Deza

   Poesías

por Vicente González Aleza

 

LA ERMITA DE LA SOLEDAD

En las afueras de Deza
y al final de la Solana
hay una ermita pequeña
pero bonita y galana.

La  llamamos Soledad
es sencilla y sin adornos
de fuera no lo parece
pero dentro hay  un tesoro.

Si  pasaras por allí
de paseo o por trabajo
haz un alto en tu camino
y nunca pases de largo.

Que si miras a través
de la penumbra borrosa
cuando se aclare la luz
verás a la Dolorosa.

Una madre compungida
con el hijo muerto en brazos
que es el Cristo de la cruz
por nuestra causa inmolado.

A la derecha el desnudo
un pobre hombre atormentado
de llagas,llena su espalda
y con el cuello ensogado.

La cabeza con espinas.
Un Cristo que está sentado
meditando, como un Dios
permite ser azotado.

Que su persona divina
fundida en su humanidad
haya caído tan bajo
y nadie tenga piedad.

Que lo muestren como reo
y diga, yo los perdono
más adelante, clavado.
siendo ahora el hecce homo.

Que lleguen a compararlo
a un hombre que es un malvado
libren al facineroso
y El muera crucificado.

Que la turba enardecida
prefiera a un tal Barrabás
y que El no lo tenga en cuenta
a la hora de perdonar.

Después de rezar un poco
y meditar el misterio
gira tu vista a la izquierda
 y contempla el Nazareno.

Con su sayo de morado
y su rostro ensangrentado..
¿Quién diría que es un Dios
que camina hacia el Calvario?.

¡Mira su cara doliente
y la sangre que le cae
de la corona de espinas
poco a poco por su frente¡.

Esos ojos ya nublados
que son la luz de la luz
y que los tiene apagados
el hijo de Dios, Jesús.

Encorvado por el peso
de la afrenta y tus pecados
lo clavaran en la cruz
para morir desangrado.

Ha de apurar ese cáliz
tan amargo y tan cruel
que la hiel será un alivio
para apagar tanta sed.

Humilde como un cordero
extenderá pies y brazos
en ese duro madero
para expiar tus pecados.

Abandonado de Dios
cuando está ya moribundo
pedirá perdón al Padre
por la incomprensión del mundo.

Y con un gran Vozarrón
que se sentirá de lejos
proclamará el abandono
del Padre, en ese momento.

Y en tus manos encomienda
Dios mío su corazón
y hasta el último suspiro
es un suspiro de amor.

A los pies está su madre
la Virgen de la Piedad
Dolorosa, del Consuelo
también de la Caridad.

En Deza serás la Virgen
Virgen de la Soledad
aunque nunca estarás sola
siempre acompañada estás.

Tienes al hijo a tu lado
y este pueblo que te adora
que te mima que te quiere
como a su madre Señora.

Que con extraños ropajes
y con enorme cariño
cubrían a tu Jesús
para preservar del frío.

De aquel hombre que con barba
decían que era tu niño
que no parecía muerto
parecía estar dormido.

Que te asea, que te viste
que con tus mejores galas
al hombro de buenos mozos
te pasea por sus calles y su plaza.

Y al ondear de ese velo
distintivo de tu duelo
desde lo alto de tu trono
bendecirás a este pueblo.

Y esas lágrimas que brillan
resbalando tus mejillas
poco a poco irán cambiando
convirtiéndose en sonrisas.

Porque el Domingo de Pascua
¡ Al-leluia, resurrecsit cantaremos ¡
vuelve a estar entre nosotros
el Hijo que había muerto.

© Vicente González Aleza
Febrero 2002

ALGO NUESTRO HABRÁ YA MUERTO

Si tienes mal de garganta
acudirás a San Blas,
pero si buscas su ermita
en Deza, la encontrarás
por el suelo ya tirada,
derruida, abandonada
con un arco nada mas.

Un arco que ya es famoso
por el cine y por las fotos,
y que si no lo cuidamos
el arco caerá pronto.

Si ayudamos entre todos
el remedio es muy sencillo:
se podrán hacer las obras
si el arco tuviera amigos.

Es necesaria una junta
para llevar la gestión,
gente joven con anhelos
que tenga mucha ilusión.

Y no correrá peligro
esta vista impresionante
que hace tiempo que está en pie
aguantando tempestades.

O de lo contrario Blas
bendito Blas milagrero,
si tu no haces un milagro
lo veremos por el suelo.

Vendrán las lamentaciones
pero ya no habrá remedio,
Santa Ana se derrumbó
y pocos la hechan de menos.

Después tocará a San Roque
allá en lo alto del cerro
que siempre guardó las uvas
mientras las hubo, su perro.

Santa Bárbara bendita
que en procesión la subimos
ya no cuidará los campos
de sequías y pedriscos.

San Roque, el divino Roque
que al pueblo en Mayo bajamos
no dará más cacahuetes
ni vino porrón en mano.

(En recuerdo de que en tiempos
el vino corría en jarros
y el pan cortado en pedazos
se repartía en canastos).

Con la bendición de rollos
esto mismo nos pasó,
que perdimos la costumbre
pues la ermita se cayó.

Y aunque el rollo se bendiga
San Blas ya no está contento,
los chicos ya no dan gritos,
no juegan al abadejo,
no juegan la cochinilla,
no juegan a ningún juego.

Las eras están vacías
ya no tienen pajuceros
por no trillarse las mieses
y el mediano es un desierto.
Todo son techos sin tejas
incluyendo el matadero.

Y San Blas está sin casa
sin crédito y sin dinero
ni para hacer un apaño
al arco que se está hundiendo.

Y el día que el arco caiga
algo nuestro habrá ya muerto
¿y no tendremos conciencia
de lo que está sucediendo?.

Tampoco tendremos arco.
Sólo quedará el recuerdo
en los videos de Vicente
"Imágenes de mi pueblo".

Y nuestros antepasados
nos mirarán desde el cielo
con cara de malas pulgas
por no cuidar estos templos

Y se acabará el auxilio
que los santos dispensaron
y no habrá más protección
para los pobre Dezanos.

Volverán las faringitis,
anginas, tos y catarros,
los males de la garganta
que San Blas había curado.

No encontraremos remedios
ni valdrán penicilinas
ni potingues de botica
sin la intervención divina.

Que San Miguel nos ampare
de Blas siempre compañero
que con Antonio el de Padua
comparten el mismo techo.

Y que cuiden sus vecinos
que hay pocos Taranzaneros,
si quieren tener su casa
tan cuidadita ¡in eternun!.

Y toquen el corazón
de las gentes de esta pueblo
que Deza cuando fué pobre
levantó estos monumentos.

Y ahora que somos ricos
comparando aquellos tiempos
¿no podremos mantener
ni el arco como recuerdo?

Aupa dezanos que es poco
lo que el Santo está pidiendo
que a San Blas le gustaría
tener el arco completo
y vernos a todos juntos
el dia tres de febrero
bendiciendo nuesto rollo
como hicieron los abuelos.

© Vicente González Aleza
Junio 2000

 

turix

lola Volver a Deza

lolaVolver a index Pueblos

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com