Almarza

   La sobrecogedora Procesión de Las Hogueras

por Isabel Goig

Procesión de las hogueras en AlmarzaA las nueve en punto de la tarde-noche del Viernes Santo, la campana de la iglesia parroquial de Almarza, dedicada a Santa Lucía, avisa a los almarceños del comienzo de la procesión. Los tres pasos están preparados delante del altar mayor. La iglesia está en penumbra, como corresponde a un día de luto entre la comunidad cristiana y sólo el humo de las velas y alguna luz difuminada deja entrever el hermoso retablo del siglo XVIII y las imágenes de Cristo atado a la columna, la Virgen Dolorosa con el manto negro y el Santo Sepulcro. En el atrio, colocándose el tamboril, espera Fernando, encargado de acompañar a la procesión con redobles que marquen el paso. Hasta aquí podría tratarse de la descripción de cualquier procesión en cualquiera de los pueblos de nuestra provincia.

Pero esa misma tarde se ha repetido un rito vigente desde que la memoria de los más mayores alcanza a recordar. Los hombres han acudido a buscar leña. Antes era de biércol y la traían desde el pinar, en haces, cargada a la espalda. Ahora la leña es industrial, pero el efecto será el mismo, y el fuego, además de cumplir su misión, expanderá por toda Almarza el olor de las hierbas dejadas amorosamente debajo de los tablones: tomillo, lavanda… Después de formar diez montoñes de leña en el recorrido de la procesión, a unos cincuenta metros unos de los otros, los hombres merendarán en comunidad unas buenas latas de sardinas en aceite, el recio pan de Almarza y el vino tinto de donde llegue, que el vino siempre es vino, y por algo está tan presente en todos los usos.

Cuando la procesión se ha organizado y aparecen por la puerta de la iglesia los tres pasos, los hombres que han formado los montones de leña van prendiendo fuego a todos ellos. En menos de media hora arden con furia las diez hogueras y el viento hace temer que la bravura de las chispas queme algún árbol cercano. Pero eso nunca ha sucedido. El recorrido es impresionante, sobrecogedor, parece de otro mundo o, al menos, de otra época. En una de las curvas, gracias al efecto de las dos hogueras que la flanquean, la pequeña figura de Cristo en la columna se engrandece hasta convertirse en un auténtico Dios maltratado.

Todo transcurre entre los cánticos de los fieles y los rezos del sacerdote, el cual va conduciendo el Vía Crucis. En los momentos de silencio el crepitar de las hogueras llena todo el ambiente. Y el río Tera, sobre cuyo puente también discurre la procesión, acompaña a esta noche mágica con su ruido de abundancia de agua gracias a las últimas lluvias caídas.

La procesión termina en la ermita de la Soledad, un edificio de mampostería, recién restaurado, donde se canta una salve en latín. Después, todo el que lo desee, acude al Ayuntamiento donde serán obsequiados con unos vasos de limonada.

Preguntados algunos almarceños por el origen de tan sobrecogedora procesión, unos apuntan que podría tratarse de la necesidad de alumbrar el recorrido y otros a una forma de combatir el frío de este lugar situado a más de mil ciento cincuenta metros de altura, rodeado de sierras y adornado a lo lejos con las nieves de la Cebollera, la más alta de todas ellas.

Pero una cae en la tentación de mezclar ritos antiguos, paganos o no, con otros más cercanos. De juntar religiosidad y fiereza, imágenes y fuego, vino, cánticos y agua. Sin que ello llegue, en ningún momento, a poder calificarse de barroco, todo lo contrario, la procesión resulta de una belleza natural impresionante. Como diría Gloria de Válor, presente en ella: "esto sólo puede verse en Castilla la Vieja".

La noche del pasado viernes las cuatro fuerzas telúricas estaban presentes. La tierra, el agua, el fuego y el viento, tan viejas como el mundo, tan adoradas desde que los humanos tenemos entendimiento, en cuyo honor se han practicado tantos ritos y sacrificios, sustentaron uno que sólo tiene dos mil años.

© Isabel Goig Soler

turix

lolaVolver a Almarza

lolaVolver a index Pueblos

 

FORMULARIO  esperamos vuestras Colaboraciones

© Aviso legal todos los textos de las secciones de Pueblos y Rutas, pertenecen a la obra general Paseando Soria de Isabel y Luisa Goig Soler y tienen su número de Registro General de la Propiedad Intelectual: 00/2003/9219.
Los trabajos originales de Etnología, Historia y Heráldica también están registrados por sus autores.
Así mismo los textos de los libros de las autoras están protegidos con su correspondiente ISBN

página principal soria-goig.com