Este año, 2015, Los Campos

 

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

Tierras Altas, río Cidacos, Sierra del Alba, Cañada, Trashumancia, términos todos que cobran especial significado en el pequeño pueblo de Los Campos. A lo largo de los años, se han dedicado a la noble tarea de bajar y subir, de la Sierra a Extremo, de Extremo a la Sierra, con su ganado merino. A mediados del siglo XVIII, todos los vecinos, veintiséis y medio (el medio sería una viuda), tenían por oficio el de pastores, mayorales, rabadanes, compañeros y ayudadores tanto de las casi tres mil cabezas de merinas que pastaban en su término los meses de verano, como de las de otros ganaderos de alrededor. 

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

En la actualidad, sin apenas habitantes, ven cómo, cada dos años, muchas personas acuden hasta la cuidada localidad para asistir a la fiesta de la Trashumancia, a ver llegar a las merinas, asistir a su conteo y esquileo, a degustar las migas pastoriles, asistir a la encendida del rehabilitado horno comunal y otras actividades relacionadas con la actividad que dio sentido a toda esa zona. 

El pasado día 13, las tormentas dieron un respiro, y el rebaño que dos días antes había padecido un aguacero importante a su paso por la capital, entró a Los Campos, como estaba previsto. 

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

Tanto los vecinos como aquellos que marcharon a vivir a pueblos cercanos o a la capital, apoyados por la Mancomunidad de Tierras Altas, se implican cada dos años para que todo salga a la perfección y los visitantes puedan disfrutar, a la vez que recrean tan importante actividad.

© soria-goig.com

(pulsar sobre las fotos para ampliar)


 

De nuevo, las merinas en Los Campos, 2013

 

(pulsar sobre las fotos para ampliar)

 

Oncala, 16 de junio, algo más de las diez de la mañana. Un oncalés divisa en el monte el rebaño de algo más de mil merinas, propiedad de los hermanos Pérez, de Navavellida.

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

Este año le tocaba el turno a Los Campos. Y allí recibieron a las merinas que llegaban desde Soria, rememorando aquellos años en los que arribaban de las tierras del Sur. No se resignan los serranos –y hacen bien- a finiquitar una actividad tan importante, tan sustancial, tan íntimamente ligada a sus vidas y a las de todos sus ancestros. Aunque ahora ya sólo se haga para solaz de quienes allí acudimos y para recuerdo de aquellos que la practicaron de verdad.

Se turnan los pueblos de Oncala y Los Campos para ofrecer al visitante y a los viejos caballeros andantes esos pedazos de Historia y de historias. Corre suerte pareja este pequeño poblado con las de Ledrado, Valloria y Villaseca Somera ya que, juntos, dependen administrativamente de Las Aldehuelas. Los cinco núcleos de población apenas alcanzan los cien habitantes, pero ese número se multiplica en verano gracias a la querencia de los hijos y nietos de trashumantes que un día se vieron obligados a marchar en busca de una vida mejor, o al menos de una vida laboral de la que carecían en sus pueblos natales.

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

Estos pueblos que vieron nacer a quienes todavía residen en ellos y a los hijos y nietos que tornan en verano, llegaron a contar, a mediados del siglo XVIII (cuando se hizo el Catastro de la Ensenada) con más de quince mil cabezas de merinas, algunas churras, y una cabrada que rondaba las ochocientas cabezas. Era en Villaseca Somera donde se daba la mayor concentración, con 8296 reses merinas. La única industria, o actividad, o negocio, que se trabaja con los componentes al lado del dueño, caminando de Norte a Sur, y tornando de Sur a Norte todos los años, durante siglos, es la Trashumancia.

En esta comarca de la Sierra del Alba nace el río Cidacos y en Los Campos concretamente inauguraron hace algún tiempo un centro de interpretación del afluente del Ebro, abundan las huellas de dinosaurios (El Salgar de Sillas, Valloria I, Valloria II…), y se admiran unas construcciones de piedra que resisten el paso de los años, apoyadas en rotundos dinteles y macizas jambas.

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

El sábado, día 15, con un sol radiante por fin, quienes se acercaron a esta parte de la Sierra del Alba tuvieron ocasión de, además de ver llegar a las merinas y asistir al conteo y al esquileo, ver demostraciones de elaborados en el horno comunal, el trabajo de la lana, aprender a hacer la caldereta y las migas, y adquirir cencerros, miel y artesanía. Por la tarde continuaron las actividades, entre ellas la actuación del grupo MENAYA FOLK, pero eso ya no lo presenciamos.

Los Campos (Soria)Los Campos (Soria)

Como cada año, tanto los alcaldes de Oncala y Las Aldehuelas, además del alcalde pedáneo de Los Campos, intentan superarse. Este año la sorpresa, al menos para nosotras, era la inauguración de una muy merecida estatua, figura o monumento, dedicada al trashumante. Su autor, el soriano afincado a medias entre Madrid y Soria, Andrés Lasanta Gimeno, http://andreslasanta.com, cuyo web recomendamos visitar para saber cuántos premios ha recibido (muchos) y las fotos de sus trabajos. A nosotras el pastor (con cordero al hombro y mastín al lado) nos ha recordado a Irineo García Berdonces, un pastor de Los Campos, a quien tuvimos la suerte de conocer y de quien, como homenaje, colgamos una foto que le hicimos hace ya muchos años.

Irineo García BerdoncesEscultura de Andrés Lasanta en Los Campos (Soria)

Como todas las actividades que tienen lugar en la Sierra, ésta lo fue gracias a la Mancomunidad de Tierras Altas; ayuntamientos de Las Aldehuelas, Oncala y Soria; Diputación provincial de Soria, a través de Soria ni te la imaginas; Caja Rural de Soria; Asociación El Redil de Oncala; y Martínez, de Soria.

© soria-goig.com

(pulsar sobre las fotos para ampliar)


Sierra de Montes Claros o del Alba
Los Campos

 La Trashumancia en Soria
Todos los artículos

 

volver a
VIDA PASTORIL

  volver a 
PÁGINAS DE ETNOLOGÍA

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com