Villálvaro

   Ermita de la Virgen de Lagunas

por Isabel Goig y Leonor Lahoz

Ermita Virgen de Lagunas, Villálvaro

El padre Damián Janáriz, la recién editada Enciclopedia del Románico y José Vicente Frías Balsa se han ocupado de esta ermita, ya en ruinas, que es la llamada Virgen de Lagunas o de Las Lagunas, perteneciente al municipio de Villálvaro. En cuanto al despoblado de Lagunas, del cual la ermita fue iglesia parroquial, ha sido el padre Gonzalo Martínez Díez, en su Becerro de las Behetrías, quien se ha encargado de informar sobre él. Seguiremos, pues, las investigaciones de tan ilustres personas para conocer algo más de esta ermita soriana, románica, que ha sido, como gran parte del patrimonio de nuestra tierra, expoliada.

Ubiquemos primero el edificio diciendo el lugar de Lagunas aparece documentado en el siglo XIII: este logar es behetria e es agora su sennor (en blanco) de Leyva. Derechos del rey: dan cada anno al Rey de martiniega XVIII m. Pagan al Rey seruiçios e monedas. A pie de página lo recoge como despoblado, con el nombre de Las Lagunas. Está en el término de Villálvaro, 2100 metros al Este con alguna orientación Norte, donde se conserva la ermita de la Virgen de Las Lagunas. Localización en el mapa Geográfico y Catastral a escala 1:50.000, hoja 376, 41º, 39´, 42´´ latitud, 0º 26´43´´ longitud.

Gonzalo Martínez, en las Comunidades de Villa y Tierra de la Extremadura Castellana, afirma: En torno a Villálvaro, se ubican Las Lagunas, perteneciente a la merindad de Santo Domingo, de él procedía el apellido patronímico del célebre comunero Juan Bravo de las Lagunas.

No hemos encontrado más referencias a este despoblado. Don Teófilo Portillo Capilla, en sus Instituciones del Obispado de Osma, ni tan siquiera menciona la ermita en Villálvaro (aunque sí refiere la de San Pedro) ni en Zayas de Báscones, donde alude a la de Santa Ana. Mencionamos Zayas por que el padre Janáriz otorga la propiedad de la ermita de la Virgen de las Lagunas a este pueblo. Este hecho erróneo puede deberse a las propiedades por las que en el siglo XVII pleitearon los vecinos de ambas localidades, concretamente por “los pastos de Lagunas”, como se conoce a los sucesivos pleitos. Una sentencia consideraría comunales a estos pastos, aunque las rencillas perduraron en el tiempo, siendo subsanado hace ya algunos años.

De este histórico despoblado sólo pervive la ermita en ruinas. Un templo románico (expoliado por desaprensivos siguiendo la norma) situado sobre una amplia meseta, a la izquierda del camino parcelario que conduce a Zayas de Báscones. El lugar es de tierras de labor con algunas encinas y debido a su altitud, los restos son visibles desde los alrededores. De Villálvaro la separan algo más de dos kilómetros y casi el doble de Zayas de Báscones.

Lo que aparece ahora del edificio permite saber que fue de nave única, presbiterio cuadrangular y ábside semicircular. Mide 15 metros de larga por 6 de ancha y 5 de alta. La parte que comprende el ábside, presbiterio y muro del norte fueron construidos en aparejo de mampostería enlucida, y para el resto de los muros de la nave se empleó sillería. El ábside está cubierto con bóveda de horno y la nave con artesa de madera.

Ermita Virgen de Lagunas, Villálvaro (detalle del arco de entrada)Algunos elementos recuerdan a los empleados en las iglesias románicas de Caracena, Tiermes, Matanza y Rejas. En el afán de rapiña, lo último arañado a toda la comunidad ha sido la parte principal de la puerta de entrada, que por los restos (la jamba izquierda con baquetones y el montón de piedras de unión en el suelo) permite saber que era apuntada, ajedrezada y con triple arquivolta de rosetas de tres pétalos en el interior de círculos, bolas y sogueado.

La imagen, ahora bien custodiada por los vecinos de ambas localidades, sólo alcanza los sesenta centímetros y es de madera tallada. Es sedente, con el Niño  sentado sobre la rodilla izquierda, el mundo en una mano y bendiciendo con la otra la manzana que le presenta su Madre.

Las celebraciones religiosas alrededor de la Virgen de Lagunas, según nos informaron, tienen lugar en los meses de mayo y octubre. En mayo, los vecinos de Villálvaro van a la ermita y en el paraje que la rodea rezan el rosario y comen junto con los de Zayas de Báscones, “en buena armonía”. Después, en procesión, trasladan a la imagen, desde Zayas a la parroquia de Villálvaro. Cuando acaba la recolección, en la fiesta que llaman “a fruto cogido”, hacen el camino a la inversa y  la transportan de Villálvaro a Zayas.

© Isabel Goig y Leonor Lahoz
publicado en ARÉVACOS Nº 16

Las fotografías son © de Juan-Luis de Sorondo

Censo de ermitas de Soria, Juan-Luis de Sorondo

Ermitas de Soria

turix

lolaVolver a Villálvaro

lolaVolver a index Pueblos

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com