Fuentes, fuentecillas y manantiales de Soria

A Pie por Soria

Sabinar de Calatañazor

"La Fuentona" de Muriel de la Fuente

 

SabinarPor la N-122, a unos veinticinco kilómetros de Soria, un desvío, a la derecha, conduce a Calatañazor, villa medieval, que ocupa el lugar de la romana Voluce. El destino no es, hoy, esta villa, aunque apuntaremos que el entorno es magnífico, de caliza, como casi toda la provincia. Silencioso, con las ruinas del VER ENLACEScastillo al fondo, escarpado.

Calatañazor 

Siguiendo la carretera, en dirección Muriel de la Fuente, una mancha de sabina ocupa buena parte del término de Calatañazor. Una mancha pura, la más pura de Soria, provincia donde tanto abundan las sabinas y los enebros. Doce hectáreas. Se trata de un paraje vallado y protegido. Además de protegido, se halla cuidado. Desde el mullido suelo, cubierto de capas de vegetación plana, tanto que parece haber sido hecho por la mano del hombre, surgen, rectos y retorcidos sobre sí, los troncos de las viejas sabinas, guardianas del lugar, avistadoras de luchas y aconteceres.

"La Fuentona" de Muriel de la Fuente

Muriel de la Fuente. Río AbiónNos dirigimos hacia uno de los más bellos parajes sorianos, y más visitados. La Fuentona de Muriel, nacedero del río Abioncillo. Un camino de tierra, nada más pasar el puente, antes de entrar al núcleo urbano, a la derecha, aproxima al viajero a un refugio. Desde ahí, donde debéis dejar el coche, aguas arriba, cuatrocientos metros separan de La Fuentona, pequeña laguna desde donde el lecho del río mantiene una horizontalidad y una inusual transparencia en sus aguas. Mana a los pies de unas potentes masas calizas, rodeadas, cubiertas por sabinas, pino negral y chopo, además de las plantas propiamente acuáticas.

Todo su entorno está protegido, tanto por su belleza como por su gran valor natural; las amenazas en estos tiempos podrían llegar desde cualquier iniciativa que provocarían la erosión y el deterioro.

Las diez de la mañana es la mejor hora para contemplar el líquido fondo de la laguna así como las truchas que pueblan el río, sobre todo bajo la pasarela que lo atraviesa, y en el paraje "Pozo Peñandía".


La Fuentona de Muriel de la FuenteAguas abajo del nacimiento, en la margen izquierda, el Abioncillo asume el aporte de las aguas de la "fuente de la Calabaza": tres grandes chorros, de regular caudal, que desaguan a unos dos metros del cauce, y que drena, como la de "La Fuentona" y "El Cura", el agua que se acumula en todos los materiales calizos del entorno.

Todo el paraje es tan sugerente, que, a buen seguro, si lleváis en la mochila algo para comer, aprovechar para hacerlo en el refugio donde habéis dejado el coche. Si es verano, hasta podréis bañaros en las aguas del río Abioncillo.

 Fotografías de la Fuentona enviadas por José Luis Bravo


pulsar para ampliar las fotos

La Fuentona de Muriel La Fuentona de Muriel La Fuentona de Muriel La Fuentona de Muriel

  

Restauración de la torre de Muriel de la Fuente

Casa del Parque del SabinarEn Muriel de la Fuente, rodeado de campos de labor, se alza la torre y parte de la construcción del que fuera palacio de los condes de Santa Coloma de Queralt.

Ahora, una vez restaurado, se ha convertido en la Casa del Parque del Sabinar y La Fuentona, en alusión al Sabinar de Calatañazor (12 hectáreas del más puro de Europa), y del manantial nominado La Fuentona, lugar de nacimiento del río Avión.

Casa del Parque del Sabinar

El palacio de los nobles tarraconenses, quedó aislado, por fortuna, cuando en los años treinta del pasado siglo agricultores de la zona adquirieron las tierras que lo rodeaban.

Torre de Muriel de la FuenteHaciendo un poco de historia, diremos que el condado de Santa Coloma fue concedido, en 1599, a don Pedro de Queralt e Icart, Cardona y Luyando, XXIV señor de Santa Coloma de Queralt, caballero de Santiago. La grandeza de España que lleva añadida, fue concedida, en 1792, al VII conde, Juan Bautista de Queralt y Pinós, también marqués de Besora.

Por distintos enlaces matrimoniales llegaron a emparentar con nobles sorianos (los Cañete, Cifuentes, Alconchel, etc.), y llegaron a poseer importantes rentas en la provincia de Soria, provenientes de tierras y ganado. Según los Amillaramientos de 1881, eran propietarios en Ágreda, Morón de Almazán, Muriel de la Fuente y Soria capital, entre otros lugares, donde era poseedora de un espléndido palacio en la plaza de San Esteban.

© Isabel Goig

 

Calatañazor 

Ruta literaria: La Taberna de Almanzor
Relato: Donde Calatañazor, Javier I. Cimadevilla
Calatañazor. La huella de los pasos, de Antonio Ruiz Vega 
Cuaderno de Calatañazor , poemario de Lorenzo Soler

Casa del Parque del Sabinar
  GeoCaching, en la XDISTANCIA, con Gonzalo Arenas de la Hoz
CASTILLOS DE SORIA de Jaime de SosaCastillos de Soria--> Calatañazor
Fuentes y Manantiales de J. I. Esteban JaureguiFuentes de Calatañazor

VIKENSROBBOT  Comer y Dormir

Casa rural La Fuentona

 

Y aún hay más en otras Webs sorianas, inténtalo con el VikensRobbot, todos los pueblos de Soria

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com