Fuentes de Magaña

   Se viste de fiesta, Noviembre 2012

Posiblemente las gentes de Fuentes de Magaña tendrán sus propios nombres para las sierras que les rodean, nombres que se van transmitiendo de generación en generación, como los apodos de las personas, pero geográficamente, la villa de Fuentes de Magaña (porque es villa como lo demuestran no sólo los documentos, sino también el rollo jurisdiccional, dos en este único caso, con el nombre de los Pingotes) está rodeada por las sierras de la Alcarama, de las Cabezas, el Rodadero, y de San Miguel. Se ve desde allí el relieve más alto del Sistema Ibérico –a él pertenecen todas esas sierras-, el Moncayo, insignia de toda la tierra soriana y parte de la zaragozana. Se alza la villa a más de mil cien metros.

¡CLICK!pulsar para ampliar
Fuentes de Magaña, 2012

Cuenta Fuentes, como se supondrá por el nombre, con abundantes manantiales (convertidos en ruta como un atractivo más de este encantador lugar) que van a alimentar al río Alhama, subsidiario del Ebro.

¡CLICK!pulsar para ampliar
Fuentes de Magaña, 2012

El pasado sábado, día 17, fue inaugurada una maqueta de dinosaurio, la más grande de Europa, 32 metros de largo y 8 de alto. En Fuentes de Magaña, como en otros términos de Tierras Altas, fueron descubiertas en su día huellas de dinosaurios, y el yacimiento de Miraflores fue debidamente vallado. Ese día tuvo lugar una de las actividades promovidas por la Mancomunidad de Tierras Altas, en su ya reputado Otoño, la elaboración de migas pastoriles, que reúnen alrededor del condumio a residentes y visitantes.

Este afán para hacer que la villa de Fuentes de Magaña no sólo deje de perder población, sino que la aumente, se debe a la dedicación del alcalde, Dionisio Martínez Valer, quien no escamotea ningún esfuerzo e, incansable, lucha para ello, apoyado por los vecinos, por su familia y, económicamente, por PROYNERSO y la Mancomunidad, fundamentalmente.

¡CLICK!pulsar para ampliar
Fuentes de Magaña, 2012

Han sido varios los proyectos iniciados, algunos llegados a buen fin, y otros perdidos por la dificultad de asentar población en lugares aislados de estas tierras de Soria. Es necesario remarcar los logros, que han sido muchos, como la oferta del yacimiento de Miraflores, ahora ya con su dinosaurio, y la ruta de las fuentes, para el turismo (prefiero para el viajero o caminante). A ello se une el albergue ya terminado, y una casa rural, ambos establecimientos bases para, desde ellos, recorrer una comarca bellísima, aunque, o quizá por eso, abrupta y casi salvaje, donde en tiempos se asentaron los pelendones y, desde entonces, no ha dejado de estar habitada. El castillo de Magaña, el románico de Valtajeros y Cerbón, la villa de San Pedro Manrique y sus pueblos abandonados, el Museo Pastoril de Oncala, el Museo Etnográfico de Sarnago, las vías pecuarias, el centro de las canteras molineras de Trébago. Todo ello a tiro de piedra de la casa rural o del albergue de Fuentes de Magaña, donde, por cierto, se puede comer, pues un bar social (de todos los del pueblo), mantiene abiertas sus puertas todos los días, excepto los lunes.

¡CLICK!pulsar para ampliar
Fuentes de Magaña, 2012

Y cuando el tiempo abre, hace ya unos años se reúnen en la bien cuidada plaza de Fuentes, hortelanos y productores ecológicos, para vender sus productos, es el Mercado Ecológico, que Dionisio, el alcalde, quiere perpetuar.

En Otoño, la Mancomunidad de Tierras Altas programa actividades que están perdidas, como encender los hornos para hacer pan y rosquillos, pasear por entre la vegetación autóctona, asistir a los talleres de acebo, o ver las danzas tradicionales de esta tierra. Y, en las fechas elegidas a lo largo de los siglos, se puede el viajero perder en el tiempo asistiendo a las fiestas de todos y cada uno de los pueblos, por escasos que estén de población estante, ya que la ausente se acercará también para revivir romerías, fiestas de Móndidas, paso del fuego, y procesiones y veneraciones a cristos y santos.

¡CLICK!pulsar para ampliar
Fuentes de Magaña, 2012

Alrededor de Fuentes de Magaña, algunos pueblos ofrecen productos de la tierra, como los excelentes embutidos de San Pedro Manrique, o de El Collado; el queso de Oncala; el pan y la bollería de Castilruiz y San Pedro; la miel de Cerbón. Y otros atractivos que se nos olvidarán en este momento, pero que los visitantes irán descubriendo.

Unas actividades en la que se implican muchos, en un afán común para que estas hermosas tierras no sigan perdiendo habitantes, pero que si los pierden, no desaparezca la memoria de sus ritos y costumbres.

¡CLICK!pulsar para ampliar
Fuentes de Magaña, 2012

El caserío de Fuentes de Magaña está muy bien cuidado, con sus casas arregladas, las calles limpias y bien alumbradas. Además del amplio bar, hay parque infantil y un frontón que cubren para celebrar, por ejemplo, la comida de las migas del pasado sábado, día 17. En el centro de la plaza, junto a un busto levantado a un hijo ilustre del pueblo, una hermosa fuente mana incansable. El edificio que en su día, y durante muchos años, fue posada, se muestra arreglado y blanco. Cerca de él, la casa de las hermanas Llorente es en la actualidad sólo su residencia, pero en su día fue tienda, bar y casa de comidas. Hubo una academia y se conserva el edificio, así como las antiguas y románticas escuelas, que antaño albergaron cien niños –según Pura Llorente- y ahora sirve de albergue.

En fin, un lugar encantador, rodeado de otros lugares igualmente hermosos y muy interesantes.

 

© Isabel Goig
 
© Fotos: Leonor Lahoz

turix

Día de fiesta en Fuentes de Magaña, 2008

 

Aprovechando la jornada etnográfica de migas pastoriles, los habitantes del pueblo de Fuentes de Magaña se reunieron, primero, para inaugurar el suelo y la calefacción de la parroquia de la Inmaculada Concepción. Un delicioso concierto de un cuarteto de cuerda, delante del altar mayor, completó con acierto la ceremonia religiosa.

El resto del día estuvo dedicado, sobre todo, a preparar el condumio, con la suculenta base de unas migas pastoriles acompañadas de uvas negras, pequeñas y dulces. Novedades para nosotras en estas migas. La primera, el añadido de cebolla para hacerlas más suaves. Otra, la mezcla de aceite de oliva y grasa de haber frito los torreznos, que se sirven aparte, y la adición del pimentón en crudo, o sea, sin sofreír con los ajos. Y el desmigado del pan, muy fino, casi molido. El resultado, unas migas riquísimas que algún comensal las aderezaban con azúcar. Trabajadas a brazo partido –nunca mejor dicho- por las mujeres de mediana edad, las que saben el secreto, ayudadas por el sacerdote, que lo mismo bendecía la iglesia, que daba vueltas en las grandes sartenes con la cucharrena. Migas pastoriles, de esas que comían los trashumantes en sus bajadas a y subidas de extremo, a veces empapadas en leche recién ordeñada.

Una gran lumbre que se convertiría en ascuas, fue encendida delante de las antiguas escuelas, para asar chorizo y tocino llegado de San Pedro Manrique, que serían regados con vino de la vecina Rioja, donde tantos sampedranos y yangüeses irían a vivir por los años sesenta.

Otra actividad más del Otoño en Tierras Altas, que se completaría con el trabajo del acebo, por la tarde, para hacer la digestión.

 

turix

lolaVolver a Fuentes de Magaña

lolaVolver a index Pueblos

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com