.

 

UNA CASA EN LA ORILLA DE UN RÍO
Avelino Hernández Lucas

Edita: Espasa Calpe
Páginas: 138
1998

Con una trayectoria literaria ya bastante dilatada, la obra de este soriano (Valdegeña, 1945), trasterrado actualmente en el archipiélago balear, parece moverse con agrado y soltura dentro de un trazo corto, casi de prosa poética, como el que aquí nos muestra.

En Una casa en la orilla de un río, se entremezclan algunos relatos bastante antiguos con otros recientes, en un a modo de cajón de sastre, sin demasiada consistencia. Son relatos cortos, casi todos ellos con moraleja evidente, donde se nos habla de lo divino y de lo humano, con el hilo conductor de una sensibilidad a flor de piel.

A caballo entre Mallorca y Soria, con excursiones a otros escenarios (leoneses, portugueses, irlandeses y hasta norteamericanos) que ya le conocíamos de otras obras. Estamos ante un libro que se demora en las descripciones, que, muchas veces por elusión, traza personajes que en un momento de su peripecia vital se han cruzado en la vida del autor y la han marcado con su impronta.

Su Valdegeña natal, la comarca de sus mayores, el solar donde Avelino ambientó su primer libro, Había una vez un pueblo, retorna aquí, y vuelve a hablarnos de bandidos, de Bécquer y su equívoca mujer casta. De cacerías por la Sierra del Madero y de encuestas personales con ratones de biblioteca o boticarios rurales. Es el Avelino intimista de otros tiempos que parece ahora volver a los mismos lugares, demorándose, dejando transcurrir el polvo del tiempo entre los dedos, quién sabe si con algo de fatalismo.

Una casa en la orilla de un río es un poco el compendio de toda la obra de Avelino, como un precipitado o concentrado de su prosa, pues por aquí aparecen todos o casi todos sus "leit-motivs" de libros anteriores. Hay, eso sí, un proceso de depuración, de simplificación, de estilismo, que roza, como hemos dicho, la prosa poética, pues mucho hay de poesía en este libro. No sólo lo cuidado del lenguaje sino hasta la misma estructura, espaciada, diáfana, aligerada por los frecuentes puntos y aparte, hasta el punto de que este libro de casi 140 páginas se lee en una hora lo sumo.

Aunque Soria aletea por todo el volumen los capítulos titulados El adulterio y Mujeres de poeta, están por completo dedicados a nuestra tierra.

Humillación o Las bolsas de basura fueron publicados, con los títulos de Felix o la humillación antigua de los hombres y Manolo o el chucho de las niñas bien respectivamente, en ABANCO/COSAS DE SORIA Nº7.

Los libros de Avelino Hernández, y llevamos siguiendo su prosa desde hace más de diez años (desde, al menos, su Historia de San Kildán), son personalísimos, su autor parece haber encontrado una fórmula propia, un estilo, hasta un ritmo y es dentro de estos parámetros que va trazando su narrativa. Su interés por los personajes más desfavorecidos, marginales, al margen de la historia le define, así como el gusto por las tierras o los paisajes que permanecen, en la medida de los posible, lejos del tráfago de la modernidad. Los viejos oficios, las personas provectas con una larga vida tras sí, le interesan. Avelino forma pues parte de una cierta manera de entender la literatura, fuera de modas urbanitas o supuestamente cosmopolitas, trata, y consigue, tener una voz propia y hablarnos de las gentes y los parajes que le interesan. Esta su decisión actual de marchar a vivir a la Isla de la Luz, dejando atrás Madrid y sus afanes, nos anuncia que va a seguir por ese camino, en el que le deseamos paz y felicidad.

© Antonio Ruiz Vega

Amplia reseña y comentarios en su web
Web de Avelino Hernández

IN MEMORIAM - AVELINO HERNÁNDEZ

Narrativa Soriana

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com