.

 

DE LA SACA A LAS BAILAS
NI USOS NI COSTUMBRES

Joaquín Alcalde Rodríguez

SORIA, 2007

 

Hasta la fecha ninguna publicación de Joaquín Alcalde Rodriguez ha decepcionado. Casi todos los que le hayan leído –siempre habrá alguno que sea la excepción de la regla- han opinado que en costumbrismo no hay hasta ahora pluma más fina ni más ágil, con la que plasmar el profundo conocimiento que de lo soriano tiene Joaquín Alcalde.

Con esta entrega sobre las Fiestas de San Juan riza el rizo. Debería ser lectura obligada, sobre todo para los puristas, porque aquí están lo que fueron las fiestas y lo que son. Los añadidos cutres y las ausencias que sí fueron y constituyeron la esencia misma de los usos y costumbres.

Estructurado en treinta y dos capítulos, o pequeños relatos, contundentes, rápidos, como descargas conmovedoras, Joaquín Alcalde nos va diciendo que el Lavalenguas no entra en los usos, ni el desencajonamiento, ni el pregón. Que las fiestas comenzaban en La Saca –nada que ver con lo de ahora- siendo, además, ese jueves laborable. En los Agés se subastaban los despojos, ese día no había corrida de toros. El Ayuntamiento repartía bengalas y se enmaromaba al toro. Y un largo etcétera.

Aconteceres jugosos y desconocidos para muchas personas. Como la forma de aprenderse “La nueva”, o sea, la nueva canción sanjuanera, que ese año vendría a unirse al cancionero, y que era repartida en octavillas con suficiente tiempo para que los sanjuaneros se la aprendieran. Curioso también resulta el saber de la existencia de jurados casi profesionales, ante la ausencia o negativa de los vecinos a serlo. Muy interesante el capítulo “De los gaiteros a las charangas”, donde se dan pelos y señales del lugar de procedencia, nombre, apodo de estos entrañables músicos, y hasta el lugar de fabricación de las boinas con las que se cubrían, Pradoluengo, en La Rioja.

El capítulo “La prueba de la autoridad” está redactado con tanta fineza, no exenta de un humor a veces corrosivo, que resulta una auténtica delicia:

“ (…) al socaire de las antañonas y manidas Ordenanzas Municipales, que han sido actualizadas hace unos años, no sin autobombo y sin saberse realmente con qué fin práctico, surgió sin solución de continuidad la actual comitiva oficial que, con la misma puntualidad y rigor si se quiere, se forma cada Domingo de Calderas para asistir a la dichosa prueba de la autoridad, que continúa celebrándose con idéntico ritual o muy parecido al de siempre. Por razones obvias del discurrir de la vida, no están algunos de los de entonces. Otros, los más jóvenes de la época, eso sí reconvertidos a la causa actual en un ejercicio de asombroso travestismo, continúan arrimándose al séquito, amén de algún que otro redentor de nuevo cuño que, como entonces, no se sabe qué coño pinta en la parafernalia. No está el poncio, lógicamente. Pero sí los habituales, los de siempre, que en cierto modo y con la perspectiva del paso del tiempo, en la práctica vienen a representar prácticamente lo mismo. Porque, como con el Movimiento, lamentablemente en torno a ellos y a las políticas de los partidos que desarrolla el gobierno al que pertenecen, gira la vida cotidiana de los sorianos que asisten cada día al deterioro lento pero progresivo e irreversible de una provincia por la que dicen trabajar tanto. Los resultados son otra cosa”.

Como siempre, un placer leer a Joaquín. Un ejemplo de saber contar, de memoria y de elegancia narrativa.

Isabel Goig

 

INTRODUCCIÓN

Se ha escrito y publicado mucho sobre las fiestas de San Juan. Pero el título “De La Saca a Las Bailas. Ni usos ni costumbres” no es uno más. El autor ha querido hacer un trabajo diferente o acaso ofrecer una visión distinta, desde un ángulo que no se suele tratar con frecuencia. No se trata para nada de un trabajo de investigación. La hemeroteca la ha consultado lo justo para situar el tema correspondiente en el contexto más aproximado posible. Y sí tiene mucho de memoria colectiva de una generación de sorianos que crecieron en la posguerra.

El propósito no ha sido otro que el de dejar constancia de algunas cosas, muchas de ellas desconocidas para las generaciones más jóvenes y, por el contrario y en muchos casos, olvidadas por quienes vivieron lo que aquí se cuenta. Además, y en algún caso, se aclaran errores que a base de ser reiterados por sucesivos autores y estudiosos y nadie subsanar se estaban aceptando tal cual los habían contado y, por lo tanto, dando por buenas las referencias que se venían ofreciendo; es el caso, por ejemplo, de los Toros Enmaromados cuando fueron recuperados fugazmente al final de los años cuarenta del siglo pasado. Y otras historias, en fin, son inéditas, pues ya se sabe que en esto de las fiestas de San Juan cada uno tiene sus propias vivencias aunque jamás nadie se haya atrevido a dar el paso de plasmarlas en forma de libro o cualquier otro medio de los muchos que existen hoy para darlas a conocer.

Llegado a este punto parece oportuno dejar constancia del agradecimiento al escritor y crítico de cine Julián de La Llana que no ha tenido inconveniente, al contrario, en que se incorpore a la obra un estupendo trabajo suyo de investigación publicado en prensa en su momento, que aparece aquí con el título “Las fiestas en celuloide”. Del mismo modo que a Concha Garcés y Gloria Lubias, sorianas y sanjuaneras de siempre, por sus testimonios personales; al periodista, pero sobre todo amigo, Amancio Martínez, por la posibilidad de haber podido consultar su archivo personal, y a María López Morales, fotógrafo del Archivo Histórico Provincial.

En cualquier caso, con la finalidad de ofrecer una visión lo más completa posible acerca de las fiestas de San Juan, el autor ha rescatado algunas narraciones de obras anteriores suyas y parcialmente otras, sin dejar de ser consciente de que podía haber ampliado el abanico de los temas a tratar y de que de algunos sobre los que ha escrito podrían decirse bastantes más cosas. Pero, entre otros imponderables, se ha topado con la falta de referencia escrita en la que poder constatar lo que a veces la memoria ha sido incapaz de conservar con la precisión deseada, por lo que su pretensión se ha quedado a medias.

“De La Saca a Las Bailas. Ni usos ni costumbres” es, ante todo, una crónica que intenta describir algunos aspectos de los sanjuanes de hace medio siglo, en algún caso más, en la que no falta un componente de crítica social, que caracteriza la obra sobre narrativa costumbrista local en la que viene trabajando estos últimos años Joaquín Alcalde. La presente obra está en esa línea y por lo tanto hay que encuadrarla en el mismo grupo, pues con ese propósito, por más que sea monográfica, la pensó y ha desarrollado.

Por lo demás “De La Saca a Las Bailas. Ni usos ni costumbres”, está estructurado en narraciones cortas, hasta un total de treinta y dos, sin ninguna interrelación buscada entre ellas, lo que proporciona al conjunto de la obra dinamismo y al mismo tiempo autonomía, de manera que el lector puede abordarla e interrumpir libremente, según prefiera, porque no tiene necesidad de seguir un orden preestablecido.

Joaquín Alcalde

CLICK! Ficha del autor

Web de Joaquín Alcalde  

Estudios sobre Soria

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com