.

 

CURANDEROS Y EXORCISTAS EN SORIA
(durante el siglo XX)
Pedro Iglesia Hernández

Edita: Centro Soriano de Estudios Tradicionales
Colección: Los libros del santero 3
SORIA 2002

 

Pedro Iglesia Hernández ha sido durante muchos años veterinario por los pueblos sorianos y en el ejercicio de sus funciones profesionales ha podido conocer a muchas personas ya desaparecidas y, ante todo, el transcurrir de unos tiempos bastante más sensibles a lo ultraterreno que los actuales.

El autor, ya jubilado, está sacando a la luz interesantes monografías como la que dedicó a la matanza o a su pueblo natal, Oncala, y ahora nos introduce en el fascinante mundo de la curandería, denso orbe donde se entremezclan sin duda conocimientos inmemoriales, poder de sugestión e, incluso, a qué discutirlo, una buena dosis de picaresca.

Uno de los "casos" más sugerentes es el del cura-brujo exorcista de Ausejo, que Iglesia llegó a conocer cuando ejercía de maestro y que debió ser un individuo notable (incluso en lo físico: un hombrón de 1,90 y más de 100 kilos de peso, prácticamente tuerto). A don Isaías Sanz Melendo todavía le recuerdan bien los vecinos más ancianos de La Rubia, pueblo inmediato a Ausejo. Era –nos dice Iglesia- gran comilón, aficionado a los naipes e incluso algo putero, lo que le produjo algunos contratiempos y hasta la pérdida de dedo y pico de la mano izquierda… Por si fuera poco se trasluce que del curato se apoderó manu militari, sin que constara nombramiento ni sanción eclesial alguna. Lo que dio lugar a una curiosa "liquidación" con la Curia, tras su muerte.

© Antonio Ruiz Vega
(del prólogo del libro)

Entre nosotros... Pedro Iglesia, por Javier Narbaiza

 

Estudios sobre Soria

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com