La Casa del Pueblo de Soria

(Algunos documentos archivísticos)


Inauguración Casa del Pueblo de Madrid, 1908

En el año 1908, el fundador del partido Socialista Obrero Español, y de la Unión General de Trabajadores, Pablo Iglesias Posse, fundó, también, la Casa del Pueblo de Madrid, si bien la más representativa, no la primera, ya que le cupo el honor de encabezar la lista a la de Montijo (Badajoz), en 1900; y antes de la de Madrid, estaría operativa la de Alzira (Valencia), desde 1903.

En Soria se tardaría alguna década más, pues no es hasta el 27 de octubre de 1931, cuando localizamos, en los fondos del Gobierno Civil, custodiados en el Archivo Histórico Provincial, el primer documento, firmado por Francisco Marrón, en nombre de la Comisión Organizadora, y son las bases para la administración y gobierno de la Casa del Pueblo de Soria:

“Las asociaciones de Empleados de Banca de Soria y su provincia, de Dependientes de Comercio de Soria y su provincia, Consejo Ferroviario de Torralba-Soria y Santander-Mediterráneo, Agrupación de Oficios y Agrupación Socialista, todas afectas la la Unión General de Trabajadores de España, atendiendo a la invitación hecha por estas dos últimas agrupaciones, acuerdan agruparse todas ellas constituyendo una sociedad con la denominación CASA DEL PUEBLO DE SORIA, y para su gobierno se redactan las siguientes bases: son dieciséis más un adicional”.

Debajo, manuscrito, con fecha 30 de octubre de 1931, el “presentado”, firmado por el gobernador Mariano Joven.

Estas bases regulan qué asociaciones podrán domiciliarse en la Casa del Pueblo, todas las que estén legalmente constituidas y sean afectas a la UGT. Para su ingreso bastará que lo soliciten por escrito. Composición de la Junta Administrativa, que podrá desarrollar iniciativas “que tiendan a beneficiar el mejoramiento moral y societario de las distintas Agrupaciones, especialmente en el sentido Cultural, y se renovará anualmente por mitad, siendo asamblearia. Las Asociaciones pueden aportar mobiliario, que seguirá siendo de su propiedad y en caso de disolución de la Casa del Pueblo “los fondos y enseres serán repartidos entre las Agrupaciones que la constituyan proporcionalmente al tiempo que llevaren ingresadas y no disolverse mientras existan dos Agrupaciones adheridas a la misma”.

El adicional dice: “Para los asuntos políticos o sociales podrá nombrarse con máxima urgencia a petición de una o varias Agrupaciones un Comité Ejecutivo que asumirá, en unión de la Directiva o Directivas de las Agrupaciones solicitantes la dirección del asunto para el que fuese creado. (…). Para casos de huelga las organizaciones tienen el deber moral de prestar su apoyo, pero se les reconoce autonomía que les será respetada”.

La Casa del Pueblo de Soria tuvo su primer domicilio en el edificio número 3, piso 1º, de la Plaza de Bernardo Robles, siguiendo el criterio de los fundadores de estos centros, de buscar las zonas más céntricas.

El siguiente documento, manuscrito, está sellado con la fecha 10 de noviembre de 1931. Se trata de un certificado de la primera acta, firmado por el secretario Diego López Cordero, que transcribimos en parte por el interés que, como se verá más adelante, tienen los nombres de las personas que integran los cargos de la Comisión para la creación de la Casa del Pueblo, y la primera junta directiva de la misma.

“En la Ciudad de Soria a 10 de Noviembre de 1931 convocados por la Comisión Organizadora que integran los compañeros Francisco Marrón Verde, Gerardo de la Mata Falche, Francisco Soria Montenegro, Julio de Soria y López de Cerain, Marcelino Gómez, Manuel del Río Muñoz, Fortunato Martínez Pascual, Venancio Santa María, Julián Vizmanos Moreno, Amador Gómez Gallego, Heraclio Ortega Avilés y Florentino Blanco, que fue creada y designados por Junta General de Asociados de las Agrupaciones afectas a la misma, celebrada el día 28 de julio al objeto de confiar al cuidado de la citada Comisión los trabajos preliminares encaminados a constituir la Casa del Pueblo de Soria y redacción de las bases que han de regir para gobierno y administración de la misma, las cuales las presentaron a la aprobación en Asamblea celebrada el día 24 de octubre. (…). La Comisión Organizadora da cuenta a los reunidos de que con fecha 30 de Octubre último han sido aprobadas las bases por la primera Autoridad de la provincia y habiendo transcurrido el plazo que manda la Ley desde su aprobación queda constituida en el acto por acuerdo de los reunidos La Casa del Pueblo de Soria, cesando en este momento la citada Comisión Organizadora (…).

La primera Junta Administrativa la componen: Enrique García Carrilero, presidente; Julián Vizmanos Moreno, vicepresidente; Diego López Cordero, secretario; Luis Arribas Martínez, vicesecretario; Fortunato Martínez Pascual, tesorero; Julio Soria y López de Cerain, contador; Florentino Blanco, Aurelio de Marco, Nicolás Alvarez, Venancio Santa María, José Barrrera, y Manuel del Río, vocales.

El siguiente documento, también manuscrito, tiene fecha de entrada en el Gobierno Civil de 27 de julio de 1932. Está firmado por el vicepresidente de la Casa del Pueblo, Aquilino Hidalgo. En él se notifica el cambio de domicilio de la Plaza de Bernardo Robles, 3, al piso tercero de la casa número 20, de la calle del Marqués de Vadillo. El documento dice también que las Agrupaciones que componen la Casa del Pueblo son: Asociación de Empleados de Banca de Soria y su Provincia; Asociación de Dependientes de Comercio de Soria y su Provincia; Consejo Obrero Santander-Mediterráneo; Consejo Obrero Torralba a Soria; Agrupación de Oficios Varios; y Agrupación Socialista.

Con fecha 29 de agosto de 1933, dirigido al gobernador civil, Segundo Miguel Esteruelas, secretario general de la Casa del Pueblo, certifica que en el libro de actas de la entidad, folio 21, consta la elección por la Junta General, de la siguiente directiva: presidente, Enrique García Carrilero; vicepresidente, Escolástico Huerta; secretario, Tirso Ontiveros; tesorero, Miguel Esteruelas; contador, Fernando Fernández, y 7 vocales en representación de las distintas agrupaciones que integran esta Casa.

En 1934, entre el 5 y el 19 de octubre, durante el bienio radical-cedista, se produce una huelga general que se sigue en casi todo el país, conocida también como la Revolución de 1934, y que tuvo sus focos principales en Asturias y Cataluña, a raíz de ella se clausuran las Casas del Pueblo.

Entre los documentos de la de Soria, se encuentra una copia, escrita a máquina, sin sello, en la que el gobernador civil se dirige al comisario jefe de Investigación y Vigilancia, notificándole que con esta misma fecha -3 de mayo de 1935- se ha dirigido al presidente de la Casa del Pueblo de Soria, del siguiente tenor:

“De acuerdo con lo solicitado por esa Junta Directiva y de conformidad con las instrucciones recibidas del Excmo. Sr. Ministro de la Gobernación, he acordado levantar la clausura que en la actualidad pesa sobre la Casa del Pueblo de esta capital y Sociedades afectas a la misma y en ella domiciliadas”.

Un día después, el 4 de mayo, desde la Secretaría de la Casa del Pueblo de Soria, se dirigen al gobernador, complaciéndose del levantamiento de la clausura y preguntando si la resolución “puede considerarse extensiva a los Centros obreros de la provincia afectos a la Unión General de Trabajadores de España, quedando suprimida igualmente la clausura que sobre los mismos existe”.


CLICK!! sobre la foto para ampliar(CLICK! sobre la foto para ampliar)

En el mismo folio, manuscrito, escribe el gobernador, fecha 6 de mayo, diciendo: “Contesten que la resolución afecta solamente a la de esta capital y que por lo que afecta a las restantes de la provincia se les comunicará oportunamente a cada una de ellas”.

Del 21 de mayo de 1935, se conserva un folio manuscrito, con sello de la Agrupación Socialista de Soria, dirigido al gobernador, en el que ponen en conocimiento que en Junta General Ordinaria, celebrada el día 17, en el local de la Casa del Pueblo, ha sido nombrado el Comité de la Agrupación Socialista siguiente: presidente, Eustasio Guilarte López, domiciliado calle Concepciones nº 11; vicepresidente, José María Trueba García de Leaniz, Canalejas, 21; secretario, Joaquín Sánchez Soria, Pérez de la Mata, 2; tesorero, Jesús Chicote de Pablo, Salvadores, 7; contador, Paulino Sáenz Ochoa, Doctrina, 36; vocales, Silverio Lumbreras Pérez, Canalejas, 46; y Nicolás Alvarez Revuelto, Canalejas, 21.

El 16 de junio de 1935, el secretario, Joaquín Sánchez, firma un escrito dirigido al gobernador civil, en el que acusa recibo del oficio del día anterior, número 1292 (que no se conserva), por el que les reclama que hagan balance, relación de socios y renovación de Junta. La relación de socios la adjunta (tampoco se conserva), y le argumenta: “Me permito indicarle que el no haber efectuado estos requisitos ha sido causa la desorganización y entorpecimiento que supone tener clausurado nuestro domicilio social”. A la izquierda, en nota manuscrita, dice el gobernador, en fecha 22 de junio: “Devuélvase para que se remitan en debida forma”. Tal vez se refiera al listado de socios.

El último documento conservado es de fecha 13 de enero de 1936, corresponde a la Agrupación de Oficios Varios, está firmado por el secretario, Víctor Hernández, y dirigido, también, al gobernador. En él ponen en conocimiento que la Junta General celebrada por ese Sindicato el día 9 de enero, quedó constituido el nuevo Comité Ejecutivo de la siguiente forma: presidente, Jesús Chicote de Pablo, con domicilio en Nicolás Rabal, 2; vicepresidente, Joaquín Borrego Reyes, Bernardo Robles, 3; secretario, Víctor Hernández García, Doctrina, 13; vicesecretario, Juan Marco, Alberca, 9; tesorero, Paulino Sáenz Ochoa, Doctrina, 36; vocal, Antonio Bonilla, Sanz del Río, 11; y vocal, Miguel Ruiz de Pablo, Pérez de la Mata, 53. Fue designado cobrador de las cuotas de la Organización, el compañero Emilio Benito Larubia, con domicilio en Marmullete, 1.


CLICK!! sobre la foto para ampliar(CLICK! sobre la foto para ampliar)

Según “La Represión en Soria durante la Guerra Civil”, de Gregorio Herrero y Antonio Hernández, “Diego López Cordero, que había tenido una secretaría en la Casa del Pueblo, estallada la sublevación, pasa a formar parte del primer Ayuntamiento; nombrado a dedo, es designado Regidor y seguidamente Teniente Alcalde”.

Otros de los aquí nombrados, corrieron peor suerte. Según la publicación arriba aludida, de la que la Asociación Recuerdo y Dignidad hizo una segunda edición en el año 2010, Jesús Chicote de Pablo, practicante, perteneciente a la Agrupación Socialista, y a la de Oficios Varios, fue fusilado, en el Cementerio de Las Casas, en noviembre de 1936. Nicolás Alvarez Revuelto, vocal de la primera Junta Administrativa, era dependiente de Almacenes Redondo, y fue fusilado a los 24 años, sin que, según la publicación aludida, se pueda precisar en qué lugar. Tirso Ontiveros Molina, secretario en 1933 de la Casa del Pueblo, era maestro, natural de Morón de Almazán, tenía 22 años cuando le fusilaron, y después le practicaron expediente de depuración y le suspendieron de empleo y sueldo, algo que certeramente no le importaría ni poco ni mucho. Miguel Ruiz de Pablo, empleado en una destilería, fue fusilado, el 1 de septiembre de 1936, en el Puente Ullán, en Bayubas de Abajo.

Además de estos cuatro fusilados, otros no se ha podido averiguar, hasta la fecha, la suerte que corrieron. Joaquín Borrego Reyes, vicepresidente en 1936 de la Agrupación de Oficios Varios, podría corresponder al funcionario de Hacienda nominado en la publicación a la que nos referimos solamente como “Borrego”, sin que se haya podido averiguar el nombre, ya que a raíz de su fusilamiento, “la familia se marchó de Soria sin que hayan regresado de nuevo” [en 1982].

El hermano del fotógrafo soriano Manuel Blanco Sampedro, fusilado en las tapias del viejo Cementerio de Soria, Florentino de nombre, fue uno de los que formaron la junta que habría de crear la Casa del Pueblo, en 1931. Era dependiente de Comercio y fue posteriormente el secretario de la Agrupación de Dependientes de Comercio. Ello le costó la detención y un expediente informativo demoledor. En todo caso no la vida, como a su hermano.

Según el estudio sin publicar de Enrique Barrera Beitia, a Francisco Marrón Verde se le formó Consejo de Guerra. Él firmó el primer documento que se conserva para la constitución de la Casa del Pueblo. Según el mismo estudio, cargaron con Responsabilidades Políticas o devastadores expedientes de información, que no sabemos en qué sentencia finalizaron, a Marcelino Gómez Ruiz y Luis Arribas Martínez dos de los primeros componentes de la Junta para la constitución de la Casa del Pueblo; y Escolástico Huerta [Tabernero], ferroviario, vicepresidente de la Casa en 1933.

Antonio Bonilla [Domínguez], vocal, en 1936, de la Agrupación de Oficios Varios, sufrió el juicio 1197/37, para averiguación de su conducta político-social (Barrera), sin que tampoco sepamos la sentencia.

Por último, Enrique García Carrilero, profesor de la Escuela de Artes y Oficios de Soria, presidente de la primera Junta Administrativa, y en agosto de 1933, presidente de la Casa del Pueblo, fue detenido el 22 de julio y condenado a 12 años y un día de prisión, de los que pasó en ella 8 años (“La Represión…”).

Del resto, hasta la fecha, no hemos podido averiguar nada, pero si otras noticias llegaran a nosotras, las incluiríamos.

© soria-goig.com

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com