.

 

CONCHA DE MARCO EN CARNE Y VERSO

José María Martínez Laseca
Edita: Ayuntamiento de Soria
Maqueta e imprime: Ochoa Impresores
Soria, 2016

 

Del prólogo de Ignacio del Río Chicote:

I.- Algo que fortalezca a los demás

(Publicado en Diario de Soria, 20 de octubre de 1990) 

“Concha Gutiérrez de Marco, poeta de la vida, nació en Soria el 23 de mayo de 1916, tras la guerra española sintiose inclinada hacia las letras, trabajando en traducciones de libros y escribiendo algunos cuentos y ensayos. Contrajo matrimonio con el escritor de arte Juan Antonio Gaya Nuño. 

Su obra poética tuvo comienzo con “Hora 0´5” (1966), proseguida con la publicación de “Diario de la mañana” (1967), “Acta de identificación” (1972). Este último poemario obtuvo, en 1973, el premio Juan Ramón Jiménez, otorgado por la revista Reseña. En 1973, la revista de poesía “Árbol de Fuego” publicó “Las hilanderas”. Y en 1974 Ediciones Rialp (Colección Abonáis) “Una noche de invierno”. 

Completa su bibliografía la “Guía de Soria” (1969) en colaboración con J.A. Gaya Nuño y los dos volúmenes “La mujer española en el romanticismo” (1970)... “El espíritu de rebeldía de las más ilustres, su afán de independencia, la altura de sus principios y la valentía que demostraron al enfrentarse con su destino, son las virtudes cuyo legado inapreciable debemos conservar, dado que forman la renta más noble de nuestra personalidad”. Frase esta que junto al poema que sirvió para poner texto a color en la exposición de Francisco Mateos, en noviembre de 1968, sintetiza una manera de ser ante el mundo, el ser de una mujer que entregó su energía a la poesía, su inspiración, su amor al arte, su amor a J.A. Gaya Nuño, su deseo de compartir y de hacer compartir. 

Hay que estar callado, no hables tanto,/deja de afirmar tu existir en las palabras,/son igual a ese humo que se aleja./Haz algo, crea./Algo que fortalezca a los demás/y cuando tú te vayas permanezca./Verdaderas palabras, el mensaje/que puedan entender generaciones nuevas,/y les ayude a sobrellevar/el peso de la escoria que gravita sobre ellas. 

Concha Gutiérrez de Marco murió el 19 de octubre de 1989, pero supo vencer a la muerte, se hizo amiga de ella y antes de fundirse en su sombra entregó a la ciudad de Soria (para todo espectador amante) unos fondos bibliográficos y artísticos suficientes para crear a su motivación un núcleo cultural que Soria exige porque lo necesita de inmediato. 

Decíamos que fundió en la sombra de la muerte... y, sin embargo, una parte de Concha vive para Soria. El legado Gaya Nuño espera. Haz algo... algo que fortalezca a los demás. 

Fuera del alcance de los ojos, que es como decir que no existen, esperan hermosas pinturas, testimonios, documentos que nos comunicarían verdades color del sol -añade Concha al referirse a la pintura de Francisco Mateos- y un poquito de tinieblas para ponerle ficción”. 

José María Martínez Laseca (Almajano, 1955), a través de 220 páginas, recoge la vida y obra de Concha de Marco, mujer que fue de Juan Antonio Gaya Nuño, “sencillo trabajo ensayístico, de intención divulgativa”, según él mismo afirma.

soria-goig.com

Ficha del autor

Biografías

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com