.

LA CUEVA DE LOS DIEZ ACERTIJOS

César Ibáñez París

Editorial Everest, 2008

 

LECTURA PARA JÓVENES

Se presentó hace unas semanas “La cueva de los diez acertijos”, novela con la que el zaragozano afincado en Soria, César Ibáñez París, ganó el Premio “Avelino Hernández” de novela juvenil, convocado por el ayuntamiento de Soria. Certamen que fue convocado el año 2005 y cuya publicación –que junto a una cantidad en metálico, formaba parte del premio– llega por tanto con un poco de retraso. No obstante, “nunca es tarde si la dicha es buena”, reza el refrán –que tiene respuesta ante cualquier situación– para casos como el que nos ocupa. En Soria, todo se hace al mismo ritmo pausado. Da igual que se trate de una carretera, la colocación de unos semáforos o la publicación de una novela.

Esta segunda incursión del autor en la novela –la primera fue “Los frutos caídos”, publicada en 2004– tiene como protagonistas a tres adolescentes que se ven involucrados en una trama de aventura e intriga. Dice César Ibáñez que al estilo de las obras de Conan Doyle. Ciertamente, “La cueva de los diez acertijos” es una narración juvenil clásica, con los ingredientes necesarios para llegar al público a quien en principio va dirigida.

Yo diría, una vez concluida la lectura de la última obra de Ibáñez París, que no se ha planteado sino llegar a los adolescentes a través de la literatura. Para que se acerquen a los libros y comprueben por sí mismos que a través de ellos se pueden pasar también ratos entretenidos. Y es de agradecer que esto sea así; es decir, que el autor busque el placer de la literatura en sí misma. Frente a tanto libro como ha surgido últimamente, dirigido al público juvenil, en busca de sensibilizar sobre unas cuestiones y otras, sin lograr en muchas ocasiones ni la ansiada sensibilización, ni la buena literatura... frente a ello, digo, resulta muy sugerente encontrarse ante una novela como la que vengo comentando, en la que tres jóvenes, encuentran en una vieja y solitaria casona un antiguo manuscrito invitándoles a descifrar una serie de enigmas; si lo logran recibirán su recompensa. Sagacidad e inteligencia serán necesarias para llevar a cabo su tarea.

Se trata de una novela muy entretenida con una primera parte (aproximadamente la mitad del libro) dedicada a la lectura del manuscrito -fechado a comienzos del siglo XIX, concretamente en 1801– que encuentran los tres chicos y en el cual Pedro de Santa Ana narra las vicisitudes de su vida, y una segunda parte en la que los tres adolescentes entran en acción para ir descifrando uno a uno los diez acertijos que dan título a la novela, con los que el indiano ha decidido convertir en juego y aventura el hallazgo de un misterioso tesoro que trajo consigo del Nuevo Mundo.

Fernando G. Córdoba
(Publicado en “Diario de Soria” el lunes 24 de marzo de 2008)

 

Narrativa Soriana

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com