Curiosidades berlanguesas en la noche de San Juan

 

Nuestro amigo y colaborador Miguel Hidalgo, nos ha enviado parte de una revista donde se publica una curiosa tradición sanjuanera practicada por las mozas de Berlanga de Duero. Realidad o ficción, el caso es que se halla recogida en la Revista CRÓNICA por Luis G. de Linares (Luis González de Linares, 1904-1997). Este autor comenzó su carrera en el Semanario Estampa. Posteriormente trabajo en Crónica, Ahora, Mundo gráfico y la revista Semana, de la fue director. La Revista Crónica se publicó entre los años 1929-1938. En ella escribieron César González Ruano, Enrique Díez Canedo y Elena Fortún, entre otros. 

El artículo es así:

 
Click! para ampliar

Revista CRÓNICA. Año 1934. Por la España medieval

Las vírgenes desnudas de Berlanga de Duero

Berlanga de Duero, en la provincia de Soria, no es un pueblo incomunicado, como La Baña. Sus habitantes no viven una existencia medieval. Los autobuses atraviesan sus calles y sus plazas. Hay escuelas, y médico, y cura.

Y, además, unas mocitas que no se contentan con preguntarle a las cartas o a los horóscopos de los abanicos si se casarán, si tendrán hijos, si el marido permanecerá fiel. Las muchachas de Berlanga, y casi todas las de la provincia de Soria, saben con muchos años de anticipación quién va a ser su marido.

¿Cómo se puede producir este milagro? ¿Son las estrellas las que escriben en la   pizarra del cielo el misterio de la vida futura? ¿O los sueños? ¿O las hogueras mágicas que arden en la choza de la hechicera?

Nada de eso. La magia amorosa de las sorianas es absolutamente distinta a la de   todas las demás. No tiene más que un defecto: que sólo es practicable durante la noche de San Juan. En cambio, ofrece la ventaja, si creemos en las afirmaciones de las muchachas que la utilizaron, de ser absolutamente infalible. 

¡Figúrense ustedes con qué ansia esperarán las muchachas de Berlanga la noche de San Juan! Después de cenar se encierran en su cuarto y comienzan a desnudarse. Una a una, van cayendo al suelo las prendas campesinas: refajo, enaguas, larga camisa hasta las rodillas, gruesas medias de algodón... Para que la magia opere de manera satisfactoria no debe quedar ni un centímetro de tela sobre el cuerpo de la moza. Cuando ésta se halla absolutamente desnuda, apaga todas las luces de su habitación, enciende dos velas, que sostiene cada una con una mano, y se coloca delante de un espejo, al que mira fijamente.

Así permanece durante cinco minutos o dos horas.

De pronto, la muchacha deja escapar un grito de angustia y de vergüenza. En ese espejo ha pasado, como una leve sombra, un mozo que ella conoce. Ha visto cómo volvía hacia ella sus ojos brillantes de deseo. Al grito de la moza acuden sus   hermanas, su madre.

¿Lo has visto?

 Sí -murmura la muchacha- ¡Dios mío, qué vergüenza¿ ¿Me habrá visto él a mí?

 El está en la taberna o en su casa -explica la madre- Es su sombra nada más. Durante la noche de San Juan, hija mía, han ocurrido siempre estos milagros.

 ¿Y me casaré con él?

 Te casarás. Cuando en el campanario de la iglesia anuncien las campanas de media noche, la sombra del mozo volverá a meterse en su cuerpo y le contará que ha visto una hermosa virgen desnuda madura para el amor. Te cortejará, acudirá a tu reja, y este verano, después de las faenas del campo, se casará contigo.

¿Magia amorosa? ¿Sugestión? Las mujeres de Berlanga de Duero aseguran que se casaron, sin excepción, con el hombre que vieron en el espejo la noche de San Juan. Sólo a una vieja solterona y escéptica le he oído decir:

Las mozas, sobrecogidas y enervadas por su desnudez, acaban por ver, puesto que así se lo han propuesto, la imagen de un mozo entre las luces temblorosas de las velas. Y ese mozo, naturalmente, suele ser el que ha despertado en ellas las primeras emociones del deseo. ¿Qué tiene de extraño que terminen casándose con él?

 

© Luis G. de Linares


 Berlanga de Duero

 

  volver a
FIESTAS POPULARES Y TRADICIONES

  volver a 
PÁGINAS DE ETNOLOGÍA

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com