un colmenar que perteneció a la familia, estaba la fuente de mayor caudal, actualmente seca desde hace algunos años y que seguramente esté afectada por las obras del AVE, era la denominada fuente del Maón.

Ya en el pueblo-barrio de Avenales, hay una fuente de carácter salino, denominada fuente del Pozo, (distinta de la de "las pozas") justo a la entrada del pueblo, en "las Rivillas", que alimenta a una pequeña arboleda.

Bajando por el camino desde el pueblo hacia Somaén, nos encontramos un pilón alimentado por un manantial cercano (actualmente inaccesibles ambos por las zarzas), que es la fuente del Regachal la cual nace a una gran profundidad y por lo tanto a una temperatura casi constante, por lo que en invierno parece que sale caliente y en verano parece que sale fría, esta fuente es la única que incluso en épocas de sequía nunca ha dejado de manar agua.

Retrocediendo por el mismo camino y bajando hacia el barranco nos encontraremos un lavadero, que se alimenta desde el interior de la montaña del excedente de agua del Regachal manando a un par de metros del lavadero.

Cruzando el barranco hacia el Usillo pasando por unos edificios derruidos que se denominan Las Porcaizas, un poco más allá esta la Fuente del Pozuelo que nace en plena ladera del Usillo, notándose realmente donde mana en verano, al ser la única vegetación verde de la ladera.

Más allá del Usillo, girando hacia la izquierda, está el Llanillo y descendiendo hacia Arcos se encuentra la cueva de Peñelez o como figura en los mapas del Ahorcado.

Otras cuevas de interés son El Covachón, La cueva de la Campana, o la Toba, cueva con estalactitas calcáreas al aire libre o la antigua mina de hierro...

En fin, una serie de nombres que creo están destinados a desaparecer en las memorias de nuestros mayores, a no ser que se haga algo por rehabilitarlos".

SagidesA nueve kilómetros de Arcos de Jalón se asienta Sagides. Resulta más fácil, para visitar este lugar, hacerlo desde Arcos.

Se trata de un pueblo delicioso donde, hasta hace pocos años, una buena cabrada mantenía el monte limpio y dejaba ver las aguas de las numerosas fuentes que manan por todo el término.

Desde Sagides llevaban energía, hasta allá por los años sesenta, a Chaorna y Judes, además de abastecer una fábrica en la vecina Arcos de Jalón.

Dos arroyos, "del Ojo" y de "Las Fuentes", van recogiendo el agua de los distintos manantiales. Agua que después se une al río Jalón en Aguilar de Montuenga.

Proponemos al caminante la visita a tres de estos veneros: la fuente "del Cura", la de "la Virgen" y "de la Lucía". La primera mana debajo del paraje conocido como "cuerno de la Dehesa"; se trata de un conjunto de tres manaderos a los que se accede por unas escaleras excavadas en la tierra. Se trata de un agua muy buena, y a por ella acuden desde la vecina Arcos.

La de "la Virgen" nace debajo del paraje conocido como "cuesta de la Virgen", cerca del cementerio. La de "Lucía" llega canalizada hasta el mismo centro del pueblo, y sale a través de dos hermosos caños, cuyo sobrante se usa para el riego de pequeños huertos.


SagidesJunto al verde del cultivo del regadío, practicado en Sagides, los pequeños huertos y flores de los jardines de las casas, y el verde del césped, dan a este lugar un aspecto fresco y agradable. Puede visitarse un antiguo molino, y otro, restaurado y convertido en vivienda particular. El agua discurre saltarina por todo el pueblo; riegan en Sagides y con la sobrante en Aguilar de Montuenga.


SagidesEn épocas de matanza elaboran en Sagides una butifarra con la cabeza del cerdo que no hemos podido encontrar en otro lugar de la provincia. Por si eres aficionado a la gastronomía, te diremos que se elabora con el magro y el tocino que se obtiene después de cocer la cabeza, picado y mezclado con canela, pimienta blanca molida, ajo, orégano, clavo molido, nuez moscada rallada y sal. Todo ello, sabiamente mezclado, se embute en una tripa gruesa y se deja secar, o bien, en fresco se fríe.

En este recorrido que os hemos propuesto, se pasa, de los altos del Sistema Central, al valle del Jalón en Arcos. Son tierras por donde abunda la encina, carrasca, sabina y enebro. Y un sotobosque de tomillo, espliego de las tres variedades, ajedrea, gayuba, lechiternas, malvas, salvia, y un largo etcétera.

Lo que no podrás será comprar productos de la tierra, pero como has de pasar en algún momento de la ruta por Arcos de Jalón, cabecera de comarca de la zona, puedes en este antiguo e importante enclave ferroviario adquirir un exquisito turrón casero, refrescarte, comer, e incluso dormir. Ya, en Arcos, verás discurrir el importante río Jalón, regar huertas y salir, raudo, hacia la vecina Aragón.

© Isabel Goig

 

Medinaceli    Arcos de Jalón

Yacimiento de Cerro Pelado en Layna

El Císter de Huerta. Medinaceli. Valle del Jalón Ángel Almazán
Arcos de Jalón y el sureste soriano
Ángel Almazán

Web del Ayuntamiento de Arcos de Jalón información de los pueblos de la comarca
Web de Sagides - Javier Alonso
Web de Judes
CASTILLOS DE SORIA de Jaime de SosaCastillos de Soria-->  Aguilar de Montuenga - Arcos de Jalón - Medinaceli
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Medinaceli
Cumbres de Soria - Sierra Ministra

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com