.

 

LA SORIA MÁGICA
Fiestas y Tradiciones Populares
Antonio Ruiz Vega

Edita: Centro Soriano de Estudios Tradicionales
Colección: "Los libros del santero", nº 2
Páginas: 245
SORIA, 2001

 

Portada de la primera edición de 1985Hace años –unos quince- Antonio Ruiz Vega publicó "La Soria Mágica" y se agotó rápidamente debido al interés que suscitó. Ahora, en edición más cuidada de la colección "Los libros del santero", vuelve a estar en las librerías. Pero en este volumen lo que menos interesa –aunque se agradece- es la edición más o menos lujosa. Interesa, sobre todo, el contenido, y este, ya se sabe, no va a defraudar.

Rezuma algo obligado para un soriano, es decir, amor a la tierra, a sus tradiciones, a sus ritos y a sus fiestas populares –todo ramas de un mismo árbol-. Y es obligado porque ese acervo se lo merece. Por entre las páginas repletas de vida conservada y en algunos casos activa, van discurriendo, a la vez que se estudian y comparan –lo suficiente para no llegar a intelectualizarlo en exceso- las tradiciones festivas de la provincia de Soria.

Abejar con su taurobolio con nombre propio, La Barrosa. Las danzas de San Leonardo, hermanas de las de Casarejos y de tantas otras de toda la península, que invocan a los dioses de la naturaleza pidiéndoles fertilidad para las tierras. Medinaceli y el Toro Jubilo, sobre la que es necesario estar atentos para que los defensores de los animales –que no entienden nada por mucho que se les explique- no acaben cargándosela, como en los malos tiempos del franquismo, cuando se debían esconder para celebrarla. El Paso del Fuego, tema que Ruiz Vega domina a fondo, y las Móndidas, tributo de doncellas hecho al rey moro, del que quedan interesantes testimonios en lugares que fueron prontamente reconquistados en la Edad Media y hasta en Cataluña, donde, gracias a ella, se unen Bagà, en Barcelona, y Vila-seca de Solcina, en Tarragona. Por cierto, que la portada de esta nueva edición pueden verse las móndidas de Sarnago. Iruecha, con sus fiestas de Moros y Cristianos, debe a la primera edición de La Soria Mágica la popularidad de su puesta en escena, que casi llegó a perderse, a causa, sobre todo, de la despoblación que sangró también esa zona soriana. Tras el estudio detallado de esos ritos, pasa revista a las fiestas de mozos de Morón y Romanillos, al toro de Deza, la Pinochada de Vinuesa, San Bartolo con su romería, dos fiestas yangüesas desaparecidas (también se celebraban los sorteos de novios en Santa Cruz de Yanguas, Santa María de las Hoyas y otros lugares, y la corrida del rosco en Villar del Río), las desaparecidas –suponemos que sin remedio- carnestolendas de Calatañazor y otro tanto podemos decir de la misa sacrílega de Cabrejas del Campo. Sí está bien vivo el Zarrón de Almazán y casi todas las fiestas de calderas, no así el juego del pelotón de Narros, del que tanto y tan bien escribió José Tudela y que nosotros recogimos en "Juegos populares sorianos". De Monteagudo de las Vicarías y de la mano de Isaac Peracho Muñoz, recoge todas las tradiciones, para finalizar con una recopilación de artículos publicados por otros autores sobre el Carnaval de Soria.

Antonio Ruiz se inició con este libro en una corriente literaria que le conduciría a la coautoría, con Sánchez Dragó, del Diccionario de la España Mágica. Para no colocar etiquetas –algo muy dado en el mundillo literario- hay que decir que, además de esta corriente, Ruiz Vega investiga y profundiza en todo aquello que esté relacionado con la cultura soriana.

No es, La Soria Mágica del 2001 una reedición solamente. Como el autor indica en el prólogo a esta edición, ha sido aumentada, aunque no corregida "He aumentado, por tanto, este libro, con nuevas aportaciones, pero no he querido revisar lo ya escrito. Hay algunas interpretaciones aventuradas que lancé en su día a beneficio de inventario y por estimular la polémica y que sin embargo se han convertido poco menos que en artículo de fe".

Algunas de las tradiciones aquí recogidas se han revitalizado; en Iruecha, como queda dicho, pero también La Barrosa vuelve, pujante, a recorrer las calles de Abejar. Otras tal vez nunca más lleguemos a verlas. La estadística manda.

 

Ficha del autor

Algunas Fiestas Mágicas

 

Estudios sobre Soria

Biblioteca Sorianaindex autoresindex títulosescritoresgoig soler

inicio del web
© soria-goig.com