Dos artistas: Ferrus y Fernando Maestro

 

 

 

 

 

Cuando dos grandes maestros, uno de los pinceles, el otro de las letras, se unen, dan como resultado un magnífico trabajo. Si, además de artistas son grandes personas, el resultado se multiplica. Modestos, como los grandes, da gusto mirar las obras de uno y leer las del otro.

Quisiera la niña asomarse al poema
Siendo Ángel de arena
Su nuevo hogar: un lejano país tejido de asfalto y vidrio
Sueña la niña con el poeta exiliado por caminos extranjeros
Quisiera la niña atravesar Ultramar con la mirada
Siendo ángel de agua
Acercarse a sus campos sumergidos en el sol de Agosto
Refrescados por las aguas del claro río
En la memoria de la infancia abandonada
Sus campos de Castilla. Campos de Castilla eterna

Ferrus -Javier Ignacio Pérez Herrero-. Conocimos a Ferrus en su faceta artística por los cómics. “Fiestas de San Juan”, “Toma de Numancia”, “Pipa en el Museo Numantino” y “Los derechos del niño” para UNICEFF. Después hemos ido sabiendo que a lo largo de su ya consolidada carrera, que con la plumilla es capaz de plasmar cualquier tema, que con las acuarelas expuso en la catedral de El Burgo de Osma con motivo de las Edades del Hombre en esa villa, y en Estrasburgo, en la sede del Parlamento Europeo, donde durante 15 días mostró acuarelas de monumentos del Camino de Santiago y las vendió todas. Y ha seguido con el hiperrealismo y el realismo fantástico en acrílico.

Fernando Maestro pasó su juventud en Madrid, donde tenía, en el Barrio de Malasaña, un garito, santo y seña de la gente de la Movida de los años ochenta. Conoció personalmente a los Panero, al famoso “Pollito colorao”, a Eduardo Haro Ibars... y escribió la impagable “Dean Moriarty cruzó por aquí” (Editorial Lastura).


Fernando Maestro y Ferrus

 

Aquí os dejamos este dossier en pdf

 

Y esta dirección donde Fernando Maestro conversa con Miguel Rubio sobre poesía y pintura.


 

  Fernando Maestro en nuestro web

 

volver a arte

©soria-goig.com