Bordecorex y la Escuela del Ayer
 


Click! sobre las fotos para ampliarlas

 BordecorexEl lugar de Bordecorex, agregado al Ayuntamiento de Caltojar, perteneció a la comunidad de Villa y Tierra de Berlanga, con cuya villa compartiría los avatares de la Historia. Discurre por su término el río Bordecorex que cambia el nombre por el de Torete, en Jodra de Cardos. Este pequeño río, nacido en la “loma del Cerrajón”, término de Conquezuela, fue en su tiempo –y suponemos que lo seguirá siendo- muy cangrejero. Escribe Pascual Madoz, que en término de Bordecorex, y cuando él escribió su “Diccionario…”, 1845-1850, el Torete movía un molino que sólo molía en invierno, por cuestión de agua. Las fortalezas islámicas del valle de este río, serían arrasadas por Fernando I, de León, en su campaña de 1060.

El edificio más importante de Bordecorex en su iglesia tardo románica y gótica, dedicada a San Miguel Arcángel, que sufrió algún revés en su estructura y está siendo restaurada. La cabecera es del siglo XIII –según la Enciclopedia del Románico, editada por la Fundación Santa María la Real- con el “presbiterio cubierto con bóveda de cañón apuntado sobre impostas con perfil de listel y chaflán que continúan las del ábside…”. La nave, de mampostería, podría ser obra gótica.”En el muro meridional se abre la portada, protegida por un pórtico renacentista, y compuesta de arco netamente apuntado compuesto por grandes dovelas…”.

Escuela de Bordecorex. El MaestroHoy vamos a fijarnos en otro edificio más moderno, y en su interior. Nos detendremos en la Escuela, y lo haremos gracias a las facilidades y generosidad de los habitantes de ese pequeño pueblo, con su alcalde a la cabeza, que han hecho posible con la puesta en funcionamiento, el que nosotras podamos visitarla y mhi fotografiarla para traerla a nuestras páginas. La Escuela del Ayer, es el resultado de un trabajo bien hecho, del esfuerzo y la complicidad de todos los habitantes, que han recogido y restaurado los elementos que componían la escuela rural en los primeros setenta años del siglo XX, formando con ellos un conjunto museístico de gran valor pedagógico y etnográfico.

De la escuela de Bordecorex, dice Madoz que es de “instrucción primaria, concurrida por unos 14 alumnos de ambos sexos, a cargo de un maestro que a la vez es sacristán”.

Nos fijaremos primero, siguiendo las fotos de mhi, en equipamiento de esta escuela que, con toda seguridad, era el mismo en cualquier establecimiento rural de la provincia, y aún del mundo rural en general, para detenernos después, siguiendo siempre el mismo material gráfico, en los libros y materiales pedagógicos utilizados para la formación de los alumnos.

Escuela de Bordecorex. Comienzo de claseEscuela de Bordecorex. PupitresEl edificio de la Escuela de Bordecorex es de buena calidad, de piedra, pero no era así en todos los pueblos. La constancia de los sorianos durante generaciones, para que sus hijos adquirieran una educación, aunque fuera elemental, hizo que, cuando las autoridades no apoyaban ese empeño, ellos mismos, mediante hacendera, rehabilitaran algún edificio propiedad del Común, para instalar en él la escuela. A veces, este empeño les llevó, como en Segoviela, a construirla nueva. Una escuela que después había que dotar de maestro y se hacía, generalmente, a medias entre el Ayuntamiento y los vecinos, quienes aportaban el grano necesario para el maestro y su familia, por ejemplo es frecuente leer “maestro dotado con 30 fanegas de trigo”, en cualquiera de los casos de nuestra provincia.

Escuela de Bordecorex. La estufaEscuela de Bordecorex. El braseroOtro gasto, que sufragaban en comunidad, era el de la calefacción, la estufa de leña, que como podemos imaginar, consumía gran cantidad de combustible durante los inviernos extremos, y que era aportado por todos los vecinos. Como era necesario encenderla, conocemos casos de maestros que, obligados por el frío y ante la escasez de casi todo, utilizaron documentos más o menos importantes, para poder hacer que la leña ardiera. De esta leña, o de carbón, se obtenían ascuas para el brasero del maestro, que se colocaba debajo de su mesa, mientras que la estufa se procuraba estuviera en el mismo centro.

Escuela de Bordecorex. PlumasEscuela de Bordecorex. CornetasFrente a la mesa del maestro se colocaban los pupitres, donde los alumnos se sentaban de dos en dos, en asientos abatibles, en el caso de Bordecorex, porque en otras escuelas más pobres, se acoplaban las mesas que hacían los propios padres, aunque, tarde o temprano, conseguían los pupitres. Esos escritorios, en ocasiones, tenían la tapa abatible, que servía para que los más traviesos escondieran debajo el tebeo –cuando existiera- o la rana u otros bichejos para molestar durante las clases. Por la parte de arriba, casi siempre garabateado, había un hueco para el tintero y otro, más largo, para colocar los lapiceros.

Escuela de Bordecorex. ArmarioEscuela de Bordecorex. Castilla la ViejaEn la Escuela del Ayer, de Bordecorex, encontramos un armario repleto de libros. Las paredes estaban ocupadas, en lugar preferente, y después de la Guerra Civil, por el crucifijo –en la República no aparecía- la foto de Franco y la de José Antonio. Y los mapas, físicos y políticos, esas maravillas gráficas que tantas veces servirían para que los alumnos soñaran y utilizados de frontal para las fotos de los niños, bien limpios y repeinados, con el libro abierto sobre la mesa, ya en tiempos algo más florecientes económicamente, y no para todos.

Escuela de Bordecorex. PianoEscuela de Bordecorex. TalímetroEn Bordecorex encontramos también un pequeño piano, sobre el que algún maestro enseñaría rudimentos de música a sus alumnos. Y un tallímetro, en el que, curso tras curso, se iría comprobando los avances físicos de los educandos. El tablón de edictos serviría para que los muchachos se fueran instruyendo en los derechos y obligaciones de los habitantes del lugar.

 

Escuela de Bordecorex. Tablón de edictosEscuela de Bordecorex. CompasesEscuela de Bordecorex. Formas geométricasEscuela de Bordecorex. La estufaEscuela de Bordecorex. Medidas

Elementos didácticos

Escuela de Bordecorex. Elementos didácticosEscuela de Bordecorex. Elementos didácticosTal como vemos en las fotografías de mhi, tomadas en la Escuela del Ayer, de Bordecorex, las asignaturas que se impartían en los años sesenta eran: Lectura, Escritura, Dibujo, Cálculo, Religión, Geografía e Historia, Lengua, Matemáticas, Formación del espíritu nacional, Educación Física, Ciencias Naturales, Trabajos manuales y Formación del hogar (sólo para mujeres). Junto a las calificaciones aparecían puntuados los deberes, la conducta, la puntualidad y el aseo.

En las fotos aparecen también algunos de los libros utilizados para la enseñanza de estas materias.

Escuela de Bordecorex. Educación para niñasEscuela de Bordecorex. Enciclopedias

Escuela de Bordecorex. Visita a la escuelaEscuela de Bordecorex. CalificacionesConservamos un pequeño folleto titulado “El Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes a los alumnos de los institutos y escuelas nacionales en el 14 de abril de 1934”. Se trataba de un obsequio que, suponemos, conmemorativo del tercer año de la II República. En él se podía leer “España”, de Emilio Castelar; “Romance del Infantes Arnaldos”; “El Amazonas y el Plata”, de José Enrique Rodó; “Cantiga”, de Gil y Vicente; “La Palabra”, de Juan Maragall; “Cosas del Cid”, de Rubén Darío; “El deleite hace las obras”, de fray Luis de Granada; el prólogo de los “Trabajos de Persiles y Segismunda”, último escrito de Cervantes; y “La margarita”, de Rosalía de Castro. Nada sospechoso.

Pues bien, según copias que reproducimos de tres números del periódico Labor, cuando triunfó el golpe de estado franquista, algunos de estos autores fueron prohibidos, entre ellos dos sorianos: Heliodoro Carpintero y Gervasio Manrique, llegando al absurdo de prohibir la lectura de “Platero y yo”, de Juan Ramón Jiménez.

Periódico Labor nº 390. 8-9-38Periódico Labor nº 390. 8-9-38Periódico Labor nº 454. 20-4-39Periódico Labor nº 458. 4-5-39

Conservamos también el original de una libreta de las prácticas escolares realizadas por una maestra, durante el curso 1963-64, que corresponden a las iniciales  F.C., el treinta por ciento de esa libreta está dedicado a la asignatura del Religión: el Padrenuestro, el hijo pródigo, la Cuaresma… y la Creación, entre otros trabajos del mismo tema.

Escuela de Bordecorex. ConsignaEscuela de Bordecorex. Cómo representaban la RepúblicaEn las fotos de mhi, pueden verse más ejemplos del mismo cariz. En uno de los libros utilizados para educar a los alumnos, puede leerse: “El Alzamiento Nacional fue necesario, espontáneo y justo (…) secundado de una manera entusiasta y decidida por la inmensa mayoría del pueblo español”. En otro indican que el día 1 de octubre es el del Caudillo a quien “debemos gratitud, respeto, obediencia y cariño”. En otra unidad didáctica aparece un mapa de España antes de 1936 con símbolos de iglesias ardiendo, cruces y banderas rotas y, en el centro, la hoz y el martillo. En un trabajo de Geografía con fecha 3 de abril de 1962, en la parte de arriba de la página, aparece un dibujo con la leyenda: “La victoria de Franco salvó a España”.

Todo ello podemos ahora verlo en esta escuela de Bordecorex, donde se han conservado, expuesto y escenificado para su conocimiento, todos los elementos conservados, empezando por el propio edificio, gracias al esfuerzo de todos los vecinos de este pueblo.

© soria-goig.com
© fotos: MHI


La senda del río Torete
El Maestro de Bordecorex - blog de Alberto y Paco Sebas
Bordecorex en Castillos de Soria
Web de Bordecorex
Bordecorex en SoriayMás

volver a
ESCUELAS Y EDUCACIÓN

  volver a 
PÁGINAS DE ETNOLOGÍA

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com