.

 

LOS GENTILICIOS BURLESCOS EN SORIA
María Villanañe

Edita: Centro Soriano de Estudios Tradicionales
Colección Cosas de Soria
Páginas: 92
Imprime: Arteprint (Soria)
SORIA 1998

 

Indagar sobre gentilicios, motes, apodos, alias, en fin, de los pueblos y lugares de nuestra tierra es ya cosa del pasado. Viejas consejas sobre las que sólo tienen jurisdicción los mayores de cada casa, restos de un pasado que arrumbamos día a día en el desván de la historia y uno quisiera muy sinceramente creer que a cambio de algo mejor. Parece ser opinión generalizada que el progreso ha traído, en todo el mundo, el desprestigio de lo tradicional y la muerte de todo tipo de costumbres y hábitos inmemoriales. Pero es el caso que en esos países o regiones primero llegó el progreso y más tarde, poco a poco, se fueron despojando de esta ganga supuestamente inútil.

En Soria hemos hecho, con unanimidad y diligencia dignas de mejor causa, exactamente lo contrario: primero hemos tirado al lodazal todo, o al menos gran parte, de nuestro patrimonio cultural, arquitectónico, etc. propio y luego nos hemos sentado a esperar que, por añadidura y por no sé que extraña lógica, nos vendrían industrias y progreso económico a manos llenas.

Hay en Soria espacio para la vida y hay densidad vital. Densidad que nada tiene que ver con la población de hecho en un momento histórico determinado. Una muestra de esta densidad, de esta individualización, está en el uso de los llamados gentilicios burlescos, apelativos irónicos o despectivos, reflejo a veces de antiquísimas disputas por el deslindamiento de unos campos, por el aprovechamiento de un bosquecillo o por motivos aún más baladíes. Claro que este afán de particularizar y de identificar no se para en el gentilicio del lugar, sino que llega, o llegaba, hasta el individuo, pues raro era antaño el que no tenía su "alias" o "apodo". He hablado de densidad y de individualización y no creo que nadie pueda dudar que el "Tío" (o "tión", si era "mozo viejo") de cualquier pueblo soriano de antaño tenía su papel bien definido y concreto en la microsociedad del villorrio mucho más de lo que pueda tenerlo un ciudadano de la madrileña Calle del Pez que sólo existe, a excepción de sus familiares más allegados, para los ordenadores de Hacienda...

Que zonas o comarcas de peso nacional específico casi nulo y de importancia económica intrascendente reciban nombres pomposos como "El Valle", "La Tierruca", "La Alcarria" (soriana en este caso) es una muestra de eso que Schumacher llamaba con toda propiedad "la importancia de lo pequeño". Soria era, y lo es todavía en alguna medida, un completo microcosmos autosuficiente y lo bastante intrincado como para que nunca lleguemos a conocerlo a aprenderlo totalmente. Es curioso que esto suceda a todos los niveles y ya el geógrafo Gómez Chico se ocupó de demostrar que incluso geográfica y climáticamente Soria era un compendio de toda la península. Otro tanto sucede en campos como el folclore, la etnología, y ¡hasta la arqueología! Hay que comprender esto para aventurarse en el mundillo de los gentilicios, detrás de los cuales se ocultan a veces historias casi siempre chuscas. Más de 300 hay recopilados en la provincia, y posiblemente existan todavía más, lo que revela un afán por encasillar al vecino, por hacerlo identificable, próximo, familiar...

Para terminar decir que en esta pequeña relación, ni mucho menos exhaustiva, pueden aparecer algunos nombres que hieran sensibilidades lugareñas. Rogamos a todos lo tomen con humor y templanza y reciban nuestras disculpas sinceras y anticipadas, piensen que si algún día hubo afán de hacer daño en estos epítetos, hoy sólo queda el mero recuerdo histórico de algo que fue y no es. Lo último que pretenderíamos sería, desde luego, reavivar viejas polémicas o abrir heridas antañonas. Para bien o para mal todo esto ha pasado, ha muerto, estamos a poco menos de tres años del dos mil y metidos de rondó dentro del Mercado Común ¿A quién le va a saber malo que sus tatarabuelos les llamaran zorros o bubillos?

© Antonio Ruiz Vega
(Del prólogo Los gentilicios burlescos en Soria)

 

Estudios sobre Soria

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com