Lorenzo Soler

"El salón de los espejos"

 

"El salón de los espejos"

 

Documental independiente. 50 minutos. 2016

 

Una vez más, el cineasta Lorenzo Soler se fija en Soria para uno de sus trabajos. El Salón de los Espejos, del Círculo de la Amistad Numancia, es el objeto en esta ocasión. El trabajo, dedicado a Bardem por su Calle Mayor, tiene aproximadamente una hora de duración. La dedicatoria no puede ser más acertada. Buena parte de la filmación recuerda a esa película rodada en parte en Logroño, ciudad hermana en tantas características, también en la sociedad de la época en que fue filmada, características que, si bien la ciudad riojana superó hace años gracias a la mayor población y mejor nivel de vida, en Soria capital y, concretamente en el edificio del Casino, parece haberse estancado.

Al principio, graba Soler unas pinceladas de la capital soriana y sus monumentos para, seguidamente, ofrecer imágenes de las dos Sorias, el choque de la ancianidad de los pasos cortos y vacilantes con la juventud que parece haberse concentrado en ese momento por el centro empujando carritos de bebés. De los sorianos que miran y los sorianos que viven.

Dan paso a los intervinientes cartelitos avisando o advirtiendo de las normas del Casino. Magníficos primeros planos de habituales del centro que no necesitan de ninguna explicación, van interrumpiendo el parlamento de los intelectuales que conocen a fondo la historia del Casino y de Soria. De vez en cuando, el choque de nuevo de la ancianidad del interior y la juventud de la calle. De los sorianos que miran y los sorianos que viven.

Voces sabias, y algunas suavemente críticas, desgranan la historia. Javier Martínez Romera, Pepe Sanz, Carmelo Romero (“el Casino fue el termómetro del sector acomodado”), Gómez Barrera, Manuel Melendo, Julián de la Llana, Martínez Laseca (“No se ha conseguido contactar con la gente joven”), Tomás Pérez Frías (“a veces el Casino se utiliza para sestear”). Se habla, naturalmente, de Antonio Machado y de Gerardo Diego, los más relevantes socios.

Las imágenes de los usuarios ocupan buena parte de la película, o reportaje. Ahí puede verse que la edad media de los habituales puede llegar a alcanzar los setenta años o más. Se juega a las cartas y al ajedrez, principalmente al naipe, se lee el periódico, se sestea.

Lorenzo Soler da un giro. Se escucha el famoso piano Steinbach, la cámara va siguiendo los frescos de uno de los salones con el Casta Diva de fondo, y la voz de los jóvenes, o mediana edad, se deja oír. Hasta ese momento no se había escuchado ninguna voz femenina, durante muchos años las mujeres tenían hasta el acceso prohibido. María José Yubero recuerda que en su juventud los habituales ya eran gente mayor. Se queja de las reticencias de los mayores a los cambios “si esto sigue así, el Casino morirá con ellos”.

Contundente es la intervención de Ana Mallo. Ella sabe si quien la mira es o no soriano, por la forma de hacerlo, de arriba a abajo. En el Casino se siente, como tantos otros, observada. Dice que cuando propone a sus alumnos un trabajo sobre el Casino, le responden “¿Esa residencia de ancianos que hay en el centro?”.

Y tan rotundo como Ana se expresa Quique García Valdés. “A mí me echaron del sitio donde estaba porque decía que era su silla y me llegaron a quitar el periódico”. Se queja de que no está bien visto entrar con niños, aunque afirma que si esta actitud se traslada a otros espacios sorianos, resulta igual de chocante. Se trata de lo que ya hemos repetido: estos sorianos viven, otros miran, aunque en ocasiones no vean.

El último en intervenir es Adolfo Sainz, presidente del Casino “un lugar soriano y romántico”. No sabemos si el bueno de Adolfo conseguirá dar un giro al Círculo de la Amistad Numancia, empeño le pone y las actividades de todo tipo se suceden casi a diario, pero es difícil la lucha contra los elementos. La renovación generacional en Soria es complicada por la falta de habitantes, pero tal vez Adolfo consiga dar un giro a la situación, mucho ya está consiguiendo.

En todo caso, Lorenzo Soler ha captado perfectamente la realidad del Centro, como no podía ser de otra manera. Con ojo certero ha contrapuesto imágenes, ha cotejado opiniones, ha mostrado una hermosa estructura del pasado que se resiste a convertirse en presente. Un envoltorio magnífico, decimonónico, por decante hermoso, y que como tal estructura al menos, resistirá todavía con y en el recuerdo perenne de sus más ilustres socios.

Las campanadas del reloj de la Audiencia cierran, con el capítulo “Y llegó de nuevo la noche”, este interesante trabajo.

Ficha técnica

Han intervenido:

Javier Martínez Romera. Profesor.
Pepe Sanz. Comunicador.
Carmelo Romero. Historiador y escritor.
J.A. Gómez Barrera. Historiador e investigador.
Manuel Melendo. Licenciado en Historia.
Francisca García. Especialista en música.
Julián de Lallana. Escritor cinematográfico.
J.M. Martínez Laseca. Escritor y poeta.
Tomás Pérez Frías. Coleccionista.
Ana Mallo. Profesora.
María José Yubero. Socióloga.
Quique García Valdés. Fisioterapeuta.
Adolfo Sainz. Presidente del Casino. 

Equipo técnico y artístico

Lorenzo Soler. Dirección, cámara y guión.
Julián de Lallana. Ayudante de Producción.
Jordi Orobitg. Asesoramiento técnico.
Anna Turbau. Asistente de rodaje.
Pablo de la Iglesia. Banda sonora.
Jairo. Concierto de piano.
Archivo fotográfico. Casino de Soria.
Hemeroteca. Biblioteca Municipal de Soria.
J.A. Glez. de Mendoza. Lectura del poema.

* Las fotos son capturas del Documental 

Isabel Goig

"El salón de los espejos"

Lorenzo Soler en nuestro web

Lorenzo Soler

Fragmento de "La mirada de Anna". dirigida por Lorenzo Soler

“Monólogos de un hombre incierto”  (ver documental)

VOLVER

©soria-goig.com