.

 

POR LOS PINARES SORIANOS: RESINA, MADERA Y TRADICIONES

Lázaro Hernández Muñoz

Edita. Excma. Diputación Provincial de Soria
Maqueta e imprime: Imprenta Provincial de Soria
614 páginas. Soria, 2011

 

En el año 2002, hace ya diez años, Lázaro Hernández Muñoz ganó el II Concurso “José Tudela” convocado por el Centro Soriano de Estudios Tradicionales y patrocinado por la Diputación Provincial, con el trabajo “El oficio de resinero. Una profesión perdida”, que sería el embrión de este libro que ahora edita la Diputación. Sus trabajos sobre el oficio de resinero le valieron otro premio dos años después, y varias publicaciones en revistas especializadas, así como, por parte del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino la edición de “La profesión de resinero. El ocaso de un oficio centenario”. Podría decirse, sin temor a errar, que el mundo de la resina ha formado parte de la vida de este soriano de Matamala.

La publicación está dividida en nueve capítulos, resumen y conclusiones finales, cuatro anexos, y varios apéndices. Y será difícil que cualquier dato referente a la resina y al oficio de resinero, no esté en este más que interesante volumen. No sólo eso, también todo lo que se mueve y se relaciona con esta actividad, ya que, la propia extracción y las personas que la hacen posible, no es más que el final de una actividad que comienza con la existencia del propio monte, al que está dedicado un capítulo entero que va desde las especies de pinos, hasta la protección y policía de los montes, pasando por la historia, los agresores y agresiones a los montes.

La propuesta de montes públicos para su resinación tuvo lugar al final del siglo XIX y desde entonces y hasta que el producto entró en franco declives, Lázaro Hernández desmenuza todo el proceso. Otro tanto realiza con los procedimientos para la extracción, las técnicas de explotación, los nuevos experimentos…

Más cercano es el capítulo destinado al oficio de resinero, la influencia de ese quehacer en el medio rural, la ocupación de los resineros una vez finalizada la campaña. Muy interesante también, todo el libro lo es, el capítulo dedicado a las fábricas resineras en la provincia de Soria: Almazán, Matamala, San Leonardo, Cabrejas del Pinar, Cubilla, Tardelcuende, y Quintanas de Gormaz.

Uno de los capítulos, el VIII, nos concierne especialmente por el interés que siempre sentimos por todo aquello relacionado con las tradiciones. En él, Hernández refiere varios oficios íntimamente unidos a la resina, al ser, todos ellos, propios del monte. Los artesanos de la madera, los carboneros, los pegueros y, por supuesto, la Carretería y los carreteros. Imbricados con estos oficios, están las tradiciones ancestrales de las hacenderas, “la Pinochada” de Vinuesa, la pingada de los mayos y la matanza casera.

Como a este investigador no se le ha escapado nada, y para que su obra sea redonda, a partir de la página 556 da varios argumentos para reactivar la industria resinera: de tipo social, desde la vertiente empresarial, de carácter medioambiental, y de naturaleza diversa. Y para que no falte nada, un extenso léxico resinero.

Indispensable publicación, no sólo para los amantes o interesados en el tema, si no para todos aquellos que sientan amor por los montes y la naturaleza.

soria-goig.com

 

Estudios sobre Soria

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com