José Antonio Sanz García

 

Pepe Sanz, La Voz, ha fallecido


Pepe Sanz junto al maestro Castelló

José Antonio Sanz García -Pepe Sanz- falleció el sábado, 28 de enero, como se suele decir, tras larga lucha con la enfermedad. Se ha marchado demasiado pronto y ha dejado a muchos actos culturales huérfanos de esa voz que hizo de él un recitador magnífico, un narrador que captaba la atención a la tercera palabra. 

Hemos acudido a su buen amigo César Millán, para que nos diera algunos datos sobre él, que tan bien le conocía y, antes de escribirlos, queremos reflejar sus palabras sobre la calidad humana de Pepe Sanz:

“Sembró la amistad a su alrededor y tuve la suerte de poder compartirla, de aprender siempre que estaba a su lado y, lo que es más importante, percatarme que junto a todos los conocimientos que atesoraba, escuchaba mucho y bien. Era una verdadera enciclopedia andante sobre todo lo que tuviera que ver con Soria y   siempre dijo sí a cualquier invitación, a participar en cualquier tipo de acto. Leía mucho, estudiaba mucho y no dejaba de preocuparse de todo, de todo lo que tenía que ver con la provincia, en especial con las tradiciones y la cultura”. 

No fue sólo voz, también fue palabra escrita. En “Casos y Cosas de Soria”, I y II, así como en “Soria en el paisaje” II, publicó, según nos indica César, “La domesticación del fuego”, “La caldereta pastoril, un día señalado”, y “Los ojos de Avelino Hernández”. Avelino era su amigo y, volviendo a César:

“Fue uno de los principales artífices de la creación de la Asociación Cultural Amigos de Avelino Hernández. Desde el inicio se preocupó de llevar a acabo actividades en las que se mantenía el espíritu del escritor de Valdegeña. Actos diversos en   memoria de Avelino, charlas en colegios y campamentos, presentaciones de libros   y textos sobre su "amigo" ocuparon buena parte de su energía”.

Otros medios de comunicación contaron con su buen hacer, como Revista de Soria y Soriavisión. Recordamos especialmente su colaboración en la SER, hará ya unos veinte años. A esa hora en que el lugar habitual es la cocina, preparando la comida familiar, la voz inigualable de Pepe Sanz se colaba por las ondas para leer, más bien diríamos que dramatizar, el libro de Avelino Hernández, “Una vez había un pueblo”, con Silvestrito como telón de fondo. En 2014 le fue otorgado el honor de ser Matancero de las Jornadas rito-gastronómicas del Virrey Palafox.


Pepe Sanz narrando historias de la Alcarama

Pese a la poca relación que mantuvimos con él, podemos decir que era, por encima de otros atributos, una persona muy educada, cercana y generosa. Dos veces coincidimos en Sarnago, junto a otro de sus buenos amigos, el maestro Manuel Castelló. Allí dejó también escuchar su voz, delante de la orquesta de Dolores, que había acudido para interpretar alguna de las obras de Castelló relacionada con Tierras Altas. 

Este buen hombre, nacido en Almarza, se ha marchado demasiado pronto, sin haber dado a conocer por escrito todo aquello que conocía tan bien. Aunque quién sabe, quizá haya dejado a su mujer, Camino (¡qué nombre tan hermoso!), algún encargo, algunos apuntes, algún manuscrito y lo podamos ver publicado.

Isabel Goig, 2017

 

escritores sorianos

Biblioteca Soriana index autores index títulosgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com