.

 

LA VISIÓN MEMORABLE
Enrique Andrés Ruiz

Edita: Renacimiento
Páginas: 156
1995

 

 

La trayectoria de Enrique Andrés Ruiz, primero en sus años sorianos y, después, ya radicado en Madrid ha estado marcada por una elogiable independencia de criterio y por una más que evidente personalidad, hasta el punto de que no cabe detectar en ella titubeos juveniles sino que se lanza, desde muy pronto, por caminos propios, libremente elegidos, dotado ya con el bagaje cultural y artístico necesario para la tarea.

Dicho esto hay que precisar que La Visión Memorable es un libro ambicioso, en el que su autor se lanza a desentrañar algunas de las cuestiones que han preocupado al mundo de la estética durante muchos años. Y lo hace partiendo de una serie de experiencias personales, que en ningún momento le son hurtadas al lector, y que, como vamos aprendiendo a medida que avanza la obra, son determinantes en la formación de una determinada sensibilidad.

Estas experiencias, que alguien más exaltado hubiera caracterizado sin dudar de "iluminaciones" son la contemplación temprana de ciertos cuadros, el atisbo de especiales calidades en los trémolos de algunos "cantaores" de flamenco y, sobre todo, la percepción asombrada de raros momentos taurinos. Será de estos tres mundos, principalmente, de donde Enrique va a extraer experiencias que, andando el tiempo, van a motivarle, yo creo que inevitablemente, a investigar y profundizar en lo que sería la misma esencia del fenómeno artístico.

Digamos que lo mismo que se evita hablar del "satori" también se guarda muy mucho el autor de acudir a cualquier tipo de jerga o argot para iniciados. El propósito está establecido en la aparente contradicción de expresar con palabras y razones lo que, por definición, es inefable. Contradicción, hay que decirlo, que el autor asume desde un principio y que, pese a todo, acaba superando de un modo más que airoso.

La Visión Memorable no es un libro de fácil lectura. Hay un poso de erudición considerable que se patentiza en ese nutrido Índice Onomástico del final. Pero no es una erudición forzada ni gratuita. Las citas están bien traídas y vienen más bien a aclarar conceptos que a embrollar culteranamente un discurso que se propone ser claro.

La Visión Memorable está escrita en un castellano denso, cargado de conceptos e ideas (cosa insólita en estos días de literatura - y filosofía- light), que hay que ir desentrañando no sin esfuerzo pero que nos deja, al finalizar la lectura, la sensación de haber andado un buen trecho en el camino de la comprensión de esas experiencias de las que no escapamos sin algún tipo de estremecimiento feérico.

Con esta obra, recomendable desde todos los puntos de vista, creo que Enrique Andrés Ruiz entra por derecho en el panorama del pensamiento contemporáneo, como no tardará en serle reconocido. vistas las cosas desde la provincia eso no puede menos que alegrarnos...

© María Villanañe
(Publicado en ABANCO/COSAS DE SORIA Nº 12)

Ficha del autor

 

Ensayos de Autores Sorianos

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com