Osma

   Falsificación de moneda en Osma el año 1297

por José Vicente Frías Balsa

 ¡CLICK!
OsmaEl infante Fernando, que después reinaría como Fernando IV El Emplazado (1295-1310), nació en Sevilla el 6 de diciembre de 1285, fruto del matrimonio de Sancho IV y de María Alfonso Meneses, conocida como María de Molina La Prudente. En su turbulenta minoría de edad hubo desórdenes promovidos por algunos nobles, si bien la reina viuda pudo, en principio, hacer frente a tales amenazas contando con la colaboración de Juan Núñez de Lara y su hermano Nuño González.

En este primer movimiento nobiliario el papel más destacado lo desempeñó el infante Enrique, hermano de Alfonso X, personaje intrigante y ambicioso, que pretendía la tutoría de Fernando IV. El infante, intentando hallar apoyos, se reunió con los representantes de los concejos de varias ciudades y villas entre los que se hallaban los de la ciudad de Osma, con los que celebró una reunión en Berlanga de Duero.

Así las cosas, La Prudente se vio precisada a buscar el mismo apoyo que había solicitado el infante y, para ello, convocó, en 1295, Cortes en Valladolid, en las que se proclamó solemnemente a Fernando IV. No obstante siguieron los problemas a los que se sumó, en la primavera 1296, el ataque aragonés que, desde Ariza, avanzó hacia Monteagudo, Almazán, Osma y San Esteban de Gormaz. Jaime II de Aragón pretendía destronar a Fernando IV para impone a su candidato Alfonso de la Cerda.

El 24 de octubre de 1297 Fernando IV autorizó acuñación de moneda, que circuló hasta 1303 en paridad con la de Sancho IV, su padre, aunque era de menor valor. La circunstancia de la nueva emisión fue aprovechada por el infante Juan, Alfonso de la Cerda y Juan Núñez para labrar moneda falsa que imitaba la de Fernando IV, si bien con una ley mucho más baja.

Hacía poco tiempo que María de Molina había obligado a escapar del cerco de la villa de Ampudia, puesto en la segunda quincena de julio de 1297, al inquieto ricohombre Juan Núñez, intrigante personaje que dio mucho mal por tierras sorianas, pues se había apoderado del castillo y judería de Osma. Y los ambiciosos infantes de la Cerda desconcertados por la habilísima y férrea diplomacia de María de Molina y viéndose en apurada situación económia decidieron fabricar moneda a espaldas del rey. En la provincia de Soria lo hizieron en Osma y Deza.

Pero mejor será saborear el relato que nos hace la Corónica del Rey Don Fernando, que dice así:

É este D. Juan Nuñez era en Dueñas e salio dende é fuese para Seron, donde era D. Alfonso, que se llamava rey de Castilla, fijo del infante D. Fernando. É desque el infante D. Juan, que se llamava rey de Leon, é D. Alfonso, que se llamaba rey de Castilla, é D. Juan Nuñez, que era con ellos, vieron que la noble reyna Doña Maria traya la fasienda del rey su fijo tan bien é tan cuerdamente é con tan grand recaudo, é que tan esforçadamente se paraba contra ellos, é veyendo ellos que non avian de que se mantener, acordaron de faser moneda en nombre y señal deste rey D. Fernando, é que fuese de menos valor las cinco partes, é en esta manera falseavan la moneda á este rey, é ellos labraron aquella moneda en estos lugares que aquí se dirán: en Leon é en Castrotorafe é en Dueñas é en Osma é en Deza; é por esta moneda que labraron en estos lugares confundieron toda la buena moneda deste rey D. Fernando, é por esta rason toda la tierra fué en grand turbamiento: lo uno porque la moneda no la conoscian los omes, é lo otro porque pujaron todos las cosas á muy gran precio, en manera que valia el doblo de quanto valía por la buena moneda deste rey D. Fernando.

El caso es que la difusión de esta moneda, acuñada en la ceca de la ciudad de Osma, causó grave quebranto a la economía castellana que se puso de manifiesto en un fuerte incremento de los precios y causó alarma popular dada la dificultad para distinguir la verdadera de la falsa.

Juan Núñez, repuesto de los apuros del cerco de Ampudia, descansó en su villa de Dueñas, y de aquí salió, hacia Serón, en busca de los infantes de la Cerda, sus aliados y amigos. Alfonso de la Cerda se había apoderado de Serón, Soria y Osma y, por entrega desleal de sus defensores, de Almazán y Deza, mientras que fracasaron en su intento de hacerse con Berlanga. Parte de estas plazas se mantuvieron en su poder varios años, al cabo de los cuales Juan Núñez, su principal sostenedor, cayó prisionero en manos de Juan Alfonso de Haro el 7 de mayo de 1299, y para obtener la libertad, cuyas negociaciones se iniciaron en Soria en 1299, tuvo que devolver varias plazas, entre ellas la de Osma.

© José Vicente Frías Balsa

turix

lolaVolver a Osma

lolaVolver a index Pueblos

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com