Miliario, Arancón

A Pie por Soria

Vía Romana Uxama-Augustóbriga 3

La Cuenca, Aldehuela de Calatañazor, Blacos, Calatañazor y el río Avión

pulsar para ampliar las fotos bajo este icono

Mapa de la zona

 

Muchos componentes unen a distintos pueblos, en ocasiones sin que las distintas ordenaciones administrativas tengan mucho que ver con esas realidades. Las comarcas naturales son las más eficaces para agrupar y, por supuesto, el idioma que se hable. Así, une más un río, un puente, una actividad, o unos pastos, que el trazo de un político sobre el mapa. 


Blacos. SoriaAldehuela de Calatañazor. Soria

Un caluroso día de enero de 2012, cuando todavía la niebla, como una gran boina, marcaba el curso del río, visitamos una pequeña agrupación de pueblos sorianos unidos por el Avión; por una romería, la de Inodejo; y en tiempos por una calzada romana, la que discurría desde Uxama a Augustóbriga, por la que, a lo largo de los siglos, han viajado arévacos, romanos, reyes, recaudadores, carreteros, trajineros, trashumantes, obispos, y también expediciones menos pacíficas, hasta ahora mismo, que siguiendo, más o menos, el trazado, viajamos todos. 

A la orilla del río Avión hubo molinos, y todavía pudimos ver, rodeado de maleza, el de Blacos. Como discurría camino, hubo ventas, y también en Blacos se conserva, junto a la ermita de la Virgen de Valderde (hitos también las ermitas) un gran edificio destinado un día a venta, que sustituyó a otro anterior, destruido por el fuego. 


Blacos. SoriaBlacos. Soria

La calzada romana ha sido catada en el término de La Cuenca, y se puede perder la vista en su trazado, entre sabinas que algunos llaman enebros, o al revés, nunca nos aclaramos con esto. En todo caso, otro punto de unión de esta paramera, la sabina y el enebro, árboles ancianos, venerables y resistentes. Resulta muy agradable poder imaginar de qué forma viajaron por ella, estrecha, flanqueada de árboles, las chirriantes carretas cargadas de madera, o de sal, o de trigo, o de productos manufacturados a partir de la madera durante los largos meses de invierno en que los carreteros permanecían en sus casas, o por las propias mujeres mientras ellos viajaban. Cómo pasarían por allí miles de cabezas de ganado, las cabras tratando de alcanzar los brotes frescos, y todas fertilizando esos corredores que todavía se muestran verdes y pujantes. 

Decía José Tudela en uno de sus escritos, que por estos pueblos, Blacos, Aldehuela de Calatañazor, La Cuenca… el oficio predominante era el de mampostero, “de canto seco para cercas, casillos y majadas, y de mortero para viviendas en La Cuenca, Calatañazor…”. 


Aldehuela de Calatañazor. SoriaAldehuela de Calatañazor. Soria

Y los debía haber eficientes, pues la arquitectura de estos pueblos es firme, resistente, seria, como la gente que la habita, tal y como puede verse en las fotos. Los entramados de madera de enebro con arcilla; las chimeneas cónicas por fuera, cuya campana ocupa en el interior toda la estancia, y a las que, si estuvieran habitadas todo el año, podríamos suponer henchidas de los productos de la matanza del cerdo, y hasta imaginar a alguna abuela contando cuentos al amor de la lumbre; los huecos pequeños para que el frío no entre; los tejados bien inclinados para que la nieve resbale; y los encerraderos de animales construidos con mampostería seca. Un alarde de armonía que sólo se ve roto, en algún pueblo, por la sinrazón del nuevo rico. 


Blacos. Soria

Son pequeños pueblos hoy casi deshabitados, rodeados de varios despoblados desde la Edad Media, de los no quedan ni tan siquiera ruinas, pues hasta la ermita de San Miguel de Parapescuez se la llevaron, desmontada. Pertenecieron a la Comunidad de Villa y Tierra de Calatañazor. Salvo la belleza medieval de Calatañazor, e incluso tampoco ella, nada es en este paisaje y sus caseríos refulgente o exuberante. Es, sencillamente, humano, sencillo de tierra y madera, de árboles a la medida del hombre, valle abierto y altos llanos en cuanto se sube el puerto, y por eso resulta tan acogedor y emocionante, tan a mano, tan a corazón.

© soria-goig.com

 

La Cuenca Calatañazor

Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Blacos, J. I. Esteban Jauregui

CASTILLOS DE SORIA de Jaime de Sosa Castillos de Soria --> Calatañazor

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Volver a A pie por Soria

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com